La ciudad de Dios

Estándar

Hay un lugar al que mi alma anhela tanto por llegar;
una ciudad donde hay descanso y gozo por la eternidad.
Sé que pronto allá estaré;
con mis ojos yo veré
a Aquel que vino a rescatarme
para llevarme allí con El.

He aquí que la presencia del Señor mora en medio de los hombres que El salvó,
ellos son Su pueblo y El su eterno Dios.
La ciudad de Dios es lo que anhelo yo.

Hay un lugar resplandeciente donde no hay más oscuridad;
no existe más un enemigo, se vive en plena libertad.
Santa y dulce comunión, sin vergüenza ni temor,
Su justicia cubre por siempre mi pecado y corrupción.

He aquí que la presencia del Señor mora en medio de los hombres que El salvó,
ellos son Su pueblo y El su eterno Dios.
La ciudad de Dios es lo que anhelo yo.

Hay un lugar donde Su gloria satisface el corazón,
recibiré la recompensa, me abrazará mi Salvador.
Ya no hay llanto ni dolor, no hay prueba ni aflicción.
La muerte es solo una memoria,
recuerdo de la redención.

He aquí que la presencia del Señor mora en medio de los hombres que El salvó,
ellos son Su pueblo y El su eterno Dios.
La ciudad de Dios es lo que anhelo yo.

Jonathan Jerez,
(Rep. Dominicana, 2014) Letra y música.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s