El Cristo de Velásquez

Estándar

(fragmento)

Amor de Ti nos quema, blanco cuerpo,

amor que es hambre, amor de las entrañas;

hambre de la palabra creadora

que se hizo carne; fiero amor de vida

que no se sacia con abrazos, besos,

ni con enlace conyugal alguno.

 

Solo comerte nos apaga el ansia,

pan de inmortalidad, carne divina.

Nuestro amor entrañado, amor hecho hambre,

¡oh Cordero de Dios! manjar Te quiere;

quiere saber sabor de tus redaños*,

comer tu corazón, y que su pulpa

como maná celeste se derrita

sobre el ardor de nuestra seca lengua,

que no es gozar en Ti; es hacerte nuestro,

carne de nuestra carne, y tus dolores

pasar para vivir muerte de vida.

 

Y tus brazos abriendo como una muestra

de entregarte amoroso, nos repites:

“¡Venid, comed, tomad; éste es mi cuerpo!”

¡Carne de Dios, verbo encarnado, encarna

nuestra divina hambre carnal de Ti!

 

Miguel de Unamuno. España (1865-1937)

*redaño: membrana que cubre los intestinos y estómago en especial del cerdo, en ocasiones también en cordero o vacuno.

Leer, leer, leer

Estándar

(fragmento)

Leer, leer, leer, vivir la vida

que otros soñaron.

Leer, leer, leer, el alma olvida

las cosas que pasaron.

 

Se quedan las que quedan, las ficciones,

las flores de la pluma,

las olas, las humanas creaciones,

el poso* de la espuma.

 

Leer, leer, leer; ¿seré lectura

mañana también yo?

 

¿Seré mi creador, mi criatura,

seré lo que pasó?

 

El cuerpo canta;

la sangre aúlla;

la tierra charla;

la mar murmura;

el cielo calla

y el hombre escucha.

 

Miguel de Unamuno. España (1865-1937)

*poso: sedimento del líquido contenido en una vasija.

Cuando la tormenta pase

Estándar

Cuando la tormenta pase

y se amansen los caminos

y seamos sobrevivientes

de un naufragio colectivo,

con el corazón lloroso

y el destino bendecido

nos sentiremos dichosos

tan solo por estar vivos.

Y le daremos un abrazo

al primer desconocido

y alabaremos la suerte

de conservar un amigo.

Y entonces, recordaremos

todo aquello que perdimos

y de una vez aprenderemos

todo lo que no aprendimos.

Ya no tendremos envidia,

pues todos habrán sufrido.

Ya no tendremos desidia,

seremos más compasivos.

Valdrá más lo que es de todos

que lo jamás conseguido.

Seremos más generosos

y mucho más comprometidos…

Entenderemos lo frágil

que significa estar vivos.

Sudaremos empatía

por quien está y quien se ha ido.

Extrañaremos al viejo

que pedía un peso en el mercado,

que no supimos su nombre

y siempre estuvo a tu lado.

Y quizás el viejo pobre

era tu Dios disfrazado.

Nunca preguntaste el nombre

porque estabas apurado.

Y todo será un milagro.

Y todo será un legado.

Y se respetará la vida,

la vida que hemos ganado.

Cuando la tormenta pase

te pido, Dios, apenado,

que nos devuelvas mejores,

como nos habías soñado.

 

Alexis Valdés. Cuba (2020)

And the people stayed home

Estándar

And the people stayed HOME.
And read books, and listened, and rested,

and exercised, and made arte, and played games,

and learned new ways of being, and were still.

And listened more deeply.

Some dedicated, some prayed, some

danced, some met their shadows.

 

And the people began to think differently. images,

And the people healed. And, in the absence of

people living in ignorant, dangerous, mindless

and heartless ways, the earth began to heal.

 

And when the danger passed, and the people

joined together again, their grieved their losses,

and made new choices, and dreamed new

images, and created new ways to live and heal

the earth fully, as they had been HEALED.

 

Kitty O’Meara. USA (2020)

¿Cómo será tu día hoy?

Estándar

Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo qué hacer antes que el reloj sonara.

Tengo responsabilidades qué cumplir hoy.

Soy importante.

Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.

Hoy puedo quejarme porque el día está lluvioso, o puedo dar gracias a Dios porque las plantas están siendo regadas.

Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero o puedo estar contento que mis finanzas me empujan a planear mis compras con inteligencia.

Hoy puedo quejarme de mi salud, o puedo regocijarme de que estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme de todo lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo, o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos, o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar, o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela, o puedo abrir mi mente enérgicamente y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.

Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar, o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente, cuerpo y alma.

Hoy el día se presenta ante mí esperando a que yo le de forma y aquí estoy, soy el escultor.

Lo que suceda hoy depende de mí, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.

¡Que tengas un gran día!

A menos que tengas otros planes…

 

Mario Benedetti. Uruguay (1920-2009)

 

Inextinguibles

Estándar

¡Oh, tú que duermes tan hondo que no despiertas!

Milagrosas de vivas, milagrosas de muertas,

y por muertas y vivas eternamente abiertas,

 

alguna noche en duelo yo encuentro tus pupilas

 

bajo trapo de sombra o una blonda de luna.

Bebo en ellas la calma como en una laguna.

Por hondas, por calladas, por buenas, por tranquilas

 

un lecho o una tumba parece cada una.

 

Delmira Agustini. Uruguay (1886-1914)

Ceguera

Estándar

Me abismo en una rara ceguera luminosa;

un astro, casi un alma, me ha velado la Vida,

¿se ha prendido en mí como brillante mariposa,

o en su disco de luz he quedado prendida?

No sé…

Rara ceguera que me borras el mundo,

estrella, casi alma, con que asciendo o me hundo:

¡dame tu lez y vélame eternamente el mundo!

 

Delmira Agustini. Uruguay (1886-1914)