La negritud*

Estándar

Querido hermano blanco:

cuando yo nací, era negro.

Cuando crecí, era negro.

Cuando me da el sol, soy negro;

cuando estoy enfermo, soy negro.

Cuando muera, seré negro.

 

Y mientras tanto, tú,

cuando naciste, eras rosado.

Cuando creciste, fuiste blanco.

Cuando te da el sol eres rojo,

cuando sientes frío eres azul,

cuando sientes miedo eres verde,

cuando estás enfermo eres amarillo.

Cuando mueras, serás gris.

 

Entonces,

¿cuál de nosotros dos

es un hombre de color?

 

Leopold S. Senghor. Senegal, Africa (1906-2001).

Leído por Eduardo Galeano en www.republicadearica.cl

*desconocemos el título real, excusas.

Abatido

Estándar

Zumba una melodía somnolienta y sincopada,

meciéndose adelante y atrás

en un canto suave,

escuché un negro tocar

la otra noche en la avenida Lenox

bajo la penumbra pálida

de una vieja lámpara de gas.

 

Hasta bien entrada la noche

canturreó esa melodía.

Las estrellas salieron y también la luna.

El cantante dejó de tocar y me fui a la cama

con el blues Abatido todavía en la cabeza.

Durmió como una roca o un hombre

que estaba muerto.

 

James Langston Hughes. USA (1902-1967)

Harlem

Estándar

What happens to a dream deferred?

 

Does it dry up

like a raisin in the sun?

Or fester like a sore-

and then run?

 

Does it stink like rotten meat?

Or crust and sugar over-

like a syrupy sweet?

 

Maybe it just sags

like a heavy load.

 

Or does it explode?

 

James Langston Hughes. USA (1902-1967)

En el “meeting” de la Humanidad

Estándar

En el “meeting” de la Humanidad

millones de hombres gritan lo mismo:

¡Yo, yo, yo, yo, yo, yo!

¡Yo, yo, yo, yo, yo, yo!

 

¡Cu,cu, cantaba la rana;

cu,cu, debajo del agua!

 

¡Qué monótona es la rana humana!

¡Qué monótono es el hombre mono!

¡Yo, yo, yo, yo, yo, yo!

Y luego: 

A mí, para mí,

en mi opinión, a mi entender.

¡Mi, mi, mi, mi!

Y en francés hay un “¡Moi!”

¡Oh! el “Moi” francés, ¡ése sí que es grande!

“¡Monsieur le Moi!”

 

La rana es mejor.

¡Cu,cu, cu,cu!

Solo los que aman saben decir ¡Tú!

 

Jacinto Benavente. España (1866-1954)

¿Y tu abuela, donde está?

Estándar

Ayé me dijite negro.

Y hoy te boy a contejtá…

Mi mai se sienta en la sala,

y tu agüela, ¿aonde ejtá?

 

Yo tengo el pelo’e caíyo,

el tuyo ej seda namá,

tu pai lo tiene bien lasio

y tu agüela ¿aonde ejtá?

 

Tu coló te salió blanco

y la mejiya rosá,

loj labioj loj tienej finoj

y tu agüela ¿aonde ejtá?

 

A ti te gusta el fo trote

y a mí bruca maniguá

si ej tu orgullo de blanco

y tu agüela ¿aonde ejtá?

 

Eres blanquito enchapao

que dentra en sociedad

temiendo que se conozca

la mamá de tu mamá.

La probe se está muriendo

al verse tan maltratá

que hasta tu perro le ladra

cuando ella a la sala bá.

 

¡Y bien que yo la conojco!

se ñama Siña Tatá…

tú la ejconde en la cosina

po’que ej prieta de a beldá.

 

Aquí el que no tiene dinga 

tiene mandinga, ja, ja.

Y por eso yo te digo:

y tu agüela ¿aonde ejtá?

 

Fortunato Vizcarrondo. Puerto Rico (1899-1977)