Como dicen que soy una ignorante

Estándar

Como dicen que soy una ignorante,

todo el mundo comenta sin respeto

que sin duda ha de haber algún sujeto

que pone mi pensar en consonante.

*

Debe de ser un tipo desbordante,

ya que todo produce hasta el soneto

por eso con mis libros lanzo un reto

burla burlando van los tres delante.

*

Yo solo pido que él siga cantando

para mi fama y personal provecho,

en tanto que yo vivo disfrutando

*

de su talento sin ningún derecho,

y ojalá y no se canse sino cuando

toda una biblioteca me haya hecho.

Guadalupe Amor. México (1918-2000)

Soy un ser humano

Estándar

Más allá de cualquier ideología,

más allá de lo sabio y lo profano,

soy parte del espacio,

soy la vida

por el hecho de ser

un ser humano.

Yo soy el constructor de mis virtudes

como lo soy, a la vez, de mis defectos;

torrente inagotable de inquietudes,

genial contradicción de lo perfecto.

Yo puse las espinas en la frente

los clavos en los pies

y en ambas manos,

después rompí a llorar

amargamente

la muerte irreparable

de mi hermano.

Por mí se hace polémica la duda.

¿Quién soy? ¿Adónde voy?

¿De dónde vengo?

A través de los tiempos, tan aguda,

que con ella renazco

y me sostengo.

Soy el que abrió la caja de Pandora

que guardaba los males del planeta.

No escapó la esperanza…

¡En buena hora!

Por ella sobrevivo y soy poeta.

Yo soy quien ha creado las prisiones,

la lucha fratricida y la injusticia.

Mas también he inventado las canciones

y el encanto sutil de una caricia.

En nombre de mi Dios,

soy asesino, embustero, fanático y tirano.

Desafiando las leyes del destino

tengo sangre de siglos en las manos.

Mas también en su nombre soy la rienda

que consigue domar a tanto potro.

Sería, sin un orden, la merienda

de comernos los unos a los otros.

Soy el poder, que condena los instintos

naturales del hombre, 

mi censura

reptando por oscuros laberintos

impone la moral

de su estatura.

Yo soy un individuo entre la masa.

La coincidencia es solo un accidente.

Busco esposa, doy hijos, tengo casa,

soy la opción de un cerebro inteligente.

¿Qué vale más, inquietud de mi existencia,

cuando llegue el final y quede inerte?

¿El arte, por fijar mi trascendencia

o el eterno misterio de la muerte?

Por todo,

más allá de ideologías,

más allá de lo sabio y lo profano,

soy parte del espacio, soy la vida

por el hecho de ser

un ser humano.

Alberto Cortéz. Argentina (1940-2019)

Si mi voz muriera en tierra…

Estándar

Si mi voz muriera en tierra,

llevadla al nivel del mar

y dejadla en la ribera.

Llevadla al nivel del mar

y nombradla capitana

de un blanco bajel de guerra.

Oh mi voz condecorada

con la insignia marinera:

sobre el corazón un ancla

y sobre el ancla una estrella

y sobre la estrella el viento

y sobre el viento una vela!

Rafael Alberti. (España, 1902-1999)

Oda a la esperanza

Estándar

Crepúsculo marino,

en medio

de mi vida,

las olas como uvas,

la soledad del cielo,

me llenas

y desbordas,

todo el mar,

todo el cielo,

movimiento

y espacio,

los batallones blancos

de la espuma,

la tierra anaranjada,

la cintura

incendiada

del sol en agonía,

tantos

dones y dones,

aves

que acuden a sus sueños,

y el mar, el mar

aroma

suspendido,

coro de sal sonora,

mientras tanto,

nosotros,

los hombres, 

junto al agua,

luchando

y esperando,

junto al mar,

esperando.

Las olas dicen a la costa firme:

“Todo será cumplido.”

Pablo Neruda. Chile (1904-1973)

Salinero

Estándar

…y ya estarán los esteros

rezumando azul de mar.

¡Dejadme ser, salineros,

granito del salinar!

¡Qué bien, a la madrugada,

correr en las vagonetas,

llenas de nieve salada,

hacia las blancas casetas!

¡Dejo de ser marinero,

madre, por ser salinero!

Rafael Alberti. (España, 1902-1999)