Apuntes a Hebreos: 1:5-14

Estándar

4siendo mucho mejor que los ángeles, por cuanto ha heredado un nombre más excelente que ellos.

Mmmm, qué cambio tan brusco.

Si vamos a cualquier tienda de artículos religiosos (y nuestros arbolitos de navidad), de inmediato vemos que la cultura está inmersa en asuntos angélicos: botones, alitas, conversaciones sobre angelitos de la guarda, etc., un interés enorme en qué hacen los ángeles y hasta gentes que nunca han leído Biblia hablan de “seguro tiene un ángel porque…” 

Ahora imaginen el tiempo de estos judíos convertidos y semi-convertidos, perseguidos, angustiados entre si vuelven a la tradición mosaica o continúan este camino angosto… Los judíos tenían en muy alta estima a los ángeles, al punto de considerar al arcángel Miguel como superior al Mesías (rollos de Qumran en el Mar Muerto). ¿Recuerdan la escalera de Jacob?  El hombre siempre se ha fascinado con los ángeles. 

¿Y nosotras? Quizás no seamos muy expresivas con el tema, pero cuando estamos vulnerables, particularmente emotivas, luego las cosas tienden a convertirse en “signos.”

¿Por qué?

Luego nos llega esta sensación de querer saber que los ángeles nos cuidan, como si el creador y sustentador del universo no fuera suficiente. Y empezamos a prestarle atención a “signos.” 

Ok. Quizás es el Señor que nos habla.
Pero si empezamos a depender de estas cosas en lugar de la representación exacta de Su naturaleza, algo no anda bien. O sentimos alguna “experiencia de fe” y luego queremos repetir la tal experiencia o encontrar algo parecido… Algo no anda bien.

De modo que el autor de Hebreos cita siete pasajes del Antiguo Testamento como prueba de la identidad de Cristo (no, no parece coincidencia, recuerden que el 7 era imagen de completo). Es evidente que el AT habla de Cristo (Lucas 24:44).

¿Por qué Cristo es superior a los ángeles?

El autor cita siete pasajes del AT, de memoria, recuerden que la Escritura no tenía versículos numerados ni nada por el estilo (¿vamos de robo, eh?). Asume que la audiencia tiene familiaridad también con los pasajes, pero como que no son capaces de ver la implicación de los viejos pasajes con los lentes de Cristo, de establecer la conexión y dar el toque final a la obra.

A. Jesucristo tiene un nombre superior a los ángeles (v.5, 6).

La primera cita es del Salmo 2:7 (Ciertamente anunciaré el decreto del Señor que me dijo: “Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy.”). Ningún ángel es llamado hijo de Dios, colectivamente son llamados “hijos de Dios” pero ninguno es singularizado con este término, solo Jesucristo (Marcos 1:11; Lucas 1:32). 

La segunda cita proviene de 2 Samuel 7:14 (Yo seré padre para él y él será hijo para mí. Cuando cometa iniquidad, lo corregiré con vara de hombres y con azotes de hijos de hombres). ¿Cuándo recibió Cristo el título de Hijo de Dios? Desde una perspectiva eterna, siempre ha sido Hijo pues fue engendrado en la eternidad; pero al observar su ministerio terrenal, fue declarado Hijo en varias ocasiones, en especial cuando la Resurrección (Hechos 13:32-33; Romanos 1:4).

5Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Hijo mío eres tu, yo te he engendrado hoy; y otra vez: Yo sere Padre para El, y El sera Hijo para mí?

2 Samuel 7:14 fue un verso usado a menudo, tempranamente, como prueba de Jesús como Mesías, el Hijo de Dios.

B. La tercera cita, (Salmo 89:27 y 97:7 Yo también lo haré mi primogénito, el más excelso de los reyes de la tierra y “adórenle todos los dioses [ángeles, en la Septuaginta]; Deuteronomio 32:43; Isaías 6:1-6; Juan 12:41).

6Y de nuevo, cuando trae al Primogénito al mundo, dice: Y adórenle todos los ángeles de Dios.

C. Jesús, Rey divino y por tanto gobernador de los ángeles (v.7-9, 13-14)

La cuarta cita proviene del Salmo 104:4 (que hace de los vientos sus mensajeros y de las llamas de fuego sus ministros) para mostrar la relación de los ángeles en la divina administración del universo: aunque ocupen un alto lugar, sin embargo está por debajo a la supremacía otorgada al Hijo. Los ángeles ejecutan mandatos divinos igual que los elementos naturales. 

7Y de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles, espíritus, y a sus ministros, llama de fuego.

D. La quinta cita, Salmo 45:6b (cetro de equidad es el cetro de tu reino) celebra una boda real; las palabras citadas se dirigen al novio, al parecer un príncipe de la casa de David, alguien perteneciente a la dinastía a la cual Dios ha hecho promesas especiales según Sus propósitos. 

¿Quiénes son los compañeros? Probablemente hace referencia a los “muchos hijos” (2:10), que no se avergüenza de llamar “hermanos” (2:11).

8Pero del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, es por los siglos de los siglos, y cetro de equidad es el cetro de tu reino.

9Has amado la justicia y aborrecido la iniquidad; por lo cual Dios, tu Dios, te ha ungido con oleo de alegría más que a tus compañeros.

E. La sexta cita, Salmo 102:25-27, es un salmo de aflicción, alguien que experimenta el juicio divino pero ora con súplicas por misericordia y restauración. Contrasta la brevedad de la vida y lo terrenal con la eternidad de Dios.

Ahora bien, las palabras que el salmista dirige a Dios, el autor de Hebreos las aplica al Hijo. ¿Basado en qué? ¿Cuál es la justificación? 

¡Oh, ya lo presentó como el Creador del universo! No adoremos las criaturas sino al Creador. Vean la supremacía de Cristo.

10Y: Tú, Señor, en el principio pusiste los cimientos de la tierra, y los cielos son obra de tus manos; 11Ellos perecerán, pero tu permaneces; y todos ellos como una vestidura se envejecerán, 12y como un manto los enrollarás; como una vestidura serán mudados. Pero tu eres el mismo, y tus años no tendrán fin.

La séptima cita, que consolida el argumento, son las palabras que abren el Salmo 110 (Dice el Señor a mi Señor: siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies). Al igual que la primera cita, se refiere a la entronización del Rey, promesa de victoria sobre todos sus enemigos. El Nuevo Testamento de modo uniforme interpreta este salmo como mesiánico, aplicado a Jesucristo (Marcos 12:35). JC mismo, en su juicio, reclamó este salmo como suyo cuando dijo a los jueces que “a partir de entonces verían al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Altísimo” y este mismo reclamo fue luego vindicado por los apóstoles por los hechos de Dios.

El autor de Hebreos va más lejos cuando involucra Salmo 110:4 (Melquisedec) con el mismo Señor.

13Pero, ¿a cuál de los ángeles ha dicho jamás: Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?

Los ángeles que han sido más exaltados son aquellos cuyo privilegio es “estar de pie en la presencia de Dios” como Gabriel (Lucas 1:19), pero ninguno ha sido invitado a sentarse delante de El, mucho menos a Su diestra. Todos los ángeles, sin excepción, son sirvientes de Dios, “espíritus ministradores” que no han de compararse con el Hijo. Y su servicio es en beneficio de los herederos humanos de la salvación.

14¿No son todos ellos espíritus ministradores, enviados para servir por causa de los que heredarán la salvación?

Observen que el autor no se detiene a explicar en qué consiste la salvación, asume que tanto el término como su significado son familiares. Lo que sí tienen qué entender es el terrible peligro al cual se exponen si tratan con ligereza su salvación.

1Por tanto, debemos prestar mucha mayor atención a lo que hemos oído, no sea que nos desviemos [derivemos fuera]. 

POR TANTO, posiblemente la frase que más veamos repetida en todo el libro.

Empieza a emerger la razón principal o el por qué del énfasis en Jesucristo como superior a los ángeles. La vieja revelación, la Ley del Sinaí, fue comunicada mediante intermediarios angélicos; pero la revelación final fue dada por el Hijo y por tanto demanda toda nuestra atención.

De manera natural nuestro corazón se desvía, va a la deriva de Dios, no tiende hacia El.  Ir a la deriva es una ilustración de la vida marina: a menos que alguien proactivamente amarre el bote, la corriente lo arrastrará. (C.S Lewis: drifting happens easily and imperceptibly).

¿Recuerdan la historia de Ulises? Pidió que lo amarraran fuertemente al mástil para que al oír el canto de las sirenas no pudiera ir tras ellas, a la deriva. Tenemos la tendencia de ir a la deriva, esto no significa perder salvación (alguien verdaderamente salvo podrá sufrir períodos de desobediencia, pero no pérdida de salvación).

<{{{{<<

Vía, veritas et vita

Estándar

Ver en todas las cosas

de un espíritu incógnito las huellas;

contemplar

sin cesar

en las diáfanas noches misteriosas,

la santa desnudez de las estrellas…

¡Esperar!

¡Esperar!

¿Qué? ¡Quién sabe! Tal vez una futura

y no soñada paz… Sereno y fuerte,

correr esa aventura

sublime y portentosa de la muerte.

Mientras, amarlo todo, y no amar nada,

sonreír cuando hay sol y cuando hay brumas;

cuidar de que en el áspera jornada

no se atrofien las alas, ni oleada

de cieno vil ensucie nuestras plumas.

Alma: tal es la orientación mejor,

tal es el distintivo derrotero

que nos muestra un lucero

interior.

Aunque nada sepamos del destino,

la noche a no temerlo nos convida.

Su alfabeto de luz, claro y divino,

nos dice: “Ven a mí, soy el Camino,

la Verdad y la Vida”.

Amado Nervo. México (1870-1919)

Cosmovisión bíblica, no cultural

Estándar

Todos necesitamos una cosmovisión más afectada por nuestro entendimiento de la Escritura que por cómo fuimos criados o cómo nos afecta la cultura que nos rodea. La cultura nos afecta de modos profundos, de muchas maneras; aprender a ser dirigidos por la Escritura y no por la cultura, es como aprender a escribir con la mano izquierda luego de décadas de hacerlo con la derecha. Requiere concentrar pensamientos y pasos intencionales para romper viejos hábitos y colocar nuevas ideas. Hemos de disciplinar la mente para que gobierne nuestra mano, porque la mano irá instintivamente hacia lo que conoce, lo que es cómodo, lo que es natural.

Fui criada en iglesias independientes, fundamentalistas, bautistas. Estas iglesias me enseñaron a creer que la Biblia era la autoridad absoluta, final, en mi vida. Estaré siempre agradecida por esto. Estas iglesias me enseñaron a estudiar la Biblia y ser fiel a la iglesia. De nuevo, estaré siempre agradecida por estas disciplinas espirituales.

Pero varias también me expusieron a una fea verdad. No todo el que proclama la Biblia como su autoridad final, obedece la Escritura como su autoridad final. Desde la Grace Baptist Church en Orangeburg, SC hasta Mars Hill Church en Seattle, WA, aprendí de la peor manera posible que algunos que proclaman a los cuatro vientos la Biblia como su autoridad final, también manipulan la Biblia para manipular a otros. Hombres controlados por su cultura más que por su Creador, hacen que los buenos de la Escritura se parezcan a ellos y los malos luzcan como sus opositores culturales. Tuercen las Escrituras con el tema común de excoriar sus enemigos mientras que excusan la maldad de sus héroes. 

Tal abstinencia retorcida se muestra una y otra vez, generación tras generación.

Me ha obligado a volver al punto cero y pensar lo que la Biblia dice o no dice sobre la cultura religiosa que me rodea así como sobre mi propia zona de comodidad religiosa. ¿Dónde dice la Biblia que coma con la izquierda cuando mi cultura fundamentalista me dice que use la derecha?

He compilado algunos principios bíblicos que me han ayudado a formar una cosmovisión, una que creo es más centrada en la Biblia que en la cultura. Con todo, reconozco que soy susceptible a manipulación. Si usted no se siente constreñido por estos principios, eso es entre usted y el Espíritu Santo. Mi intento es explicar los principios que influyen en mí, no presionar a nadie a lo mismo. Pero quizás haya algo aquí útil para otros. Si es así, alabado sea Dios.

He aquí algunos principios que han dado forma a mi cosmovisión.

  1. Creo la enseñanza escritural que Jesucristo regresará a una Iglesia triunfante. Mi reino, dice Cristo, es como la levadura que leuda la masa. Vendrá. Creo que Mateo 24 se cumplió cuando la destrucción del Templo y la Diáspora judía alrededor del 70 DC. Last Days According to Jesus de RC Sproul es una lectura recomendable sobre el particular. Espero el regreso de Cristo, como Pablo señala en sus cartas, pero no como en la serie “Dejados Atrás.” Tal entendimiento es una relativa visión modernista de los Últimos Días, popularizada por Scofield y Darby en los últimos 150 años de historia eclesiástica. Saber que Cristo regresará me libera de preocupaciones sobre vacunas infectadas y otras teorías interesantes que han aumentado la marginalización gubernamental de los cristianos. No creo que el uso de mascarillas sea más invasivo que ponerse una camisa o zapatos para entrar a un restaurant, o llevar ropa interior en público. 
  2. No creo que mi oponente es mi enemigo. Tengo un enemigo singular, Satanás mismo. Pablo escribe que nuestros opositores son cautivos de nuestro verdadero enemigo, Satanás. Recuerdo que es la bondad de Dios que nos guía hacia el arrepentimiento y esto me da esperanza respecto a mi enemigo. Creo que la misma bondad de Dios será la que dirija mis opositores a Cristo, como lo hizo conmigo.

2 Timoteo 2:24-26

Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.

(3) La Biblia posee super fuertes mandamientos sobre amar a nuestros vecinos como a nosotros mismos, su intención es que entendamos que nuestro vecino es cualquiera cercano o próximo a nosotros, no solo aquellos que conocemos y nos caen bien. Más todavía, la Biblia declara explícitamente que este amor es para nuestros opositores. Para individuos que nos enloquecen, con quienes estamos en manifiesto desacuerdo político. La Biblia explícitamente describe este amor. Es paciente y amable. Considera lo mejor y proporciona el beneficio de la duda.

Mateo 5:43-48

Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

1 Corintios 13:4-7

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece, no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree,  todo lo espera, todo lo soporta.

(4) En lo personal, trato de disciplinarme y alejarme de teorías conspirativas puesto que la Biblia explícitamente señala que se requieren dos o tres testigos para establecer una acusación.

Deuteronomio 19:15

No se tomará en cuenta a un solo testigo contra ninguno en cualquier delito ni en cualquier pecado, en relación con cualquiera ofensa cometida. Sólo por el testimonio de dos o tres testigos se mantendrá la acusación.

(5) Si bien todos somos pecadores y alejados de la gloria de Dios, la Escritura con todo cuidado nos advierte de cierta clase de persona -del necio, el burlador, el escarnecedor- cuya destrucción es segura. En Hebreo, escarnecedor significa alguien que presume, maltrata, habla con arrogancia, se burla, menosprecia. Cuando veo líderes, ¿quién controla o no puede controlar su lengua; quién controla o no puede controlar su ira? ¿Quién es consistentemente sarcástico y áspero, que habla con amargura y malicia, que busca encender contiendas? No tocaría a tal persona ni con una extensión de 10 pies porque acarrean cierta clase de destrucción a quienes le rodean. Lo sabio es evitarlos.

Proverbios 19:29

Preparados están juicios para los escarnecedores, y azotes para las espaldas de los necios.

Proverbios 22:10

Echa fuera al escarnecedor, y saldrá la contienda, y cesará el pleito y la afrenta.

Proverbios 24:9

El pensamiento del necio es pecado, y abominación a los hombres el escarnecedor.

Salmo 1:1

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado;

(6) Creo firmemente que las instrucciones bíblicas sobre el lenguaje y tono cristiano deben constreñirme hoy. Malicia, calumnia, mentiras -estos son innegociables para creyentes que buscan ser fieles a la Escritura. Quita todo chisme, toda malicia, de tu presencia. Quita toda queja y amargura. Si entra por la televisión, apágala. Si llega por redes sociales, salte de ahí.

Efesios 4:31

Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.

Santiago 1:19-20

Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

(7) Finalmente, no comparto la visión del Nacionalismo Cristiano/Americano sobre el patriotismo Americano como sinónimo de justicia Cristiana. Estoy agradecida de ser Americana [estadounidense] y particularmente agradecida de la libertad religiosa que damos por hecha aquí. Pero también creo que los Padres Fundadores eran hombres falibles con puntos ciegos mayores y de hecho algunos negaban la verdad bíblica. Algo muy fácil de probar pues quien escribió la Declaración de Independencia y la Ley de Derechos [Bill of Rights] rechazaba la resurrección de Cristo junto con todos los eventos sobrenaturales descritos en los evangelios.

Doy gracias a Dios por la época y lugar en que vivo, la libertad religiosa que disfruto, pero también reconozco la perversa depravación humana como una doctrina central del Cristianismo.

Nuestra nación no es perfecta, y a medida que Dios santifique Su iglesia y Su reino llegue a este mundo, espero ver cambios en nuestra nación que reflejen una más justa unión, respetando la total dignidad humana de gente hecha a imagen de Dios, nacida y no nacida. Nuestra nación ha estado sujeta a la misma depravación que ha afectado al mundo entero, razón por la cual todo el mundo necesita un Salvador.

Negar esto es negar lo más básico del Cristianismo.

En resumen, creo que Jesucristo regresará a una Iglesia triunfante, e incluso ahora, Su reino avanza justo como El dijo que será. Esta confianza me equipa para observar la política con esperanza, no con ira defensiva. Creo que los cristianos somos llamados a una postura de esperanza en nuestro país y en el mundo, confiados en que Dios hará todo lo que El ha dicho que hará

Espero que haya algo aquí que les sea de ayuda al navegar durante estos confusos días para creyentes en EEUU.

Wendy Alsup.

Sobre la autora

Wendy Alsup es autora de varios libros. Inició su ministerio público como diaconisa para mujeres sobre teología y enseñanza en su iglesia en Seattle. Ahora vive en un viejo rancho familiar de Carolina del Sur, donde enseña matemáticas en el colegio local y es madre de dos niños. También escribe en el blog gospelcenteredwoman.com y practicaltheologyforwomen.com

Es miembro de la iglesia local presbiteriana.

A Biblical, not Cultural, Worldview

A una francesa

Estándar

El mal, que en sus recurso es proficuo,

jamás en vil parodia tuvo empachos:

Mefistófeles es un alfil oblicuo

que lleva retorcidos los mostachos.

Y tú, que eres unciosa como un ruego

y sin mácula y simple como un nardo,

tienes trágica crin dorada a fuego

y amarillas pupilas de leopardo.

Amado Nervo. México (1870-1919)

Apuntes a Hebreos, 1:1-4

Estándar

Si bien se trata de una carta, no empieza como una carta común, el escritor no se presenta ni tampoco saluda sino que de inmediato va al grano del asunto.

1: 1Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, 2en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo[los siglos]. 3El es[quien siendo] el resplandor de su gloria y la expresión [representación] exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, 4siendo mucho mejor que los ángeles, por cuanto ha heredado un nombre más excelente que ellos. 

“Dios ha hablado” afirmación básica a todo el argumento que inicia, no se refiere a la revelación general (creación, providencia, consciencia), sino a la revelación especial en dos tiempos dada a 1) los profetas, 2) al Hijo, es decir, se refiere al Antiguo y al Nuevo Testamento, una progresión de promesa a cumplimiento como veremos en la carta, pues los hombres y mujeres del AT no vieron cumplidas las promesas en que habían confiado, esto sucedió después cuando Cristo vino y en él se cumplieron los tiempos.

Hay una pregunta implícita en el texto. “Mira de quién se trata” “Oh, ¿y quién es tal persona?”

En este caso una pregunta tremenda, pregunta que muchos se hacían en aquella época, pregunta que muchos se hacen hoy en día -“¿Quién es Jesucristo?”

Y según respondamos, esto revelará quién somos y cómo vivimos.

Observen la respuesta de muchos: “un gran Maestro.” “Alguien de elevada moral.” Otros dirán “alguien de mucha influencia pero poca importancia.” 

Así que es muy importante que sepamos entender quién es Jesucristo y responder a los preguntones. Responder con la misma convicción que ofrece el autor de Hebreos:

2en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo. 3El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, 4siendo mucho mejor que los ángeles, por cuanto ha heredado un nombre más excelente que ellos.

BOOM! ¿Quién es Jesucristo para ti?

¿Saben ustedes cuántas mujeres tienen María como nombre? ¡Millones! Es tan común que es necesario buscar alguna forma de identificar a “María la bonita” de “María la gordita” o a “Juan el rubio” de “Juan el moreno.”

¿Qué nos dice el autor de Hebreos, de entrada?

Jesucristo es el nombre sobre TODO nombre. El es Dios. El es Jehová. El es el Yo Soy. No hay otro nombre más sublime. 

Es interesante que cada vez que escuchemos el nombre de Dios o de JC, hemos de entender que hace referencia a alguno de Sus atributos [Infinito, Incomprensible, Inescrutable, Autoexistente, Autosuficiente, Eterno, Inmutable, Omnipresente, Omnisciente, Omnipotente, Soberano…]. Cuando vemos su nombre, cuando oramos en el nombre del Señor JC o cuando decimos “glorificado sea tu nombre” literalmente decimos “la suma entera de Quien tú eres Señor, reverenciado como Santo.”

Esto es lo que escribe el autor en estos primeros versos.

Nos pinta una fotografía no solo de Cristo como Santo sino de Jesucristo como Dios mismo, un recordatorio muy importante a los oyentes. No se trata de un gran maestro, ni de otro sumo sacerdote, o de alguien con excelsas cualidades morales, está escribiendo de Dios mismo encarnado: Jesucristo.

Los primeros 4 versos del libro son un condensado de los capítulos siguientes.

1Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, 2en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo. 

En muchas ocasiones” es decir en “muchas porciones”, El AT fue escrito en el curso de 1,800 años, desde Job (c.2200 AC) hasta Nehemías (c.400 AC), en 39 libros diferentes. Visiones, símbolos, parábolas, en prosa, en poesía, siempre la revelación de Dios a su pueblo.

En estos últimos días” ¿Cuáles días? Los judíos entendían esta frase significando cuando el Mesías volviera (Números 24:14; Jeremías 33:14-16; Miqueas 5:1; Zacarías 9:9,16). Significa que luego del cumplimiento de estas profecías, entonces nos encontramos en “los últimos días” (1Corintios 10:11; Santiago 5:3; 1Pedro 1:20; 4:7; 1Juan 2:18). La frase no se refiere a cantidad de tiempo, sino a calidad: es el tiempo luego de la venida de Cristo y antes de que El vuelva otra vez.

nos ha hablado” ¿a quién? A nosotros. El asunto es personal. ¿Estamos escuchando?

“por su Hijo…heredero…hizo el universo” WOW. ¿De cuántas cosas es heredero Cristo? Todas las cosas.

¿De cuántas cosas somos herederas tú y yo? Por un lado de ninguna sería la respuesta correcta, pero de TODAS las cosas mediante EL, como co-herederas, porque El es primogénito entre nosotras! Esta herencia es la extensión completa de la autoridad otorgada por el Padre al Hijo como primogénito.

Jesucristo es heredero de todas las cosas, Creador de todas las cosas, Principio y Fin y ahora.

3El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,

Aquí hay una estructura quiástica (cruzada o en forma de X) y el punto de cruce se encuentra en la frase traducida como “resplandor de su gloria y expresión exacta” Primero veamos la palabra traducida como “resplandor”.

En inglés aparece “radiance” que se traduce como el flujo de radiación emitido, reflejado, transmitido o recibido por una superficie dada. También significa ‘felicidad, belleza, buena salud’ que uno puede observar en un rostro ajeno. En español, “resplandor” es el brillo interno de un objeto o la luz que emite un cuerpo o el sol.

En Hebreos, la palabra griega utilizada (apaugasma) solo aparece en este verso en todo el NT. El sentido que ofrece no es reflejar luz (la luna reflejando luz del sol, por ejemplo) sino más bien emanación [desprender de sí] de luz (Juan 8:12; 2 Corintios 4:4-6). Jesucristo no refleja luz, El es Luz, es Dios, es Sabiduría.

En el Libro de la Sabiduría Alejandrino, obra contemporánea al tiempo del autor de Hebreos, se dice que Sabiduría es:

…una respiración del poder de Dios, y emanación pura de la gloria del Todopoderoso;

…una reflexión de luz eterna, un espejo sin mancha de la obra de Dios, y una imagen de su bondad.

O sea que cuando Cristo manda a “que vuestra luz brille en medio de los hombres” nosotros reflejamos la gloria de Dios porque Cristo ES la gloria de Dios. El es el resplandor -la emanación– de la sabiduría divina, la luz gloriosa de Dios hecha Persona, brillando en el corazón de hombres y mujeres en quienes more el Espíritu Santo. 

En segundo lugar, la frase “expresión [representación] exacta de su naturaleza” es una frase referente a imagen grabada en monedas, madera, marcar piel de un animal. Cualquier individuo del mundo antiguo identificaría de inmediato “copia idéntica del original.” La representación exacta en tiempo y espacio de la naturaleza y esencia de Dios (Juan 14:9; Colosenses 1:15; 2:9). ¿Por qué?

Porque al encarnarse en tiempo y espacio, el Hijo es ahora hombre, vive entre nosotros.

Resplandor de la gloria de Dios y expresión exacta de su naturaleza.Y sostiene al mundo por la palabra de su poder.

(No como un Atlas).

El auto de Hebreos continúa ampliando nuestra visión de quién es Cristo. Sostiene el universo. 

Otro atributo divino: autoexistencia. ¿Por qué nos despertamos esta mañana? ¿Por qué respiramos ahora? Porque Cristo sostiene al universo por la palabra de su poder.

El autor nos presenta siete atributos de Cristo: simbolismo de completo y perfección: 

  • heredero de todas las cosas (v.2)
  • creador de todas las cosas (v.2)
  • sostiene el universo (v.3)
  • emanación o resplandor de la gloria de Dios (v.3a)
  • expresión exacta de su naturaleza (v.3a)
  • llevar a cabo purificación por los pecados (v.3b)
  • sentado a la diestra de la Majestad de Dios (v.3b)

Si hemos de escuchar a los profetas del AT, ¡cuánto más al Señor JC! Jesucristo es la revelación FINAL de Dios. Después hablaremos de purificación y del lugar que ocupa a la diestra de Dios en las alturas.

Vean cómo introduce el tema siguiente:

4siendo mucho mejor que los ángeles, por cuanto ha heredado un nombre más excelente que ellos.

Mmmm, qué cambio tan brusco.¿Por qué empieza a hablar de ángeles?

TAREA:

Escoge la descripción de Cristo en Hebreos 1:1-4 que te resulte más impactante o sorprendente. Esa descripción, ¿cómo impacta tu perspectiva de vivir “en estos últimos días” como seguidora de Cristo?

<{{{{<<

The Pied Piper

Estándar

Hamelin Town’s in Brunswick, 

   by famous Hanover city; 

the river Weser, deep and wide, 

washes its wall on the southern side; 

a pleasanter spot you never spied; 

   but, when begins my ditty, 

almost five hundred years ago, 

to see the townsfolk suffer so 

   From vermin, was a pity.

Rats! 

They fought the dogs, and killed the cats, 

   and bit the babies in the cradles, 

and eat the cheeses out of the vats, 

   and licked the soup from the cooks’ own ladles, 

split open the kegs of salted sprats, 

made nests inside men’s Sunday hats, 

and even spoiled the women’s chats 

      by drowning their speaking 

      with shrieking and squeaking 

in fifty different sharps and flats. 

At last the people in a body 

   to the Town Hall came flocking: 

‘Tis clear, cried they, our Mayor’s a noddy; 

   and as for our Corporation — shocking 

to think we buy gowns lined with ermine 

for dolts that can’t or won’t determine 

what’s like to rid us of our vermin! 

Rouse up, Sirs! Give your brains a racking 

to find the remedy we’re lacking, 

or, sure as fate, we’ll send you packing! 

   At this the Mayor and Corporation 

   quaked with a mighty consternation. 

An hour they sate in council, 

   at length the Mayor broke silence: 

For a guilder I’d my ermine gown sell; 

   I wish I were a mile hence! 

It’s easy to bid one rack one’s brain — 

I’m sure my poor head aches again 

I’ve scratched it so, and all in vain. 

Oh for a trap, a trap, a trap!

Just as he said this, what should hap 

at the chamber door but a gentle tap? 

Bless us, cried the Mayor, what’s that? 

(With the Corporation as he sate,

looking little though wondrous fat); 

only a scraping of shoes on the mat? 

anything like the sound of a rat 

makes my heart go pit-a-pat! 

Come in! — the Mayor cried, looking bigger: 

And in did come the strangest figure! 

His queer long coat from heel to head 

was half of yellow and half of red; 

and he himself was tall and thin, 

with sharp blue eyes, each like a pin, 

and light loose hair, yet swarthy skin, 

no tuft on cheek nor beard on chin, 

but lips where smiles went out and in — 

there was no guessing his kith and kin! 

And nobody could enough admire 

the tall man and his quaint attire: 

Quoth one: It’s as my great-grandsire, 

starting up at the Trump of Doom’s tone, 

had walked this way from his painted tombstone! 

He advanced to the council-table: 

And, Please your honours, said he, I’m able, 

by means of a secret charm, to draw 

all creatures living beneath the sun, 

that creep, or swim, or fly, or run, 

after me so as you never saw! 

And I chiefly use my charm 

on creatures that do people harm, 

the mole, and toad, and newt, and viper; 

and people call me the Pied Piper.

(And here they noticed round his neck 

a scarf of red and yellow stripe, 

to match with his coat of the self-same cheque; 

and at the scarf’s end hung a pipe; 

and his fingers, they noticed, were ever straying 

as if impatient to be playing 

upon this pipe, as low it dangled 

over his vesture so old-fangled). 

Yet, said he, poor piper as I am, 

In Tartary I freed the Cham, 

last June, from his huge swarms of gnats; 

I eased in Asia the Nizam 

of a monstrous brood of vampire-bats: 

And, as for what your brain bewilders, 

if I can rid your town of rats 

will you give me a thousand guilders? 

One? Fifty thousand! — was the exclamation 

of the astonished Mayor and Corporation.

Into the street the Piper stept, 

smiling first a little smile, 

as if he knew what magic slept 

in his quiet pipe the while;

then, like a musical adept, 

to blow the pipe his lips he wrinkled, 

and green and blue his sharp eyes twinkled, 

like a candle-flame where salt is sprinkled; 

and ere three shrill notes the pipe uttered,    

you heard as if an army muttered; 

and the muttering grew to a grumbling; 

and the grumbling grew to a mighty rumbling; 

and out of the houses the rats came tumbling. 

Great rats, small rats, lean rats, brawny rats, 

Brown rats, black rats, grey rats, tawny rats, 

Grave old plodders, gay young friskers, 

   fathers, mothers, uncles, cousins, 

cocking tails and pricking whiskers, 

   families by tens and dozens, 

brothers, sisters, husbands, wives — 

followed the Piper for their lives. 

From street to street he piped advancing, 

and step for step they followed dancing, 

until they came to the river Weser 

wherein all plunged and perished 

— save one who, stout as Julius Caesar, 

swam across and lived to carry 

(as he the manuscript he cherished) 

to Rat-land home his commentary, 

which was, at the first shrill notes of the pipe, 

I heard a sound as of scraping tripe, 

and putting apples, wondrous ripe, 

into a cider-press’s gripe: 

and a moving away of pickle-tub-boards, 

and a leaving ajar of conserve-cupboards, 

and a drawing the corks of train-oil-flasks, 

and a breaking the hoops of butter-casks; 

and it seemed as if a voice 

(sweeter than by harp or by psaltery 

is breathed) called out, Oh rats, rejoice! 

The world is grown to one vast drysaltery! 

‘so munch on, crunch on, take your nuncheon, 

‘breakfast, supper, dinner, luncheon! 

And just as one bulky sugar-puncheon, 

ready staved, like a great sun shone 

glorious scarce an inch before me, 

just as methought it said, Come, bore me! 

— I found the Weser rolling o’er me. 

You should have heard the Hamelin people 

ringing the bells till they rocked the steeple; 

go, cried the Mayor, and get long poles!

poke out the nests and block up the holes! 

Consult with carpenters and builders, 

and leave in our town not even a trace 

of the rats! — when suddenly up the face 

of the Piper perked in the market-place, 

with a, first, if you please, my thousand guilders! 

A thousand guilders! The Mayor looked blue; 

so did the Corporation too.

For council dinners made rare havock 

With Claret, Moselle, Vin-de-Grave, Hock;

and half the money would replenish 

their cellar’s biggest butt with Rhenish. 

To pay this sum to a wandering fellow 

with a gipsy coat of red and yellow! 

Beside, quoth the Mayor with a knowing wink, 

our business was done at the river’s brink; 

We saw with our eyes the vermin sink, 

and what’s dead can’t come to life, I think. 

So, friend, we’re not the folks to shrink 

from the duty of giving you something for drink, 

and a matter of money to put in your poke; 

but, as for the guilders, what we spoke 

of them, as you very well know, was in joke. 

Beside, our losses have made us thrifty; 

a thousand guilders! Come, take fifty! 

The Piper’s face fell, and he cried, 

no trifling! I can’t wait, beside! 

I’ve promised to visit by dinner time 

Bagdat, and accept the prime 

of the Head Cook’s pottage, all he’s rich in, 

for having left, in the Caliph’s kitchen, 

of a nest of scorpions no survivor — 

With him I proved no bargain-driver, 

with you, don’t think I’ll bate a stiver! 

And folks who put me in a passion 

may find me pipe after another fashion. 

How? cried the Mayor, d’ye think I’ll brook 

being worse treated than a Cook? 

Insulted by a lazy ribald 

with idle pipe and vesture piebald? 

You threaten us, fellow? Do your worst, 

blow your pipe there till you burst! 

Once more he stept into the street; 

   and to his lips again 

laid his long pipe of smooth straight cane; 

   and ere he blew three notes (such sweet 

Soft notes as yet musician’s cunning 

   Never gave th’enraptured air). 

There was a rustling, that seem’d like a bustling 

of merry crowds justling at pitching and hustling, 

small feet were pattering, wooden shoes clattering, 

little hands clapping, and little tongues chattering, 

and, like fowls in a farm-yard when barley is scattering, 

out came the children running. 

all the little boys and girls, 

with rosy cheeks and flaxen curls, 

and sparkling eyes and teeth like pearls, 

tripping and skipping, ran merrily after 

the wonderful music with shouting and laughter. 

The Mayor was dumb, and the Council stood 

as if they were changed into blocks of wood, 

unable to move a step, or cry 

to the children merrily skipping by — 

Could only follow with the eye 

that joyous crowd at the Piper’s back. 

But how the Mayor was on the rack, 

and the wretched Council’s bosoms beat, 

as the Piper turned from the High Street 

to where the Weser rolled its waters 

right in the way of their sons and daughters! 

However he turned from South to West, 

and to Coppelburg Hill his steps addressed, 

and after him the children pressed; 

great was the joy in every breast. 

He never can cross that mighty top! 

He’s forced to let the piping drop, 

and we shall see our children stop! 

When, lo, as they reached the mountain’s side, 

a wondrous portal opened wide, 

as if a cavern was suddenly hollowed; 

and the Piper advanced and the children follow’d, 

and when all were in to the very last, 

the door in the mountain side shut fast. 

Did I say, all? No! One was lame, 

and could not dance the whole of the way; 

and in after years, if you would blame 

his sadness, he was used to say, — 

It’s dull in our town since my playmates left! 

I can’t forget that I’m bereft 

of all the pleasant sights they see, 

which the Piper also promised me; 

for he led us, he said, to a joyous land, 

joining the town and just at hand, 

where waters gushed and fruit-trees grew, 

and flowers put forth a fairer hue, 

and every thing was strange and new; 

the sparrows were brighter than peacocks here,

and their dogs outran our fallow deer, 

and honey-bees had lost their stings, 

and horses were born with eagles’ wings: 

and just as I felt assured 

my lame foot would be speedily cured, 

the music stopped and I stood still,

and found myself outside the Hill, 

left alone against my will, 

to go now limping as before, 

and never hear of that country more! 

Alas, alas for Hamelin! 

   There came into many a burgher’s pate 

   a text which says, that Heaven’s Gate 

   Opes to the Rich at as easy a rate 

as the needle’s eye takes a camel in! 

The Mayor sent East, West, North, and South, 

to offer the Piper, by word of mouth, 

   wherever it was men’s lot to find him, 

silver and gold to his heart’s content, 

if he’d only return the way he went, 

   and bring the children behind him. 

but when they saw ‘twas a lost endeavour, 

and Piper and dancers were gone for ever, 

they made a decree that lawyers never 

   should think their records dated duly 

if, after the day of the month and year, 

these words did not as well appear, 

“And so long after what happened here 

   “On the Twenty-second of July, 

“Thirteen hundred and Seventy-six:” 

And the better in memory to fix 

the place of the Children’s last retreat,

they called it, The Pied Piper’s Street — 

Where any one playing on pipe or tabor 

was sure for the future to lose his labour. 

Nor suffered they Hostelry or Tavern 

   to shock with mirth a street so solemn; 

but opposite the place of the cavern 

   they wrote the story on a column, 

and on the Great Church Window painted 

the same, to make the world acquainted 

how their children were stolen away; 

and there it stands to this very day. 

And I must not omit to say 

that in Transylvania there’s a tribe 

of alien people who ascribe 

the outlandish ways and dress 

on which their neighbours lay such stress 

to their fathers and mothers having risen 

out of some subterraneous prison 

into which they were trepanned 

long time ago in a mighty band 

out of Hamelin town in Brunswick land, 

but how or why, they don’t understand. 

So, Willy, let you and me be wipers 

of scores out with all men — especially pipers: 

And, whether they pipe us from rats or from mice, 

if we’ve promised them aught, let us keep our promise.

Robert Browning, England (1812-1889)

Horas alegres

Estándar

Horas alegres que pasáis volando

porque a vueltas del bien mayor mal sienta;

sabrosa noche que en tan dulce afrenta

el triste despedir me vas mostrando.

 

Importuno reloj que, apresurando

tu curso, mi dolor me representa;

estrellas con quien nunca tuve cuenta,

que mi partida vais acelerando.

 

Gallo que a mi pesar has denunciado,

lucero que mi luz va oscureciendo,

y tú, mal sosegada y moza aurora,

si en vos cabe dolor de mi cuidado,

id poco a poco el paso deteniendo,

si no puede ser más, siquiera un hora.

 

Miguel Hernández. España (1910-1942)