S,H,C espirituales

Estándar

¿Y quién os podrá hacer daño si demostráis tener celo por lo bueno?

Pero aun si sufrís por causa de la justicia, dichosos sois. Y no os amedrentéis por temor a ellos ni os turbéis, sino santificad a Cristo como Señor en vuestros corazones, estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia. (1Pedro 3:13-15)

S,H,C espirituales

Estándar

“Cuán grande es El” escrito por Carl Boberg en 1885 a los 25 años de edad. Realizaba una excursión de aproximadamente 3 km en su natal Suecia cuando le acometió una fuerte tormenta. Ante la majestad del Dios Creador, la majestuosidad de su creación, Su bondad inherente en el regalo de su Hijo amado, el hombre sabio no puede menos que responder  con un corazón ensanchado ¡cuán grande es El!

Uno de los himnos más cantados y populares de todos los tiempos, uno de los más traducidos, he aquí en versión “moderna” por este armonioso grupo llamado Page CXVI en honor a CS Lewis.

S,H,C espirituales

Estándar

¡Aleluya!
Alabad al Señor desde los cielos; alabadle en las alturas.
Alabadle, todos sus ángeles;
alabadle, todos sus ejércitos.
Alabadle, sol y luna;
alabadle, todas las estrellas luminosas.

Alabadle, cielos de los cielos,
y las aguas que están sobre los cielos.

Alaben ellos el nombre del Señor,
pues El ordenó y fueron creados;
los estableció eternamente y para siempre,
les dio ley que no pasará.

Alabad al Señor desde la tierra,
monstruos marinos y todos los abismos;
fuego y granizo, nieve y bruma;
viento tempestuoso que cumple su palabra;
los montes y todas las colinas;
árboles frutales y todos los cedros;
las fieras y todo el ganado;
reptiles y aves que vuelan;
reyes de la tierra y todos los pueblos;
príncipes y todos los jueces de la tierra;
jóvenes y también doncellas;
los ancianos junto con los niños.

Alaben ellos el nombre del Señor,
porque solo su nombre es exaltado;
su gloria es sobre tierra y cielos.
El ha exaltado el poder de su pueblo,
alabanza para todos sus santos,
para los hijos de Israel, pueblo a El cercano.
¡Aleluya!

Salmo 148:1-14

S,H,C espirituales

Estándar

Señor, tú has sido un refugio para nosotros de generación en generación. Antes que los montes fueran engendrados, y nacieran la tierra y el mundo, desde la eternidad y hasta la eternidad, tú eres Dios…Enséñanos a contar de tal modo nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría. (Salmo 95:1-2, 12)