Apuntes a Génesis II

Estándar

INTRODUCCION

Los primeros 11 capítulos, la Creación, la Caída, el Diluvio, la Torre de Babel, constituyen la historia primigenia de la Humanidad. Cuatro eventos principales.
Los siguientes 39 capítulos se conocen como la Era Patriarcal, o de los Patriarcas: Abraham, Isaac, Jacob y José. Cuatro patriarcas. Estudiaremos su contribución a la historia de Israel, su contribución a la gran historia de la Biblia como un todo, y el impacto en nuestras vidas hoy en día.

Podríamos decir que Génesis 1-11 sirve de prólogo al libro y que Génesis mismo es el prólogo a la Biblia entera. Según leamos Génesis, así leeremos el resto de la Biblia.

¿Quién escribió Génesis?
¿Quién es el genio literario de esta pieza maestra, que, como una fuga de Bach, contrapone patrones de estructura con desarrollo de la trama?

Se atribuyen grandes porciones del contenido del Pentateuco a Moisés.
En el Sinaí, Dios le entregó el gran código legal de los 10 Mandamientos así como el Libro del Pacto (Exodo 20:2 a 23:33; 34:11-26), las Leyes de Culto y el Sagrado Código de Levítico (Levítico 1:1; 27:34).
En el viaje desde Sinaí hasta Moab, el Señor entregó más instrucciones (Números 1:1; 36:13). En Moab, Moisés expuso la ley en tres discursos registrados en Deuteronomio 1:5 a 4:40; 5:1 a 26:19 y 30:2-20, junto con las bendiciones y maldiciones del pacto (Deuteronomio 27 y 28), la canción de Moisés (31:30 a 32:43) y sus últimas palabras (33:1-29).

Jesús y los discípulos asumieron el mismo punto de vista (Mateo 8:4; Lucas 16:31 y 24:27,44; Juan 1:17; Hechos 3:22). Jesús dice que Moisés dio a los judíos la circuncisión (Juan 7:22; cf Hechos 15:1), cuyas regulaciones se dan in extenso en Génesis 17:9-14 (no en Levítico 12:3), lo cual apoya que Jesús piensa en Moisés como autor de Génesis. [B.K Waltke. Genesis a commentary. Zondervan 2001. pp.22].

Moisés, quien sacó a Israel de Egipto, profeta, juez, escritor no solo de Génesis sino de los cinco primeros libros de la Biblia, el Pentateuco. Considerado también padre de la nación de Israel.

Se cree que escribió los cinco libros durante los 40 años de travesía por el desierto, no han entrado a la Tierra Prometida, en tiempos difíciles para él y de franca rebelión del pueblo.
Jesús mismo dice en Lucas que Moisés lo escribió.
Es probable que Moisés utilizara fuentes orales y escritas, en especial cuando describe genealogía. Algunos estudiosos seculares que encuentran similitud entre la historia de la creación y el diluvio con las de otras culturas antiguas quieren confundir con ello, pero los académicos cristianos señalan que Moisés únicamente toma el entendimiento de su época y lo engarza en esta nueva teología. Como si dijera “ustedes han oído esto antes, pero ahora permitan que les diga Quien es Dios real.”

Moisés estaba más que calificado para escribir Génesis: educado en la corte de Faraón, con acceso ilimitado a los escritos de entonces, tuvo oportunidad única de conocer y refutar los mitos de su tiempo, lleno de dones espirituales y llamado directamente por Dios, profeta de Israel, traslada su audiencia a la corte celestial cuando Dios crea el cosmos (Génesis 1) y revela lo que el Todopoderoso piensa, siente e intenta.

El verdadero héroe de Génesis es el Señor, y si las narraciones acerca de El no hubieran sido inspiradas por el Espíritu, luego entonces todo sería ficción.

El fundamento de todo conocimiento verdadero de Dios ha de ser la clara comprensión mental de sus perfecciones personales, tal como se revelan en la Biblia. No se puede servir ni adorar a un Dios desconocido, ni depositar nuestra confianza en El.
Necesitamos algo más que conocimiento teórico de Dios. El alma solo conoce verdaderamente a Dios cuando se rinde a El; cuando se somete a su autoridad, y cuando Sus preceptos y mandamientos regulan todos los detalles de la vida.

El decreto de Dios es su propósito o determinación respecto a cosas futuras.
Romanos 8:28
Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito.
Efesios 3:11
conforme al propósito eterno que llevó a cabo en Cristo Jesús nuestro Señor,

Observen que la Escritura utiliza el singular porque solo hubo un acto de Su mente infinita. El conocimiento divino no procede gradual o en etapas (Hechos 15:18).

Consideremos ahora algunas de las características de los decretos de Dios:
Eternos, es decir nunca dentro del tiempo. Por tanto son ilimitados, infinitos. Dios está en el presente, en el pasado, y en el futuro, nada le es ajeno.
Sabios. Los mejores fines posibles, con los medios más apropiados para cumplirlos (Salmo 104:24 ¡Cuán numerosas son tus obras, oh SEÑOR! Con sabiduría las has hecho todas; llena está la tierra de tus posesiones).
Libres (Isaías 40:13-14 ¿Quién guió al Espíritu del SEÑOR, o como consejero suyo le enseñó? ¿A quién pidió consejo y quién le dio entendimiento? ¿Quién le instruyó en la senda de la justicia, le enseñó conocimiento, y le mostró el camino de la inteligencia).
Absolutos e incondicionales. En todos los casos en que Dios ha decretado un fin, ha decretado también todos los medios para dicho fin.

Junto a la inmutabilidad e inviolabilidad de los decretos de Dios, la Escritura enseña con claridad que el hombre es una criatura responsable de sus acciones, de las cuales ha de rendir cuentas. Y si nuestras ideas reciben su forma de la Palabra de Dios, la afirmación de una enseñanza no llevará a la negación de otra.

¿Cuando fue escrito Génesis?
Evidencia arqueológica más el estilo de escritura indican que fue escrito alrededor de 1,600 a 1,400 antes de Cristo; esto es hace aproximadamente 3,500 años.

¿A quién fue escrito?
A la generación de israelitas que entrarían a la Tierra Prometida bajo el liderazgo de Josué. Piensa en lo que sabes de la historia de Israel.
Salen de Egipto, empiezan a murmurar, por causa de su rebelión pasan 40 años en el desierto porque Dios dijo que semejante generación moriría sin entrar a la Tierra Prometida.
Una ocasión, durante esos 40 años, Moisés tuvo un mal día. Dios le dijo que sacara agua de la roca pero Moisés estaba tan irritado porque el pueblo murmuraba y se quejaba que golpea la piedra, toma crédito por el milagro y…Dios responde: “ok, ahora tú tampoco entras a la tierra prometida.”
O sea que Moisés sabe que no irá con la generación que entre, así que escribe el Pentateuco y les provee historia y futuro: ¡raíces y direcciones! para que estén preparados y entren.
Lo increíble es que aun cuando fue escrito hace 3,000 años, fue escrito para ti y para mí, como creyentes, la audiencia de hoy. Moisés quiso que la nación de Israel supiera la importancia de saber de donde venimos, conocer tus raíces, porque adonde vas nadie las tiene. No hay nadie como tú.

En última instancia la historia de Génesis es la historia de una familia bastante rara, a veces difícil de amar, pero es la historia del pueblo escogido por Dios, la historia de cada una de nosotras. Necesitamos raíces si queremos troncos.
Saber de dónde venimos estudiando los principios en Génesis cambia la manera de como leemos el resto de la Biblia. Conocer el Antiguo Testamento cambia la manera de leer el Nuevo Testamento.

¿Estilo en que fue escrito?
Narración histórica aunque en los primeros 11 capítulos encontramos un poco de poesía. Sentiremos estar leyendo una novela de 39 capítulos, historias de trama sencilla. Historias que conocemos desde niñas pero que ahora leeremos con ojos de adultas.

¿Tema central del libro?
1:1 lo señala bien claro: en el principio Dios. Dios es el centro de la narración, y de todo el libro. La palabra Génesis es el griego para “inicio, principio” en el tiempo, y ya vimos cómo es el principio del mundo, la creación; el principio de la historia humana con Adán y Eva, el principio de la historia de redención; el principio del pueblo escogido por Dios.

Habrá que leer mucho, pero quizás lo difícil sea mantener a Dios como el sujeto de la narración en nuestro pensamiento, sencillamente porque no es como leemos la Biblia de forma natural.
Necesitamos preguntarnos una y otra vez “¿qué me dice este pasaje particular acerca de Dios?” y luego “¿Qué me dice este pasaje particular acerca de los personajes de la historia?”
Primero qué nos dice acerca de Dios. Luego qué nos dice acerca de los hombres.
No hablamos de personajes de una historia ficticia. Hablamos de un autor, Moisés, pero también de un autor divino quien es Dios hablando a través de Moisés y el pueblo del AT.
Personajes reales en tiempos reales. No son historias de ficción.

El eje central principal de Génesis -si pudiera resumirse así- es la promesa de Dios, en gracia, de bendecir y reconciliar frente a la maldad y el pecado [V.P Hamilton. The book of Genesis Chapters 1-17 Eerdmans Pub Co. 1990].
En hebreo, el nombre del libro significa “En el Principio” (beresit), siguiendo la norma judía de nombrar según las primeras palabras del primer verso.
Constituye el Libro de los Orígenes: el origen de la creación terrenal, el origen de la humanidad, el origen de instituciones mediante las cuales se perpetuarán las civilizaciones, el origen de una familia especial escogida por Dios como suya y designada como el medio para la bendición del mundo. Y sobre todo ello, Dios mismo. No hay teogonía de Dios en la Escritura, ninguna autobiografía. Porque El es sin principio ni final [desde siempre y para siempre].

teogonía.
(Del lat. theogonĭa, y este del gr. θεογονία).
1. Generación de los dioses del paganismo.

Es claro que todos los eventos descritos en Génesis son previos a la época de Moisés. Es interesante que las antiguas historias orientales (por ej. la creación y el diluvio) guardan paralelo con los capítulos 1-11 de este libro, especialmente la Epica de Gilgamesh de Mesopotamia (considerada la primera gran obra literaria), un poema centrado en el hombre y sus obras, pero que habla de un jardín, consejos similares a Eclesiastés y la narración de un diluvio.
Muchas de las historias son consideradas “mitos” (los Vedas hindúes, el libro del Taoísmo, etc.) y los “estudiosos” colocan en la misma categoría estos 11 primeros capítulos de Génesis, como leyendas, no como Historia.

mito
(Del gr. μῦθος).
1. Narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heroico. Con frecuencia interpreta el origen del mundo o grandes acontecimientos de la humanidad.
2. Historia ficticia o personaje literario o artístico que condensa alguna realidad humana de significación universal.
3. Persona o cosa rodeada de extraordinaria estima.
4. Persona o cosa a las que se atribuyen cualidades o excelencias que no tienen, o bien una realidad de la que carecen.

Recordemos que Dios está hablando a un grupo de personas que viven rodeadas de naciones cuya cosmología es politeísta y su mitología deriva de ese politeísmo. Mucho de lo que vemos en Génesis 1 es patentemente anti-pagano.
De modo que lo primero es determinar qué entendemos por Historia.
En palabras sencillas, es el recuento de eventos que el autor cree han sucedido. La etiqueta no hace comentario a si es verdad, imparcial, libre de actividad divina, secuencia cronológica estricta, o si emplea elementos figurativos o imaginarios (algunas veces llamados mitológicos).

historia.
(Del lat. historĭa, y este del gr. ἱστορία).
1. Narración y exposición de los acontecimientos pasados y dignos de memoria, sean públicos o privados.
2. Disciplina que estudia y narra estos sucesos.
3. Obra histórica compuesta por un escritor.
4. Conjunto de los sucesos o hechos políticos, sociales, económicos, culturales, etc., de un pueblo o de una nación.
5. Conjunto de los acontecimientos ocurridos a alguien a lo largo de su vida o en un período de ella.
6. Relación de cualquier aventura o suceso.
1. Conjunto de narraciones históricas contenidas en el Antiguo y el Nuevo Testamento.
1. La de todos los tiempos y pueblos de la Tierra.

De inmediato vemos que Génesis relata eventos sucedidos, actuales, no eventos míticos. El libro explica a la audiencia judía cómo llegaron sus ancestros a Egipto, la conexión genealógica de Jacob y sus hijos con las antiguas generaciones hasta Adán y Eva.

El libro está escrito en prosa narrada, cuya función principal es contar historias, en Génesis toma diversas formas o antologías.

La Historia de la Creación, a su vez, se describe como prosa exaltada, un estilo diferente al resto del libro, pero cuya historicidad se asume:
Salmo 136:4-9
Al único que hace grandes maravillas, porque para siempre es su misericordia. Al que con sabiduría hizo los cielos, porque para siempre es su misericordia.
Al que extendió la tierra sobre las aguas, porque para siempre es su misericordia.
Al que hizo las grandes lumbreras, porque para siempre es su misericordia: el sol para que reine de día, porque para siempre es su misericordia; la luna y las estrellas para que reinen de noche, porque para siempre es su misericordia.

Génesis provee el registro verdadero de eventos, en armonía con la cosmovisión bíblica.
Esta cosmovisión incluye varias nociones: la noción de Jehová, el Dios de Israel, como el Creador universal de cielos y tierra, quien creó al hombre (la Humanidad) para amarle y conocerle. La noción de que toda la Humanidad cayó por la desobediencia de Adán y Eva; la noción de que Dios escogió a Israel como el vehículo para que la Humanidad recibiera la bendición de conocer al Dios verdadero. Claramente, Génesis hace un recuento histórico.

Es también el contexto para toda la Escritura, el semillero por excelencia: la semilla de la creación, la semilla del pecado, la semilla de la redención y de un salvador, la semilla del origen de Israel, etc.
A medida que la narración procede, aparecen episodios o contingencias que podrían haber tenido un final distinto, sin embargo Dios en Su providencia utiliza las imperfecciones para alcanzar Su propósito. La audiencia original habría visto sus circunstancias permeadas con el propósito de Dios, por tanto aprenderían a abrazar sus vidas como un regalo de Dios, para vivir como El dice.

Dios mantiene Sus promesas (el ejemplo de Rebeca y el siervo), los primeros oyentes (lectores) aprenderían a verse a sí mismos bajo el cuidado de Dios como resultado de reflexionar en los sucesos.
De modo que el o los temas literarios principales podemos resumirlos en:
caracterización de Dios e historia de su interacción con el hombre;
la pecaminosidad individual y colectiva del hombre y la Humanidad;
el desarrollo del plan de Dios para redimir a un pueblo a pesar de su necedad;
la “historia de héroes” como género literario constante;
caracteres, caracteres y caracteres: la lectura de Génesis nos confronta con historias y personajes inolvidables así como lecciones de sabiduría y necedad que podemos aprender.
[ESV Bible].

<‘{{{<<

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s