Apuntes a Génesis II

Estándar

TEMA 3. PACTO DE DIOS CON ABRAM (Génesis 15:1-18)

De Ur a Canaán, de Egipto a Canaán, el viaje de Abram -hombre de fe, hombre de fallas.
Se nos introdujo Sarai, su mujer, quien exhibe una exhuberante disposición a apoyar en todo a su esposo, con razón y sin razón, incluso a gran costo personal.
Conocimos también la disposición de Lot de colocarse muy próximo a la maldad.
Y nos encontramos con Melquisedec: rey de paz, sacerdote del Dios Altísimo, guardián del pan y el vino.
Veamos ahora el aprendizaje de Abram sobre cuáles son los planes de Dios para él y su descendencia. Notemos la paciencia del Señor probando la paciencia del hombre y exploremos cómo vivir a la luz de las inquebrantables promesas de Dios.

El capítulo 15 nos presenta dos escenas de dos encuentros divinos, donde hay diálogo entre el Señor y Abram así como imágenes poderosas simbólicas de la presencia de Dios y Sus promesas.
La primera escena ocurre de noche, como una visión, relacionada a la simiente prometida (v.1-6).
La segunda ocurre al anochecer, en un sueño profundo, relacionada a la Tierra Prometida.

Si bien son encuentros separados, están unidos mediante una estructura paralela ABC/A’B’C’ por el escritor:

A. El Señor utiliza la fórmula “Yo Soy” (v.1)
B. Abram cuestiona a Dios aprehensivamente, le confiere el raro título de “Soberano Señor” (v.2-3)
C. Jehová da seguridad mediante actos simbólicos: la exhibición de estrellas con referencia a la simiente (v.4-6)

A’. El Señor utiliza la fórmula “Yo Soy” (v.7)
B’. Abram cuestiona a Dios aprehensivamente, le confiere el raro título de “Soberano Señor” (v.8)
C’. Jehová da seguridad mediante actos simbólicos: la antorcha de fuego y el horno humeante con referencia a la tierra (v.9-21).

15:1 Después de estas cosas la palabra del Señor vino a Abram en visión, diciendo:
                      No temas, Abram,
                    yo soy un escudo para ti;
                   tu recompensa será muy grande.
Mudo desde 13:17, he aquí la voz divina nuevamente, con un imperativo negativo: “No temas.”

¿A quién temer? Acaba de enfrentar 4 ejércitos y uno supondría que se trata de guerras, pero salió vivo; confrontó al rey Q y está vivo; ¿podrá confrontar a Jehová y vivir?

El método de comunicación es una visión, pero no se trata de un sueño ni de un éxtasis; no se trata de una imagen visual sino de una palabra de Dios. El énfasis de los vv.1-6 es que se trata de un diálogo (que la mayor parte de las ocasiones ocurría en las noches, Génesis 15:5, 1 Samuel 3:1-3; 2 Samuel 7:4, 17; Job 4:13; 20:8; 33:15; Miqueas 3:6).
Lo primero es seguridad desde la perspectiva divina, lo segundo es lo mismo pero desde la perspectiva de Abram.

2Y Abram dijo: Oh Señor Dios, ¿qué me darás, puesto que yo estoy sin hijos, y el heredero[hijo adoptado] de mi casa es Eliezer de Damasco? 3Dijo además Abram: He aquí, no me has dado descendencia, y uno nacido en mi casa es mi heredero.

Diálogo por primera ocasión. Hasta ahora ha sido monólogo, Abram escucha y obra sin ofrecer respuesta verbal. Ahora lo hace, con una pregunta muy interesante. Observen que no dice “¿por qué no tengo hijos?” sino que se refiere a la posibilidad de la recompensa y su propósito en sí, ya que no puede transmitirla.
Intenta responder por sí mismo “¿será Eliezer?” “¿necesito un plan B?”

4Pero he aquí que la palabra del Señor vino a él, diciendo: Tu heredero no será éste, sino uno que saldrá de tus entrañas, él será tu heredero. 5Lo llevó fuera, y le dijo: Ahora mira al cielo y cuenta las estrellas, si te es posible contarlas. Y le dijo: Así será tu descendencia.

La promesa no significa que Israel se convertirá en la más poblada nación del Mediterráneo. El verso debe verse a la luz de Deuteronomio 7:7 “El Señor no puso su amor en vosotros ni os escogió por ser vosotros más numerosos que otro pueblo, pues erais el más pequeño de todos los pueblos.” El celo numérico debe corresponderse con celo en santidad y en justicia.

En respuesta, Abram deposita fe en Jehová:
6Y Abram creyó en el Señor, y El se lo reconoció por justicia.
Es la primera vez que aparece esta raíz en la Escritura “creyó =depositó fe [Hiphil]” interesante porque hemos visto que la acción de fe precede al uso de vocabulario de fe. Es decir, en virtud de su anterior respuesta de obediencia a la palabra de Dios, Abram depositaba fe en Jehová.
En Romanos 4 y Gálatas 3 Pablo desglosa la fe de Abram, en esencia: la justicia que castiga da lugar a la justicia que redime; la condición requerida es fe (condición universal porque el problema es universal: todos somos pecadores, judíos y gentiles). Pablo presenta el modelo para que ocurra esta justicia: justificación y gracia mediante fe en Cristo, quien provee redención y expiación.

La fe -dice Pablo- excluye jactancia, y es la antítesis a las obras de la ley. El ejemplo preciso que ofrece es Génesis 15:6, la justificación es un asunto de gracia, no de obras. Fe y gracia es indivisible. Obras, jactancia y salarios son también indivisibles.

7Y le dijo: Yo soy el Señor que te saqué de Ur de los caldeos, para darte esta tierra para que la poseas. 8Y él le dijo: Oh Señor Dios, ¿cómo puedo saber que la poseeré? 9El le respondió: Tráeme una novilla de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón. 10El le trajo todos éstos y los partió por la mitad, y puso cada mitad enfrente de la otra; mas no partió las aves. 11Y las aves de rapiña descendían sobre los animales sacrificados, pero Abram las ahuyentaba.

Ambas revelaciones inician con “Yo Soy” una en el presente, otra en el pasado; recuerden también Exodo 20:2. La formula de identificación legitima las credenciales de quien se introduce, y sobre todo de la disponibilidad y recursos de Quien habla en la visión.
El paralelismo continúa con la pregunta de Abram.
En ninguna de las dos ocasiones castiga Dios a Abram por hacer una pregunta honesta o por solicitar detalles explícitos. Observen que son  preguntas donde presiona a Dios por evidencias empíricas acerca de las promesas.

12Y sucedió que a la puesta del sol un profundo sueño cayó sobre Abram, y he aquí que el terror de una gran oscuridad cayó sobre él.
13Y Dios dijo a Abram: Ten por cierto que tus descendientes serán extranjeros en una tierra que no es suya, donde serán esclavizados y oprimidos cuatrocientos años. 14Mas yo también juzgaré a la nación a la cual servirán, y después saldrán de allí con grandes riquezas.
15Tú irás a tus padres en paz; y serás sepultado en buena vejez.

El ritual descrito sería una escenificación: los animales sacrificados simbolizan la descendencia de Abram (todo Israel), las aves de rapiña las naciones enemigas (gentiles), el horno humeante y la antorcha de fuego representarían la presencia de Dios. El hecho de que solamente algo que representa la Deidad pase entre las mitades de los cuerpos significa que este pacto es unilateral (es una teofanía). Confirmación de la promesa de Jehová de otorgar la tierra a la descendencia de Abram.

teofanía
Del lat. tardío theophanīa, y este del gr. θεοφάνεια theopháneia, de θεός theós ‘dios’ y -φάνεια -pháneia ‘manifestación’.
1. Manifestación de la divinidad de Dios.

Del v.13-16 Dios clarifica Su promesa: inicialmente había prometido la tierra, ahora solo los descendientes de Abram poseerán la tierra pero después de un período de 400 años; durante 4 siglos sufrirán abuso y persecusión como extranjeros.

Pero Abram mismo morirá en paz, es decir con sentido de contentamiento y satisfacción (he peleado la buena batalla…). Alcanzar edad avanzada no es sinónimo de paz.
Noten que hay un calificativo: buena vejez. Jacob ilustra que los años de ancianidad pueden ser de miseria (Génesis 42:38; 44:29, 31).

estereotipo
Del gr. στερεός stereós ‘sólido’ y τύπος týpos ‘molde’.
1. Imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable.

Evaluando mis actitudes hacia las personas de edad (más de 60). ¿V/F?
La mayoría tienen problemas de demencia
La vejez afecta todos los sentidos
A la mayoría no les interesa su sexualidad
La mayoría siempre están enfermas o deprimidas
La mayoría viven o debieran vivir en instituciones geriátricas
Cerca del 80% están suficientemente saludables como para continuar actividades normales
La mayoría de accidentes de tránsito son causados por personas de edad
“Cotorra vieja no aprende a hablar” es cierto
La mayoría viven en pobreza
La mayoría están dispuestas a trabajar y colaborar con la comunidad
La mayoría tiende a ser más espiritual y religiosa que la gente joven
Raramente se irritan
Cada órgano y sistema del organismo envejece de manera y a velocidad distinta
Las mujeres viven más años que los hombres
La vejez es una enfermedad que se puede prevenir
La mayoría está preocupada con el asunto de la muerte
La mayoría se siente satisfecha con su vida
La mayoría se siente no incluida y solas
R.Esteban Montilla. Viviendo la Tercera Edad. Un modelo integral de consejería para el buen envejecimiento. Ed. Clie 2004

16Y en la cuarta generación ellos regresarán acá, porque hasta entonces no habrá llegado a su colmo la iniquidad de los amorreos.
17Y aconteció que cuando el sol ya se había puesto, hubo densas tinieblas, y he aquí, apareció un horno humeante y una antorcha de fuego que pasó por entre las mitades de los animales.
18En aquel día el Señor hizo un pacto con Abram, diciendo:
A tu descendencia he dado esta tierra,
desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates: 19los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos, 20los hititas, los ferezeos, los refaítas, 21los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos.

<{{{<<

2 comentarios en “Apuntes a Génesis II

  1. josefina gutierrez

    Esa evaluacion de la tercera edad me ha dejado impresionada, pues ya estoy muy cerquita,Me veo retratada en algunas cosas, no todas y me gustaria saber como prevenir la vejez, no por los anos en si, sino como sera mi comportamento en ese transcurrir. Es interesante.

    Me gusta

  2. Querida hermana Josefina observe que el cuestionario es para valorar nuestras actitudes hacia otras personas, en este caso personas de la tercera edad. Ofrece ideas para pensar, por favor no lo tome como un absoluto. Y sí, por otra parte nos invita a la reflexión personal de lo que sería una “buena vejez.”
    Para autoevaluación, pienso que lo primero es aprender a contar nuestros días con sabiduría, como dice la escritura, lo segundo es continuar haciendo el bien (no oidores olvidadizos sino hacedores eficaces), lo tercero es disfrutando de Dios cada dia, amando a los demás con trato preferencial.
    Por favor siéntase en libertad de cambiar el orden de los puntos, no hay problema, 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s