Apuntes a Génesis II

Estándar

TEMA 4. DIOS VISITA. Génesis 18:16-33; 19:1-11

SODOMA Y GOMORRA

16Entonces los hombres se levantaron de allí, y miraron hacia Sodoma; y Abraham iba con ellos para despedirlos. 17Y el Señor dijo: ¿Ocultaré a Abraham lo que voy a hacer, 18puesto que ciertamente Abraham llegará a ser una nación grande y poderosa, y en él serán benditas todas las naciones de la tierra? 19Porque yo lo he escogido para que mande a sus hijos y a su casa después de él que guarden el camino del Señor, haciendo justicia y juicio, para que el Señor cumpla en Abraham todo lo que El ha dicho acerca de él.

¿Qué tenemos aquí? Dios hablando consigo mismo, revelado para que entendamos la verdadera naturaleza de la discusión que viene a continuación. Ambos, Dios y Abraham, expresan preocupaciones mutuas. ¿Podrá Dios confiar en Abraham? ¿Podrá Abraham confiar en Dios?
La conversación entre Dios y Abraham es para el beneficio de Abraham, un reto para actuar sabiamente, con noble justicia, en integridad. ¿Pasará de grado Abraham?

Amadas hermanas Dios no habla consigo mismo por accidente, quiere que Abraham escuche y aprenda este patrón de pensamiento. El soliloquio de Dios revela lo infalible de Dios, ¿acaso Dios, hablando consigo mismo, intentará engañarse? (Amós 3:7 Ciertamente el Señor Dios no hace nada sin revelar su secreto a sus siervos los profetas).

soliloquio
Del lat. soliloquium.
1. Reflexión interior o en voz alta y a solas.
2. En una obra dramática u otra semejante, parlamento que hace un personaje aislado de los demás fingiendo que habla para sí mismo.

¿Por qué? Porque Abraham es responsable de educar a su familia en caminos de justicia y de juicio [camino del Señor: conducta correcta que lleva a destino cierto debido a la relación que se tiene con el Señor]. Un modo de vivir en comunidad que promueve la vida de todos sus miembros, una vida que promueve orden social de acuerdo a las normas de Dios.
Por primera vez Abraham se encuentra involucrado con los asuntos y destinos de pueblos que están entre las naciones de la tierra. Y por primera vez, una de esas naciones, los sodomitas, son bendecidas por causa de Abraham.
Ojo: bendecidas en el contexto de alguien que intercede por ellas delante de Dios respecto a su destino, alguien que “intercede por el transgresor” (Isaías 53:12).

Una persona justa guarda el orden correcto de la comunidad, restaura donde haya rupturas, en especial castigando al opresor y liberando al oprimido.
No habían escuelas en Israel, la familia era responsable, la fuente de toda educación, incluyendo el comercio.

20Y el Señor dijo: El clamor de Sodoma y Gomorra ciertamente es grande, y su pecado es sumamente grave. 21Descenderé ahora y veré si han hecho en todo conforme a su clamor, el cual ha llegado hasta mí; y si no, lo sabré.

Como Juez de la Tierra, el Señor recibe todo clamor de lo que está mal hecho.
v.20 Dios oye
v.21 Dios ve
Sodoma será para Abraham (y nosotros) una lección objetiva, algo que nos ayudará a crecer en ese sentido de camino de justicia y de juicio común a todos Sus hijos.
¿Acaso no sabía Dios lo que ocurría en Sodoma?
Sin embargo El investiga cuidadosamente el crimen antes de pasar sentencia. Nadie es juzgado por un Dios distante, El conoce de primera mano si nuestro corazón es justo, si nuestras acciones son justas. Anticipa la preocupación de Abraham sobre la justicia de Dios y permite que vea Su análisis e investigación de la situación en las dos ciudades.

22Y se apartaron de allí los hombres y fueron hacia Sodoma, mientras Abraham estaba todavía de pie delante del Señor. 23Y Abraham se acercó, y dijo: ¿En verdad destruirás al justo junto con el impío?
24Tal vez haya cincuenta justos dentro de la ciudad; ¿en verdad la destruirás y no perdonarás el lugar por amor a los cincuenta justos que hay en ella? 25Lejos de ti hacer tal cosa: matar al justo con el impío, de modo que el justo y el impío sean tratados de la misma manera. ¡Lejos de ti! El Juez de toda la tierra, ¿no hará justicia [juicio]?
26Entonces el Señor dijo: Si hallo en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo el lugar por consideración a ellos. 27Y Abraham respondió, y dijo: He aquí, ahora me he atrevido a hablar al Señor, yo que soy polvo y ceniza. 28Tal vez falten cinco para los cincuenta justos, ¿destruirás por los cinco a toda la ciudad? Y El respondió: No la destruiré si hallo allí cuarenta y cinco. 29Abraham le habló de nuevo, y dijo: Tal vez se hallen allí cuarenta. Y El respondió: No lo haré, por consideración a los cuarenta. 30Entonces Abraham dijo: No se enoje ahora el Señor, y hablaré; tal vez se hallen allí treinta. Y El respondió: No lo haré si hallo allí treinta. 31Y Abraham dijo: He aquí, ahora me he atrevido a hablar al Señor; tal vez se hallen allí veinte. Y El respondió: No la destruiré por consideración a los veinte. 32Entonces dijo Abraham: No se enoje ahora el Señor, y hablaré sólo esta vez; tal vez se hallen allí diez. Y El respondió: No la destruiré por consideración a los diez.

Apropiadamente dos de los “hombres” parten hacia Sodoma para confirmar el crimen, como estipularía después Moisés: dos testigos para que haya pena capital.
Luego surge el tema de la negociación, donde Abraham el gran anfitrión es también el compasivo profeta que intercede y enaltece la justicia. 50? 45? 40? (tres de a 5, luego 3 de a 10): 30? 20? 10?
¿Matará Dios al inocente junto con el culpable? Noten que Abraham no pone a discusión la evaluación divina del caos moral de Sodoma. El juicio no está en discusión. Tampoco urge al arrepentimiento de Sodoma.
¡Abraham se vuelca hacia la misericordia de Jehová!
He aquí el patrón para los intercesores; Samuel (1Samuel 7:5-9; 12:19-25), Elías (1Reyes 17:17-23), Eliseo (2Reyes 4:33; 6:15-20), Job (Job 42:7-9), Amós (Amós 7:1-6) y especialmente Moisés (Exodo 32:11-13, 31-34; 33:12-15; 34:9; Números 12:11-13; 14:13-19; Deut 9:16-29).
La única razón para apelar a la misericordia se debe a que Abraham conoce el carácter de Jehová. Dios puede ser misericordioso porque El es justo y recto; testimonio de su confianza en la integridad y predictibilidad del Señor.

Observen el argumento: preocupación por justicia, no por la presencia de su amado sobrino Lot. Lo que Abraham propone es que el futuro de todos se determine no por los malvados presentes en medio de la comunidad, sino por los buenos. ¡Y Dios manifiesta Su acuerdo! El efecto indudable de la vida de un grupo sobre otros (Jeremías 5:1 Recorred las calles de Jerusalén, y mirad ahora, e informaos; buscad en sus plazas, a ver si halláis algún hombre, si hay quien haga justicia, que busque la verdad, y yo la perdonaré). Sin embargo cada generación rendirá cuentas de sí sobre las consecuencias de culpa. Ezequiel en particular (14:12-20) fuertemente rechaza el hecho de que una sola persona justa influya sobre Dios al punto de nulificar un decreto divino.

Dios preserva a los justos cuando juzga una nación, como en el caso de Rahab (Josué 2), Asiria (Jonás 3-4) e Israel (Ezequiel 14:12-20).
Pero la situación es muy diferente en casos de desastre natural que no son producto de juicio (Job 9:22; 12:4,16; Lucas 13:4).

Por favor noten el lenguaje de Abraham, yo que soy polvo y ceniza, una expresión de profunda humildad y deferencia. ¡No presume de su amistad! Una cosa es que Dios te llame su amigo y otra que tú digas que Dios es “tu amigo.” Y cómo caemos en esta trampa, amadas es mejor que el mayor llame amigo al menor, y no al revés. Vean cómo Abraham mantiene una correcta relación con Dios, y al hacerlo evidencia sus cualidades de líder.
Cuando pregunta no reta a Dios, la sana teología demanda que leamos la frase como una oración deliberativa que confirma fe en el justo carácter de Dios como el conducto para el cumplimiento divino.
¿Sabía Dios cuántas personas justas había en Sodoma? Claro que sí.
Pero permite la negociación de Abraham y nos enseña la progresión natural de lo que es santidad: empezamos con amor a Dios, luego vamos trasladando hacia amor a otros; de lo vertical a lo horizontal. Abraham intercede por Sodoma, pero medio ignora lo que pasa en esa ciudad: ¿si hubiera diez…? Y sin embargo Dios accede. Abraham es empujado a pensar en las necesidades ajenas, en lugar de solo pensar en las necesidades inmediatas de su propia familia.
Los sodomitas tuvieron oportunidad para el arrepentimiento, al igual que el pueblo en tiempos de Noé.

33Y el Señor se fue tan pronto como acabó de hablar con Abraham; y Abraham volvió a su lugar.
Queda establecido que el juicio para Sodoma y Gomorra es justo, paradigma de juicios futuros.
El Señor investiga las acusaciones concienzudamente;
El Señor procura dos testigos objetivos;
El Señor implica a los piadosos en Su juicio;
El Señor muestra compasión a los que sufren;
El Señor prioriza la misericordia divina sobre la ira (no habrá destrucción si hay diez)

19 1Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma al caer la tarde, cuando Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Al verlos, Lot se levantó para recibirlos y se postró rostro en tierra,

Se está haciendo tarde. Desde el punto de vista humano “dos hombres” pero desde la perspectiva celestial, “dos ángeles.” Considerando la distancia entre el campamento de Abraham y Sodoma, unos 60 km, quizás fuera el día siguiente.
La puerta de la ciudad por lo general era una edificación monumental que daba sombra al espacio angosto y cámaras de acceso a la ciudad. Los ancianos y funcionarios solían sentarse en bancos de piedra para discutir temas legales y asuntos locales, conversaciones de negocios, administración de justicia.
La puerta era el símbolo físico de autoridad y poder. La presencia de Lot sugiere que había adquirido cierto renombre; curiosamente solo él se preocupa por la llegada de los “dos hombres”, su recibimiento fue extremadamente cortés pero igualmente ignorante.

Su afán de hospitalidad a extraños muestra deseo de hacer lo correcto (2 Pedro 2:6-8 si condenó a la destrucción las ciudades de Sodoma y Gomorra, reduciéndolas a cenizas, poniéndolas de ejemplo para los que habrían de vivir impíamente después; si rescató al justo Lot, abrumado por la conducta sensual de hombres libertinos (porque ese justo, por lo que veía y oía mientras vivía entre ellos, diariamente sentía su alma justa atormentada por sus hechos inicuos). Recuerden que la hospitalidad era una ley casi de carácter sacro. Comparte con Abraham el ser hospitalario, pero no la preocupación por el futuro de Sodoma.

2y dijo: He aquí ahora, señores míos, os ruego que entréis en la casa de vuestro siervo y paséis en ella la noche y lavéis vuestros pies; entonces os levantaréis temprano y continuaréis vuestro camino. Pero ellos dijeron: No, sino que pasaremos la noche en la plaza. 3El, sin embargo, les rogó con insistencia, y ellos fueron con él y entraron en su casa; y les preparó un banquete y coció pan sin levadura, y comieron.

Comparen el lenguaje de Lot con el de su tío, el diálogo es parecido pero le falta la atención de un anfitrión consciente al detalle. Pero Lot vive en una casa, dejó la tienda hace rato.
¿Por qué la insistencia de Lot? ¿Hospitalidad convencional o porque anticipa la traición de sus vecinos? Pan sin levadura…de preparación rápida para el visitante inesperado. Contrasten con el banquete que tío preparó.

4Aún no se habían acostado, cuando los hombres de la ciudad, los hombres de Sodoma, rodearon la casa, tanto jóvenes como viejos, todo el pueblo sin excepción. 5Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los hombres que vinieron a ti esta noche? Sácalos para que los conozcamos.

Los detalles son importantes, muestran por qué todos fueron destruidos (Romanos 1:26-32). Sin embargo no podemos forzar el lenguaje para incluir a los yernos de Lot, de hecho los ángeles los reconocieron como parte de la familia (19:12), no como de Sodoma.
Aquí, Sodoma es culpable de dos crímenes: violación de los huéspedes y lascivia contra naturaleza. Los hombres de la ciudad son homosexuales y violadores rampantes. Han degradado la intimidad del matrimonio al punto más bajo de relación sexual; violadores de la mente, emociones y del cuerpo; trivializan lo sacro y legitiman lo vulgar. La homosexualidad es ofensa capital en el AT (Levítico 18:22; 20:13).

lascivia
Del lat. lascivia.
1. Propensión a los deleites carnales.
2. Apetito inmoderado de algo.
rampante
Del fr. rampant, der. del fr. ant. ramper ‘trepar1’, y este del franco *hrampôn ‘encoger, arrugar’; cf. a. al. ant. hrimpfan, ingl. ant. hrimpan.
1. Dicho de un león o de algún otro animal: Representado en el campo del escudo de armas con la mano abierta y las garras tendidas en ademán de agarrar o asir.
2. Ganchudo, como las uñas del león rampante.
3. Trepador, ambicioso sin escrúpulos.
4. Ascendente, creciente.

En otras citas, los pecados de Sodoma y Gomorra nombrados son: opresión social (Isaías 1:10,17); adulterio, mentira, incitar criminales (Jeremías 23:14); arrogancia, complacencia, ausencia de compasión al necesitado (Ezequiel 16:49). Aquí, el pecado es posiblemente una de las peores ofensas sexuales: violación homosexual en masa. No se equivoquen, violación homosexual es tan viciosa como violación heterosexual.

6Entonces Lot salió a ellos a la entrada, y cerró la puerta tras sí, 7y dijo: Hermanos míos, os ruego que no obréis perversamente. 8He aquí ahora tengo dos hijas que no han conocido varón; permitidme sacarlas a vosotros y haced con ellas como mejor os parezca; pero no hagáis nada a estos hombres, pues se han amparado bajo mi techo.
Lot realiza un acto de valor, e incluso apela a su razonamiento, los trata como a iguales intentando ganar su buena voluntad. Interesante.
Su apelación nos revela la justicia de Lot. Lot sabía discernir lo bueno de lo malo, por causa de su conciencia y por causa de Abraham. De modo tácito el narrador declara que toda acción social aprobada así como todo valor social deben estar subordinados a las obligaciones del orden moral divinamente ordenado.

Lot ahora es confrontado con la trágica consecuencia de su elección al haberse identificado con Sodoma en lugar de con su tío Abraham.
Su dilema es terrible: haga lo que haga será inmoral y equivocado.

Por una parte, tiene la obligación de proteger su casa. Esto incluye la santidad de sus hijas, comprometidas para casarse. Bajo la ley mosaica el violador de una mujer así sería apedreado (Deuteronomio 22:23-27). Quizás la motivación de Lot fuera abrir los ojos de estos hombres a la seriedad y fatalidad de sus planes perversos; pero la sugerencia de entregar a sus hijas implica a Lot mismo como participante del crimen.
Por otra parte, tiene la obligación de proteger a sus huéspedes. También son portadores de la imagen de Dios (Lot todavía no sabe a quiénes ha hospedado). Si Lot se hubiera ofrecido, su familia y los huéspedes quedarían sin protección. Si Lot hubiera entregado a sus huéspedes, Lot y su familia habrían sucumbido con los de Sodoma.

Ahora bien, no es posible exonerar a Lot. Su accionar es tan inexcusable como la de Abraham en Egipto.

9Mas ellos dijeron: ¡Hazte a un lado! Y dijeron además: Este vino como extranjero, y ya está actuando como juez; ahora te trataremos a ti peor que a ellos. Y acometieron contra Lot y estaban a punto de romper la puerta, 10pero los dos hombres extendieron la mano y metieron a Lot en la casa con ellos, y cerraron la puerta. 11Y a los hombres que estaban a la entrada de la casa los hirieron con ceguera desde el menor hasta el mayor, de manera que se cansaban tratando de hallar la entrada.

“Este” le restan identidad, significancia. ¿Habrán olvidado que 15 años antes fueron rescatados gracias a “este” Lot, por su pariente Abraham, cuando la guerra contra el rey Q? (Génesis 14:14-16). Le permitieron vivir en la ciudad y hasta sentarse en la puerta, habían hombres de la comunidad comprometidos en matrimonio con las hijas, pero he aquí repudian su justicia. Al salirse de sus límites como extranjero agrava la ira de los sodomitas quienes ahora deciden hacer peor daño al mismo Lot.
Tenemos que darle crédito a Lot, realmente se mantuvo aparte moral y espiritualmente (Lucas 6:26 ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, porque de la misma manera trataban sus padres a los falsos profetas).

Al final, quien intenta salvar a sus huéspedes es salvado por ellos mismos. ¿Sabrá ahora Lot de quiénes se trata? Sin embargo no podemos dejar de comparar y contrastar a Lot con Abraham.
Uno era “completo” en su devoción a Dios. El otro era “completo” pero en su urbanismo.

<{{{{<<

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s