Apuntes a Génesis I, 6:1-8

Estándar

Hijos de Dios e hijas de los hombres: relaciones ilícitas (6:1-4)

1Y aconteció que cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas

Es de introducción, pero resume el rápido aumento de la progenie de Adán. Se multiplicaron sobre la faz de la tierra, cumpliendo el mandato divino, sin embargo aun este escenario donde opera la bendición se convierte en ambiente para la intrusión del mal.

2los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, y tomaron para sí mujeres de entre todas las que les gustaban.

¿Quiénes son estos “hijos de Dios”? Observen que aparecen sin ruido ni fanfarrias. El escritor asume que son identificables, pero si la audiencia conocía su identidad, esto se ha perdido. Es imposible ser dogmáticas sobre su identidad, la evidencia es ambigüa, pero lo que sí sabemos es que el estímulo para la conducta de estos hombres fue que las mujeres eran atractivas (¿recuerdan los nombres de las mujeres de Lamec?). La descripción de la actividad es un eco de lo sucedido con Eva en el Jardín.
Observen que la Escritura no es tímida al hablar de la belleza humana (Abraham y Sara en Génesis 12:11,14; Isaac y Rebeca en Génesis 24:16; Jacob y Leah en Génesis 29:17; David y Betsabé, Tamar la hermana de Absalón, la hija de Absalón, la enfermera de David, Vasti, Esther, las hijas de Job, y por supuesto la novia del Cantar de los Cantares).
En el NT, si sabemos quiénes son “hijos de Dios” (Romanos 9:8): hijos de la promesa, es decir, hijos de la simiente que vencería a la serpiente.
Ahora bien, los de Génesis tomaron para sí mujeres, es decir efectuaron transacciones maritales, casorios, pues.

3Entonces el SEÑOR dijo: No contenderá mi Espíritu para siempre con el hombre, porque ciertamente él es carne. Serán, pues, sus días ciento veinte años.
4Y había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres y ellas les dieron a luz hijos. Estos son los héroes de la antigüedad, hombres de renombre.

La colocación del v.3 indica que la unión prohibida es la ofensa, no el hecho de tener hijos (híbridos). Hay otro eco aquí, cuando Su Espíritu se movía sobre la faz de las aguas, orden y restricción del caos, ahora se retira y de nuevo florece el caos.
Algo más, el estímulo para Dios es la naturaleza del hombre, no su actividad: lo que el hombre es, no lo que ha hecho, es lo que incita al Señor a no permitir que Su Espíritu permanezca en el hombre para siempre. Las palabras hebreas “mi Espíritu no permanecerá en el hombre para siempre, ellos son carne”

5Y el SEÑOR vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre [perpetuamente] el mal.
6Y le pesó al SEÑOR haber hecho al hombre en la tierra, y sintió tristeza en su corazón.
7Y el SEÑOR dijo: Borraré de la faz de la tierra al hombre que he creado, desde el hombre hasta el ganado, los reptiles y las aves del cielo, porque me pesa haberlos hecho.

Dios nunca actúa de manera arbitraria. No gobierna este mundo amoralmente.
Nadie recibirá juicio divino por el simple hecho de ser humano. Lo que despierta la ira del Señor es la deliberada violación del código mediante el cual Dios manifiesta Su voluntad.
El Señor vio (v.5) la extensión e intensidad del pecado.
El Señor sintió (v.6)
El Señor tuvo intención de hacer (v.7)

En v.5-13 la palabra “Tierra” se menciona 8 veces. Se trata de una condición universal, una tierra infestada.
infestar.
(Del lat. infestāre).
1. Dicho de ciertos organismos patógenos: Invadir un ser vivo y multiplicarse en él; como los parásitos en sus hospedadores.
2. Causar daños y estragos con hostilidades y correrías.
3. Dicho de los animales o de las plantas advenedizas: Causar estragos y molestias en los campos cultivados y aun en las casas.
4. Dicho de una gran cantidad de personas o de cosas: Llenar un sitio.
5. Dicho de un ser vivo: Resultar invadido por organismos patógenos.

Situación agravada porque la depravación controla no solamente acciones sino también los pensamientos. La mente se ha pervertido. Perpetuamente, de continuo, crónicamente. Observen que desde el inicio existe una motivación moral.

Al mirar la debacle ocasionada por el hombre, Dios se entristece hasta el punto de sentir dolor de corazón. Antes, los que experimentaron dolor fueron Eva y Adán (3:16-17) a consecuencia de su pecar. En el caso de Dios, la fuente del dolor es la profundidad de la tristeza a causa de la Humanidad caída, y en el hecho de que es El quien debe juzgar.
¿Se arrepintió Dios?
La raíz hebrea de la palabra “arrepentir” aparece 48 veces en el AT, y en 34 de ellas el sujeto (expresado o implicado) es Dios. Ahora bien, pocos pasajes denotan arrepentimiento divino sobre algo que haya hecho; la mayoría se refiere a cambio de voluntad sobre un futuro plan de acción. El arrepentirse de Dios no tiene nada que ver con el arrepentirse humano.
Versos como este nos recuerdan que el Dios del AT no es un Ser impasible incapaz de dolor, pesar, remordimiento. El Señor lamentó haber hecho al hombre (7b).
remordimiento.
1. Inquietud, pesar interno que queda después de ejecutada una mala acción.

Dios decide eliminar la fuente del problema: el hombre. ¿Cómo? Borrarlo mediante lavado (Exodo 32:32-33 Pero ahora, si es tu voluntad, perdona su pecado, y si no, bórrame del libro que has escrito.Y el SEÑOR dijo a Moisés: Al que haya pecado contra mí, lo borraré de mi libro), “borrar del libro” significa borrar lo escrito con agua (Números 5:23 Entonces el sacerdote escribirá estas maldiciones en un rollo, y las lavará en el agua de amargura; Salmo 69:28 Sean borrados del libro de la vida, y no sean inscritos con los justos; Exodo 17:14).
En sentido positivo se refiere a “lavamiento de pecados” (Isaías 43:25; 44:22; Jeremías 18:23; Salmo 51:2,9; Proverbios 6:33). Dios borra pecados, pero también borra pecadores -los juzga y ahoga.
Desde el hombre hasta el ganado, los reptiles y las aves del cielo, noten el impacto del juicio divino; la forma de juicio acaba con toda forma de vida

8Mas Noé halló gracia ante los ojos del SEÑOR.
Observen las palabras: “halló gracia”, no dice “ganó gracia.”

Mejores mentes que las nuestras han luchado con la relación que existe entre los conceptos de soberanía divina por un lado, y responsabilidad humana por el otro.
La Biblia enseña -o parece enseñar- que Dios es soberano sobre todas las cosas, y enseña -o parece enseñar- que el hombre es responsable de abandonar el pecado y volverse a Dios.
¿Cómo puede ser esto?
Siendo verdaderamente humildes, creemos ambas cosas, aunque seamos incapaces de comprender su consistencia. El creyente encontrará en un concepto el motivo para depender totalmente de Dios, y en el otro la precaución contra la indulgencia y la negligencia presuntuosa del deber.
De manera que si vemos la doctrina en su propia dimensión [doctrina de la predestinación] no tendremos problemas para hacer invitaciones, dar advertencias, intentar persuadir, a convertidos y no convertidos. Pero la raíz no estará sustentada en la flexibilidad de la mente humana, sino en la prometida gracia de Dios, Quien (mientras profetiza a huesos secos, como es el mandato) se sabe inspira aliento de vida.

Spurgeon: “que Dios predestina, y con todo el hombre es responsable, son dos hechos que pocos pueden ver con claridad. Se creen inconsistentes y contradictorios, pero no es así. La falla reside en nuestro débil juicio, porque dos verdades no pueden ser contradictorias entre sí.

Si la Biblia enseña en una parte que todo está pre-ordenado, eso es verdad.
Si encuentro en otra parte de la Escritura que el hombre es responsable de todas sus acciones, también es verdad. Luego entonces es solo mi tontería que me lleva a imaginar que estas dos verdades puedan contradecirse una a otra.
Serán una sola verdad en la eternidad. La mente humana no encuentra la convergencia, pero son líneas convergentes, y se encontrarán en la eternidad, cerca del trono de Dios, de donde proviene toda verdad.”
“Dios es libre, yo soy libre. Pero Dios es más libre que nosotros. Y si mi libertad va en contra de la libertad de Dios, yo pierdo. Su libertad restringe la mía; mi libertad no restringe la de El.” No debemos subestimar la importancia de nuestro rol en evangelización. Tampoco debemos sobreestimarla. Predicamos. Damos testimonio. Invitamos. Pero solo Dios tiene el poder para llamar internamente a una persona.
No me molesta eso. Al contrario, me hace feliz. Hagamos pues nuestro trabajo, confiando en que Dios hará el suyo.*
¿Por qué Dios no escoge a todos?
Negar la doctrina no ayuda a escapar el problema, solo nos lleva a pensar en ello.

Quien no cree encontrará el siguiente dilema:
Dios quiere que todo el mundo sea salvo,
Dios podría salvar a todos
Dios no lo hace
¿Por qué no lo hace? Sabemos dos cosas: a) la respuesta tiene que ve con su perfecta naturaleza; El es perfectamente amoroso y perfectamente justo, y no podemos preferir una cualidad sobre la otra o El entonces no sería Dios. Dios es consistente consigo mismo. b) No podemos ver la fotografía completa. ¿Por qué? Si viéramos un sistema de salvación más misericordioso que el de Dios, no lo estaremos viendo correctamente, porque Dios es mucho más misericordioso de lo que pudiéramos imaginar.

¿Para qué evangelizar o hacer algo, si todo está predestinado?
¡Visión corta! Si nada estuviera planificado por Dios tendríamos terror de levantarnos cada mañana. Nuestras acciones (hechas siempre con pobre entendimiento) tendrían consecuencias horribles. ¡Todo dependería de nosotros!
Evangelizamos y oramos debido al privilegio de participar en la obra del Señor. Tampoco estamos supuestos a adivinar quién es elegido y quién no. ¡Dios llama a todos al arrepentimiento! y lo mismo hemos de hacerlo nosotros, de hecho esta doctrina debiera darnos más esperanza para trabajar con la gente. ¿Por qué? Porque ninguno es un caso sin esperanza.
Por tanto la soberanía de Dios es incentivo suficiente para evangelizar, no para “aplatanarse.” (Hechos 18:9-11 Y por medio de una visión durante la noche, el Señor dijo a Pablo: No temas, sigue hablando y no calles; porque yo estoy contigo, y nadie te atacará para hacerte daño, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad. Y se quedó allí un año y seis meses, enseñando la palabra de Dios entre ellos). ¿El punto? Esa persona por quien oras o le enseñaste el evangelio pudiera ser de las elegidas por Dios, y tú estás siendo parte de la manera que Dios ordenó para atraerlos a la fe: Pablo se quedó un año y seis meses.

¿Por qué me molesta esta doctrina?
Mi teoría es que el evangelio es tan sobrenatural que siempre combina cualidades que la razón natural y la cultura no pueden mantener juntas. Doctrina de la justificación, por ejemplo, es una manera de analizar el evangelio. Combina ley y amor de modos que nadie pensó: salvos fuera de la ley [por gracia] para que ahora podamos obedecer la ley. Toda otra filosofía es pro-ley (legalista) o anti-ley (antinomianismo).

La doctrina de la Elección es el evangelio visto desde otra perspectiva. Combina la soberanía de Dios y la responsabilidad del ser humano.
Quienquiera que seas, provienes de una cultura que te ha saturado de alguna forma y te ha desbalanceado, de modo que verás la doctrina más simple y extrema de lo que realmente es.
Filosofías y religiones orientales por lo general son fatalistas. Creen que la autonomía individual es una ilusión; cuando llegan al evangelio lo ven como “solo individualismo.”
El secularismo occidental cree fuertemente en el poder y derechos del individuo para determinar su propio curso y destino; cuando llegan al evangelio lo ven como “solo fatalismo.”**

No importa de qué “lado” vengamos, no importa tu cultura o temperamento, hemos de hacer el esfuerzo de discernir cuidadosamente los matices de balance del evangelio de la libre elección y la justificación.
Hemos de recordar los prejuicios que traemos al estudiar las Escrituras, y hemos de estar dispuestas a aprender a balancear nuestras propias ideas.

“Amar predicar es una cosa; amar a quienes se predica es muy distinto.” Richard Cecil

Salmo 51
El maestro tiene hambre del carácter de Dios.
El maestro anhela limpieza completa y total.
El maestro clama por transformación REAL.
¿Arrepentimiento? Aprende a ver el pecado desde la perspectiva de Dios.

Efesios 5:15-21
Por tanto, tened cuidado cómo andáis; no como insensatos, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Así pues, no seáis necios, sino entended cuál es la voluntad del Señor. Y no os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y alabando con vuestro corazón al Señor; dando siempre gracias por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a Dios, el Padre; sometiéndoos unos a otros en el temor de Cristo.
Vive con discernimiento espiritual (esto es: aplica lo que sabes hábilmente). Por estadística, el creyente vive apenas 10% de lo que sabe.
Maximiza cada temporada o etapa que el Señor te ha dado.
Procura que el Señor sea la influencia más poderosa en tu vida:
estilo de vida continuamente lleno del Espíritu Santo, con aceite fresco cada día;
el Espíritu es el medio para ser llenos del Trino Dios; domina nuestra vida, presiona la vela de mi alma y conduce relaciones; permea, el Espíritu Santo en cada área de mi vida.
4. El maestro adora; el adorador enseña. PONTE DE RODILLAS.

Teología…… filosofía….. práctica

<{{{{<<

*[Predestinación. Tim Keller]

**[Tres objeciones a la doctrina de la elección. Tim Keller]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s