Apuntes a Jueces, 20:1-48

Estándar

20:1 Entonces salieron todos los hijos de Israel, desde Dan hasta Beerseba, incluyendo la tierra de Galaad, y la congregación se reunió al SEÑOR como un solo hombre en Mizpa2Y los jefes de todo el pueblo, de todas las tribus de Israel, tomaron su puesto en la asamblea del pueblo de Dios, cuatrocientos mil soldados [400,000] de a pie que sacaban espada.

3(Y los hijos de Benjamín oyeron que los hijos de Israel habían subido a Mizpa.) Y los hijos de Israel dijeron: Decidnos, ¿cómo ocurrió esta maldad?

Con todo, la acción del levita es efectiva. Desde Dan hasta Beersheba significa todos los israelitas de todo el territorio al este y oeste del Jordán. Pero la frase “al Señor” nos da una pista del límite de la influencia del levita. Jehová pertenece como líder supremo de Israel como veremos más adelante (v.18) cuando el levita ha desaparecido de la escena, sin que haya ninguna indicación de que hubiera sido elegido como juez.

Este levita es más una caricatura de juez que casi destruye a Israel en lugar de salvarlo.

Ahora bien, ¿recuerdan a Saúl? (1 Samuel 11:1-8) Tomó una yunta de bueyes, las cortó en pedazos y las mandó por todo el territorio de Israel… y el terror del Señor cayó sobre el pueblo y salieron como un solo hombre.

Pero en el caso del levita no vemos la acción del Espíritu de Dios, es más, Jehová no interviene para nada. Tampoco hay emoción -enojo grande como en Saúl. Lo que hay es un levita cortando un cuerpo en pedazos sin ninguna emoción, y lo terrible es que no se trata de una junta de bueyes sino de un ser humano: el levita equipara el cuerpo de su concubina al de un animal.

Tal parece que la práctica era bastante conocida en los pueblos paganos alrededor, he aquí otro ejemplo de cuán profundo habían echado raíces tales prácticas en la vida de Israel.

v.4 Entonces el levita, marido de la mujer que había sido asesinada, respondió y dijo:Vine con mi concubina a pasar la noche en Guibeá de Benjamín. 5Mas los hombres de Guibeá [líderes] se levantaron contra mí, y rodearon la casa por la noche por causa mía. Tenían intención de matarme; pero en vez de esto, violaron a mi concubina de tal manera que murió. 

6Tomé entonces a mi concubina, la corté en pedazos y la envié por todo el territorio de la heredad de Israel; porque han cometido lascivia e infamia en Israel. 7He aquí, todos vosotros, hijos de Israel, dad aquí vuestro parecer y consejo.

¿Asesinada? Fue asaltada y después murió. ¿Quién la mató? 

Mi vida amenazada… yo escapé… atraparon a mi concubina…yo la recuperé… ¡palabras escogidas, omisiones estratégicas para obtener la respuesta deseada e inclusiones estratégicas con el mismo fin (v.7)!

¿Murió o fue asesinada? ¿Por quién?

v.8 Entonces todo el pueblo se levantó como un solo hombre, diciendo:Ninguno de nosotros irá a su tienda, ni ninguno de nosotros volverá a su casa. 

9Y ahora esto es lo que haremos a Guibeá:subiremos contra la ciudad por sorteo; 10tomaremos diez hombres de cada cien por todas las tribus de Israel, y cien de cada mil, y mil de cada diez mil para proveer víveres para el pueblo, para que cuando vayan a Guibeá de Benjamín los castiguen por toda la infamia que han cometido en Israel. 

11Así se juntaron contra la ciudad todos los hombres de Israel, como un solo hombre.

Observen los números, son importantes: 400,000 hombres, 10% para provisiones, todo fríamente calculado. Se juntaron todos los hombres de Israel… uno se pregunta qué será de Israel, cuyos líderes están tan dominados por un hombre del carácter de este levita.

Este es el punto crítico de toda la situación.

20:12-48  la guerra misma.

Llamado, asamblea, voto de acción concertada, inquirir a Jehová, ofrecimientos en caso de derrotas, seguridad divina de la victoria, pánico en el enemigo, ejecución de lo propuesto, dispersión de la asamblea.

Todo está presenta, excepto que es el relato de guerra contra una tribu de Israel, hecha con toda la determinación y análisis militar que debían haber tenido contra los canaanitas.

v.18 consultaron al Señor para saber quién iría primero, pero nadie preguntó antes, para saber si debían formar el ejército sí o no. Todo está sucediendo sin que Jehová intervenga.

v.21 caen 22,000 de los “buenos”

v.25 caen 18,000 de los “buenos” otra vez. El pánico.

Pensemos: 22 +18 =40,000 = 10% de 400,000 ¿Saben lo que el Señor está diciendo? Sí, es Día de Juicio, pero el juicio inicia en la casa del Señor. Incluso ustedes han de pagar el precio por causa de la infidelidad de Israel.

v.28 Finees, hijo de Eleazar, hijo de Aarón estaba ahí. Ooh! el nieto de Aarón.

Al final de este capítulo (v.48) encontramos 600 hombres refugiados en una piedra, 4 meses…

Israel peleó contra sus hermanos como se supone debían haber hecho contra los canaanitas. Entregaron una de las tribus a la destrucción. Tragedia. Unidos para dividirse.

¿Recuerdan las palabras del Señor Jesús? “oíste que fue dicho ojo por ojo y diente por diente…pero yo os digo, no resistáis al que es malo…” (Mateo 5:38) ¿Qué significa? No que seamos literales y vayamos y saquemos el ojo, sino que vayamos contra el pecado! Que entreguemos el pecado a destrucción!

¿Quién está a cargo? En Jueces no hay nadie, cada quien hace lo que bien le parece a sus propios ojos.

Amadas, cuando no hay rey, esto es lo que pasa. Si no hay Rey en mi vida, le haré daño a otros, me haré daño a mí misma, viviré igual que estos israelitas, haciendo lo que hago según mi instinto. Caos.

Pero sabemos que hay Rey en Israel.

<{{{{<<

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s