Apuntes a Génesis II

Estándar

TEMA V. EL HIJO LARGAMENTE ESPERADO.

DIOS PRUEBA A ABRAHAM, Génesis 22

El apóstol Pablo señala que todo creyente ha de escoger a qué pueblo pertenece, si al de Ismael (lo que viven según la carne) o al de Isaac (los que viven por el Espíritu). Por gracia, uno puede moverse de la primera opción a la segunda, pero ningún creyente revertirá el movimiento.
Estarían actuando al revés si, por ejemplo, forzaran a otros al rito de la circuncisión como marca de fe auténtica. En este caso sería Ismael “persiguiendo” a Isaac otra vez.

El capítulo 22 se relaciona a dicho contexto. Abraham ha perdido un hijo, Ismael; ¿perderá también al segundo? …Después de estas cosas… ¿Cuáles cosas? lo de Abimelec, pero más importante, la salida de Ismael y Agar de la casa de Abraham. Es evidente que ahora el patriarca tiene toda su esperanza de sucesión en una sola canasta.

22 1Aconteció que después de estas cosas, Dios probó a Abraham, y le dijo: ¡Abraham! Y él respondió: Heme aquí.
A menudo, Dios prueba a sus santos mediante adversidades y pruebas para precisamente probar la calidad de su fe a través de obediencia en un continuo de espacio-tiempo llamado “historia” (Exodo 20:20; Deuteronomio 8:2; 2 Crónicas 32:31; Mateo 4:1-11).
En la historia de Isaac, Abraham es colocado frente a un dilema: su fe en la promesas divinas y el mandato que recibe para nulificarlas; su afecto por el regalo de Dios o por Dios mismo.
¿Por qué escogió Dios este tipo de prueba para validar una realidad? No sabemos.
Dios no prueba a nadie para llevarlo a pecar, sino para probar la calidad de lo que somos.
Lo que hacemos es prueba de lo que somos (Santiago 2:14-24).
Nosotros no ponemos a Dios a prueba (Exodo 17:2,7; Deuteronomio 6:16; Lucas 4:12), sino que hemos de responder en humildad y obediencia cuando El llama. Observen cómo responde el patriarca: “heme aquí.” Modelo de la fe cristiana.

Sin embargo ninguno de nosotros tiene fe perfecta. Ya hemos visto las flaquezas del mismo Abraham. Al repasar una historia como esta tendemos a ponernos en el lugar de los personajes y preguntarse ¿cuáles serían los sentimientos del padre? ¿de Isaac?
Con todo, Dios responde al compromiso básico del patriarca de caminar delante de Dios (Génesis 17:1). Cuando Abraham obedece, es de bendición para otros y recibe promesas divinas; cuando Abraham desobedece es una carga en el cuello de las naciones.
Fe requiere visión y demanda obediencia radical a la Palabra de Dios.
No se trata de una historia para romper corazones, lo hace, pero el objetivo primario es llevarnos a la cruz de Cristo.

La escena de Isaac presenta la naturaleza radical de la verdadera fe: demandas enormes y bendiciones increíbles. El punto focal de la escena es la fe de Abraham, no la sumisión de Isaac. La tensión va en aumento, en cámara lenta, a medida que el escritor nos cuenta los detalles.

2Y Dios dijo: Toma ahora a tu hijo, tu único, a quien amas, a Isaac, y ve a la tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.
3Abraham se levantó muy de mañana, aparejó su asno y tomó con él a dos de sus mozos y a su hijo Isaac; y partió leña para el holocausto, y se levantó y fue al lugar que Dios le había dicho.

Según la tradición judía temprana Isaac tendría alrededor de 37 años según la tradición (si Sara parió a los 90, falleció a los 127 años). El texto no señala la edad de Isaac, pero si pudo cargar la leña y subir a la cima del monte es claro que no era un niño pequeño, ha pasado al menos una década desde el destete.
La región de Moriah probablemente se refiera a Jerusalén (2 Crónicas 3:1), a unos 80 km desde Beerseba.

4Al tercer día alzó Abraham los ojos y vio el lugar de lejos. 5Entonces Abraham dijo a sus mozos: Quedaos aquí con el asno; yo y el muchacho iremos hasta allá, adoraremos y volveremos a vosotros. 6Tomó Abraham la leña del holocausto y la puso sobre Isaac su hijo, y tomó en su mano el fuego y el cuchillo. Y los dos iban juntos.

Al tercer día… en el mundo bíblico la frase simboliza un período típico de preparación para algo importante. Es evidente que Abraham no actúa por impulso sino que procede con fe resuelta; ahora sabe algunas cosas sobre Dios que antes desconocía: que Dios hará lo que El dice, y Dios ha dicho que su descendencia provendrá a través de este hijo, por tanto, suceda lo que suceda, Abraham está seguro que de alguna manera Isaac saldrá vivo. La intensidad de la prueba es total, la instrucción es que ofrezca a su hijo en holocausto (Levítico 1:1-9; ley de los holocaustos), esto es, ofrenda quemada por completo sobre el altar.

El sacrificio infantil no era desconocido para Israel, a tal punto que esta práctica fue denunciada como abominación (Levítico 18:21; 20:1-5; Deuteronomio 18:10; 2 Reyes 23:10; Miqueas 6:6-7). Muchos israelitas asumían el sacrificio infantil como una manera válida de adoración, de modo que solo las prohibiciones y leyes de profetas y sacerdotes corrigieron semejante idea. Observen que los mozos no realizan ninguna función, simplemente están ahí. Fue Abraham quien partió la leña y fue Isaac quien la cargó después.
Como para acentuar la soledad del camino de la fe.
Noten también la seguridad de Abraham: …volveremos a vosotrosHebreos 11:17-19 revela estas palabras como ilustración poderosa de la fe de Abraham. El patriarca fue más lejos que Job “Jehová dio, Jehová quitó” (Job 1:21): “Jehová da, Jehová quita, Jehová restaura.”
Abraham no sabe cómo lo hará Dios, pero su fe armoniza la promesa de que “en Isaac te será llamada descendencia” con el mandato que recibe ahora.

Algo más, Abraham dice a los mozos que “adorará.” Pero va a un sacrificio. ¿Y entonces?
Luego perdemos este concepto. Pero era un concepto natural a los creyentes del Antiguo Testamento y al mismo Abraham: el lugar de adoración es el lugar del sacrificio.
¿Piensas que el lugar de adoración es la habitación o el sitio donde estás?
Tiempos de verdadera adoración son tiempos cuando somos llamadas a sacrificar más allá de lo que podemos imaginar. El lugar de adoración está unido al lugar de sacrificio. Son inseparables.
(Romanos 12:1 Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional. Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cual es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto).
No hay mayor adoración que podamos ofrecer a Dios sino aquello que se nos ha llamado a sacrificar.

7Y habló Isaac a su padre Abraham, y le dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, hijo mío. Y dijo Isaac: Aquí están el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto? 8Y Abraham respondió: Dios proveerá [YHWH-yireh] para sí el cordero para el holocausto, hijo mío. Y los dos iban juntos.

cordero, ra
Del lat. vulg. *cordarius, der. de cordus ‘tardío’.
1. Cría de la oveja.
2. Persona mansa, dócil y humilde.

Una pregunta honesta merece una respuesta honesta. Isaac tiene curiosidad, no duda en hacer la pregunta lógica. Su pregunta indica que sabía en qué consistía ofrecer un sacrificio de adoración, si bien el texto no indica que Isaac supiera expresamente de qué se trataba.
La respuesta de Abraham no ofrece dudas, tampoco conduce a malentendidos o ambigüedad.
No podemos ni debemos pasar por alto la actitud colaboradora de Isaac. En ningún momento detuvo a su padre, preguntó por el cordero pero no dijo ni media palabra sobre las sogas…
Si Abraham exhibe fe que obedece, Isaac exhibe fe que coopera.
Si Isaac tenía fuerzas para llevar la carga de leña significa que tenía la fuerza suficiente para salir corriendo o resistirse a ser atado.
Vislumbren el paralelo de lo que está sucediendo y lo que pasó con nuestro Señor Jesucristo, quien cargó el madero y cargó sobre El todas nuestras iniquidades, voluntariamente.

9Llegaron al lugar que Dios le había dicho y Abraham edificó allí el altar, arregló la leña, ató a su hijo Isaac y lo puso en el altar sobre la leña. 10Entonces Abraham extendió su mano y tomó el cuchillo para sacrificar a su hijo.

En hebreo hay cinco palabras utilizadas para describir lo que se traduce como “sacrificar.” Sorprendentemente, en el texto la palabra escogida (sahat) es la misma usada para describir la muerte o sacrificio de niños a dioses falsos en cultos paganos (Isaías 57:5; Ezequiel 16:21; 23:39). Utilizar la misma palabra aquí, en Génesis 22:10, confiere al sacrificio de Isaac un aspecto más terrible.

11Mas el ángel del Señor lo llamó desde el cielo y dijo: ¡Abraham, Abraham! Y él respondió: Heme aquí. 12Y el ángel dijo: No extiendas tu mano contra el muchacho, ni le hagas nada; porque ahora sé que temes a Dios, ya que no me has rehusado tu hijo, tu único.
13Entonces Abraham alzó los ojos y miró, y he aquí, vio un carnero detrás de él trabado por los cuernos en un matorral; y Abraham fue, tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. 14Y llamó Abraham aquel lugar con el nombre de El Señor Proveerá, como se dice hasta hoy: En el monte del Señor se proveerá.

Isaac preguntó por una oveja. Dios proveyó un carnero. Posterior, el carnero se asoció con sacerdocio y expiación (Levítico 8-9, en especial 9:24; 16:1,3).

¿Acaso Dios no sabía cómo respondería Abraham? Claro que sí. El punto no es Dios aprendiendo sobre Abraham, sino el patriarca aprendiendo sobre Dios, en especial sobre el temor a Dios: obediencia a la revelación de Su voluntad moral. Nada es difícil para el Señor, El proveerá.
La fe no es de palabras, sino de hechos (Santiago 2:21-22). Las obras no son méritos para ganar salvación, sino marcas de haber sido salvados.
Y luego vemos la magnífica imagen de muerte substitutoria, algo más muere en lugar de Isaac para que éste pueda vivir. Somos bendecidas porque Dios mismo no detuvo el cuchillo sobre Su propio Hijo, Su muerte en substitución por nosotros.
(Romanos 8:32 El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con El todas las cosas?) El Señor proveerá. ¿Cómo es posible dudar la provisión de Dios cuando ha satisfecho nuestra más grande necesidad? ¿Has pensado en esto?
Puede que necesites algo desesperadamente ahora mismo, la salud de un familiar, alguna situación matrimonial terrible, no sé, ¿puedes descansar en la verdad de que la necesidad más profunda ha sido satisfecha por Cristo?
Y sabiendo esto, ¿dudas de que El pueda continuar llenando tus necesidades?
Dios proveerá.
Nota: palabras dichas por el hombre que salió huyendo a Egipto porque había hambre en la tierra prometida. Por el hombre que buscó a Abimelec cuando estuvo en problemas. Ahora ve: Dios proveerá. Jehová Yire, no Abraham-shama (Abraham obedeció).

15El ángel del Señor llamó a Abraham por segunda vez desde el cielo,
16y dijo: Por mí mismo he jurado, declara el Señor, que por cuanto has hecho esto y no me has rehusado tu hijo, tu único, 17de cierto te bendeciré grandemente, y multiplicaré en gran manera tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena en la orilla del mar, y tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos. 18Y en tu simiente serán bendecidas [a sí mismas se bendecirán] todas las naciones de la tierra, porque tú has obedecido mi voz. 19Entonces Abraham volvió a sus mozos, y se levantaron y fueron juntos a Beerseba. Y habitó Abraham en Beerseba.

El Señor reitera Sus promesas de descendencia a Abraham, serán numerosos, victoriosos e influyentes. Prosperan porque Abraham fue fiel. He aquí la consecuencia última de la prueba divina hecha a Abraham.
Muy importante es que no veamos parecidos superficiales entre Cristo e Isaac o el cordero, sino en la semejanza fundamental del modus operandi del Señor.
(1 Samuel 15:22 Y Samuel dijo: ¿Se complace el Señor tanto en holocaustos y sacrificios como en la obediencia a la voz del Señor? He aquí, el obedecer es mejor que un sacrificio, y el prestar atención, que la grosura de los carneros).
<{{{{<<

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s