The road not taken

Estándar

Two roads diverged in a yellow wood,
and sorry I could not travel both
and be one traveler, long I stood
and looked down one as far as I could
to where it bent in the undergrowth.

Then took the other, as just as fair,
and having perhaps the better claim,
because it was grassy and wanted wear;
though as for that the passing there
had worn them really about the same.

And both that morning equally lay
in leaves no step had trodden black.
Oh, I kept the first for another day!
Yet knowing how way leads on to way,
I doubted if I should ever come back.

I shall be telling this with a sigh
somewhere ages and ages hence:
Two roads diverged in a wood, and I—
I took the one less traveled by,
and that has made all the difference.

Robert Frost
EEUU (1874-1963)

Noticia en los periódicos

Estándar

Un guante de los largos,
siete metros de cuerda,
dos carretes de alambre,
la sábana de un fantasma,
cuatro clavos,
cinco monedas de cien,
una válvula de motor,
un collar de señora,
unas gafas de caballero,
un juguete de niño,
la campanilla de la parroquia,
la vidriera del convento,
el péndulo de un reloj,
un álbum de fotografías,
soldaditos de plomo,
un San Antonio de escayola,
dos dentaduras postizas,
la ele de una máquina de escribir,
un yoyo, un guardapelo,
¡Todo esto tenía el avestruz
en su estómago!

Gloria Fuertes
(España, 1908-1998)

El músico del jardín

Estándar

El árbol lo miraba todo,
tenía tantos ojos como hojas
y tenía tantos pájaros como hojas,
(un pájaro por hoja).
El árbol era el músico del jardín:
en cada hoja, cantaba un pajarín,
en cada rama sonaba un violín.

A las siete de la mañana,
empezaba el coro
y el árbol, con sus hojas como ojos,
lo miraba todo.

De pronto, se oyó un susurro.
-¿Cuándo vendrán los niños,
que me aburro?
-dijo el árbol con su vocecita de madera-.
Los niños son para mí la primavera.

Gloria Fuertes
(España, 1908-1998)

Jugar a saber

Estándar

Jugar a saber.
Jugar a saber.

Jugar a saber
el por qué del por qué
el por qué del porque sí,
el por qué del porque no.
Jugar a saber,
jugar a saber,
éste es el deporte
que yo quiero hacer.

Sabías que…
de la espina
de la sardina
nace la gasolina.

Sabías que…
de la uva pisada en agosto
nace el mosto.
(El mosto es el vino
que bebe Balbino).

Sabías que…
del piñón, pequeño y fino,
nace el alto pino.

Sabías que…
de la hueva nace el pez.

Sabías que…
del trigo de la meseta
nace la galleta.

Sabías que…
el azúcar nace de la caña,
del azúcar nace el caramelo,
de la risa nace la alegría,
de la cabeza la cana,
de la amistad un te quiero.

Sabías que…
del árbol nace el papel,
de las letras nacen las palabras,
de las palabras nace el cuento,
el cuento nace del talento
(del escritor),
el escritor nace del sentimiento.

Y de la nata de la oveja,
nace el queso.

¿Sabías todo eso?

Gloria Fuertes
(España, 1908-1998)

Sometimes a light surprises

Estándar

Sometimes a light surprises the Christian while he sings;
It is the Lord, who rises with healing in His wings:
When comforts are declining, He grants the soul again
A season of clear shining, to cheer it after rain.

In holy contemplation we sweetly then pursue
The theme of God’s salvation, and find it ever new.
Set free from present sorrow, we cheerfully can say,
Let the unknown tomorrow bring with it what it may.

It can bring with it nothing but He will bear us through;
Who gives the lilies clothing will clothe His people, too;
Beneath the spreading heavens, no creature but is fed;
And He Who feeds the ravens will give His children bread.

Though vine nor fig tree neither their wonted fruit should bear,
Though all the field should wither, nor flocks nor herds be there;
Yet God the same abiding, His praise shall tune my voice,
For while in Him confiding, I cannot but rejoice.

William Cowper, England (1731-1800)

El coche

Estándar

¡Triqui!
¡Traque!
¡Juipi!
¡Juape!
¡Arre!
¡Hola!
¡Upa! ¡Vivo! ¡Carambola!

Así del pescante,
feroz, jadeante,
se explica el cochero
de un coche viajero
que alzando humareda
y atroz polvareda,
veloz, bamboleante,
más brinca que rueda.

Y el látigo zumba;
y todo retumba
con tal alboroto,
cual de un terremoto
que al orbe derrumba,
y toda la gente
se agolpa imprudente
a ver qué noticia
al mundo desquicia,
o qué personaje
va en urgente viaje
de cántaros de oro,
que siguen ligeros
tal vez bandoleros,
galgos carniceros,
en pos del tesoro.

Al fin paró el coche
ya entrada la noche.
Y abriólo el gentío
con gran reverencia;
y (¡extraña ocurrencia!)
lo hallaron…¡vacío!

Tal es, en retrato,
más de un mentecato
de muchos que encuentro.
¡Qué afán!
¡Qué aparato!
Y nada por dentro.

Rafael Pombo
Colombia (1833-1912)

La gallina y el cerdo

Estándar

Bebiendo una gallina
de un arroyuelo,
a cada trago alzaba
la vista al cielo,
y con el pico
gracias daba
a quien hizo
licor tan rico.

¿Qué es eso? -gruñó un puerco.
¿Qué significa
tan ridícula mueca?
Y ella replica:
-Nada, vecino.
La gratitud es griego
para un cochino.

Pero no hay alma noble
que no agradezca
hasta una gota de agua
que se le ofrezca;
y aún la gallina
siente la inagotable
bondad divina.

Rafael Pombo
Colombia (1833-1912)