¿Y tu abuela, donde está?

Estándar

Ayé me dijite negro.

Y hoy te boy a contejtá…

Mi mai se sienta en la sala,

y tu agüela, ¿aonde ejtá?

 

Yo tengo el pelo’e caíyo,

el tuyo ej seda namá,

tu pai lo tiene bien lasio

y tu agüela ¿aonde ejtá?

 

Tu coló te salió blanco

y la mejiya rosá,

loj labioj loj tienej finoj

y tu agüela ¿aonde ejtá?

 

A ti te gusta el fo trote

y a mí bruca maniguá

si ej tu orgullo de blanco

y tu agüela ¿aonde ejtá?

 

Eres blanquito enchapao

que dentra en sociedad

temiendo que se conozca

la mamá de tu mamá.

La probe se está muriendo

al verse tan maltratá

que hasta tu perro le ladra

cuando ella a la sala bá.

 

¡Y bien que yo la conojco!

se ñama Siña Tatá…

tú la ejconde en la cosina

po’que ej prieta de a beldá.

 

Aquí el que no tiene dinga 

tiene mandinga, ja, ja.

Y por eso yo te digo:

y tu agüela ¿aonde ejtá?

 

Fortunato Vizcarrondo. Puerto Rico (1899-1977)

Pensándolo bien

Estándar

Pensándolo bien,

tu cumpleaños no es cada año,

tu fecha de nacimiento es la madrugada

por eso te felicito y me felicito cada mañana.

 

Pensándolo bien,

eres más que un rato, eres todo el tiempo

porque el día lo paso esperando el bien

del próximo encuentro.

 

Pensándolo bien, pensándolo bien,

no nos encontramos demasiado tarde

cuando nos miramos en aquella tarde.

Sucede que a veces la vida comienza

cuando la experiencia encuentra el amor.

Ah… ah… ah…

 

Pensándolo bien,

tu cumpleaños no es cada año,

tu fecha de nacimiento es la madrugada

por eso te felicito y me felicito cada mañana.

 

Pensándolo bien, pensándolo bien,

no nos encontramos demasiado tarde

cuando nos miramos en aquella tarde.

Sucede que a veces la vida comienza

cuando la experiencia encuentra el amor.

Ah… ah… ah…

 

Pensándolo bien,

tu cumpleaños no es cada año,

tu fecha de nacimiento es la madrugada

por eso te felicito y me felicito cada mañana.

 

Rafael Solano. República Dominicana (1931- )

Only one life, ‘twill soon be past

Estándar

Two little lines I heard one day,

traveling along life’s busy way;

bringing conviction to my heart,

and from my mind would not depart:

only one life, twill soon be past,

 

Only what’s done for Christ will last.

Only one life, yes, only one.

Soon will its fleeting hours be done;

then, in that day my Lord to meet,

and stand before His judgement seat;

only one life ’twill soon be past,

only what’s done for Christ will last.

 

Only one life, the still small voice,

gently pleads for a better choice

bidding me selfish aims to leave,

and to God’s hay will to cleave.

Only one life, ’twill soon be past,

only what’s done for Christ will last.

 

Only one life, a few brief years,

each with its burdens, hopes, and fears;

each with its clays I must fulfill

living for self or in His will.

Only one life, ’twill soon be past,

only what’s done for Christ will last.

 

When this bright world would tempt me sore,

when Satan would a victory score,

when self would seek to have its way,

then help me Lord with joy to say

only one life, ’twill soon be past,

only what’s done for Christ will last.

 

Give me Father, a purpose deep.

In joy or sorrow Thy word to keep,

faithful and true what e’er the strife,

pleasing Thee in my daily life;

only one life, ’twill soon be past,

only what’s done for Christ will last.

 

Oh let my love with fervor burn,

and from the world now let me turn

living for Thee, and Thee alone,

bringing Thee pleasure on Thy throne;

only one life, ’twill soon be past,

only what’s done for Christ will last.

 

Only one life, yes, only one.

Now let me say “Thy will be done”

and when at last I’ll hear the call,

I know I’ll say “twas worth it all.”

Only one life, ’twill soon be past,

only what’s done for Christ will last.

 

C.T. Studd. England (1860-1931)

Theme for English B

Estándar

The instructor said,

 

-Go home and write

a page tonight.

And let that page come out of you-

then, it will be true.

 

I wonder if it’s that simple?

 

I am twenty-two, colored, born in Winston-Salem.

I went to school there, then Durham, then here

to this college on the hill above Harlem.

I am the only colored student in my class.

The steps from the hill lead down into Harlem,

trough a park, then cross St. Nicholas,

Eight Avenue, Seventh, and I come to the Y,

the Harlem Branch Y, where I take the elevator

up to my room, sit down, and write this page:

 

It’s not easy to know what is true for you or me

at twenty-two, my age. But i guess I’m what

I feel and see and hear, Harlem, I hear you:

hear you, hear me -we two- you, me, talk on this page.

(I hear New York, too). Me -who?

Well, I like to eat, sleep, drink, and be in love.

I like to work, read, learn, and understand life.

I like a pipe for a Christmas present,

or records -Bessie, bop, or Bach.

I guess being colored doesn’t make me not like

the same things other folks like ho are other races.

So will my my page be colored that I write?

 

Being me, it will no be white.

But it will be

a part of you, instructor.

You are white –

yet a part of me, as I am a part of you.

That’s American.

Sometimes perhaps you don’t want to be a part of me.

Nor do I often want to be a part of you.

But we are, that’s true!

 

As I learn from you,

I guess you learn from me-

although you’re older -and white-

and somewhat more free.

 

This is my page for English B.

 

James Langston Hughes. USA (1902-1967)

En memoria de George Floyd.

El Cristo de Velásquez

Estándar

(fragmento)

Amor de Ti nos quema, blanco cuerpo,

amor que es hambre, amor de las entrañas;

hambre de la palabra creadora

que se hizo carne; fiero amor de vida

que no se sacia con abrazos, besos,

ni con enlace conyugal alguno.

 

Solo comerte nos apaga el ansia,

pan de inmortalidad, carne divina.

Nuestro amor entrañado, amor hecho hambre,

¡oh Cordero de Dios! manjar Te quiere;

quiere saber sabor de tus redaños*,

comer tu corazón, y que su pulpa

como maná celeste se derrita

sobre el ardor de nuestra seca lengua,

que no es gozar en Ti; es hacerte nuestro,

carne de nuestra carne, y tus dolores

pasar para vivir muerte de vida.

 

Y tus brazos abriendo como una muestra

de entregarte amoroso, nos repites:

“¡Venid, comed, tomad; éste es mi cuerpo!”

¡Carne de Dios, verbo encarnado, encarna

nuestra divina hambre carnal de Ti!

 

Miguel de Unamuno. España (1865-1937)

*redaño: membrana que cubre los intestinos y estómago en especial del cerdo, en ocasiones también en cordero o vacuno.

Leer, leer, leer

Estándar

(fragmento)

Leer, leer, leer, vivir la vida

que otros soñaron.

Leer, leer, leer, el alma olvida

las cosas que pasaron.

 

Se quedan las que quedan, las ficciones,

las flores de la pluma,

las olas, las humanas creaciones,

el poso* de la espuma.

 

Leer, leer, leer; ¿seré lectura

mañana también yo?

 

¿Seré mi creador, mi criatura,

seré lo que pasó?

 

El cuerpo canta;

la sangre aúlla;

la tierra charla;

la mar murmura;

el cielo calla

y el hombre escucha.

 

Miguel de Unamuno. España (1865-1937)

*poso: sedimento del líquido contenido en una vasija.

Cuando la tormenta pase

Estándar

Cuando la tormenta pase

y se amansen los caminos

y seamos sobrevivientes

de un naufragio colectivo,

con el corazón lloroso

y el destino bendecido

nos sentiremos dichosos

tan solo por estar vivos.

Y le daremos un abrazo

al primer desconocido

y alabaremos la suerte

de conservar un amigo.

Y entonces, recordaremos

todo aquello que perdimos

y de una vez aprenderemos

todo lo que no aprendimos.

Ya no tendremos envidia,

pues todos habrán sufrido.

Ya no tendremos desidia,

seremos más compasivos.

Valdrá más lo que es de todos

que lo jamás conseguido.

Seremos más generosos

y mucho más comprometidos…

Entenderemos lo frágil

que significa estar vivos.

Sudaremos empatía

por quien está y quien se ha ido.

Extrañaremos al viejo

que pedía un peso en el mercado,

que no supimos su nombre

y siempre estuvo a tu lado.

Y quizás el viejo pobre

era tu Dios disfrazado.

Nunca preguntaste el nombre

porque estabas apurado.

Y todo será un milagro.

Y todo será un legado.

Y se respetará la vida,

la vida que hemos ganado.

Cuando la tormenta pase

te pido, Dios, apenado,

que nos devuelvas mejores,

como nos habías soñado.

 

Alexis Valdés. Cuba (2020)

And the people stayed home

Estándar

And the people stayed HOME.
And read books, and listened, and rested,

and exercised, and made arte, and played games,

and learned new ways of being, and were still.

And listened more deeply.

Some dedicated, some prayed, some

danced, some met their shadows.

 

And the people began to think differently. images,

And the people healed. And, in the absence of

people living in ignorant, dangerous, mindless

and heartless ways, the earth began to heal.

 

And when the danger passed, and the people

joined together again, their grieved their losses,

and made new choices, and dreamed new

images, and created new ways to live and heal

the earth fully, as they had been HEALED.

 

Kitty O’Meara. USA (2020)

¿Cómo será tu día hoy?

Estándar

Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo qué hacer antes que el reloj sonara.

Tengo responsabilidades qué cumplir hoy.

Soy importante.

Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.

Hoy puedo quejarme porque el día está lluvioso, o puedo dar gracias a Dios porque las plantas están siendo regadas.

Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero o puedo estar contento que mis finanzas me empujan a planear mis compras con inteligencia.

Hoy puedo quejarme de mi salud, o puedo regocijarme de que estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme de todo lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo, o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos, o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar, o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela, o puedo abrir mi mente enérgicamente y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.

Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar, o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente, cuerpo y alma.

Hoy el día se presenta ante mí esperando a que yo le de forma y aquí estoy, soy el escultor.

Lo que suceda hoy depende de mí, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.

¡Que tengas un gran día!

A menos que tengas otros planes…

 

Mario Benedetti. Uruguay (1920-2009)

 

Inextinguibles

Estándar

¡Oh, tú que duermes tan hondo que no despiertas!

Milagrosas de vivas, milagrosas de muertas,

y por muertas y vivas eternamente abiertas,

 

alguna noche en duelo yo encuentro tus pupilas

 

bajo trapo de sombra o una blonda de luna.

Bebo en ellas la calma como en una laguna.

Por hondas, por calladas, por buenas, por tranquilas

 

un lecho o una tumba parece cada una.

 

Delmira Agustini. Uruguay (1886-1914)