Romanos 3.6

Estándar

SI TENGO PAZ CON DIOS ¿POR QUÉ TENGO PROBLEMAS?

Texto: Romanos 5:3-5

Idea central: Los problemas no son evidencia de que no tenemos paz con Dios. Más bien, gracias a Jesús, podemos encontrar alegría en el hecho de que tenemos problemas: los problemas ya no son un sinsentido y una pérdida, sino aquello que permite que nuestro carácter vaya puliéndose más y más.

Lecciones particulares:

— Aunque tengamos paz con Dios, seguiremos teniendo problemas (v.3a).
— Tener paz con Dios hace podamos encontrar gozo en los problemas (v.3a), no a pesar de los problemas (i.e. la diferencia entre “alegrarse porque el carro no encendió” y “alegrarse aunque el carro no encendió”).

— Tenemos 4 razones por las que alegrarnos:

1. Como los problemas vienen una y otra vez, esto produce paciencia (v.3b). Encuentra gozo sabiendo que los problemas no son una pérdida de tiempo, energía o recursos, sino que tienen un propósito. De hecho, si no vieneran una y otra vez, ¡perderían su propósito (no producirían paciencia)!

  1. La paciencia, al crecer más y más dentro de nosotros, produce un carácter que vale la pena, que ha pasado las evaluaciones (v.4a). Encuentra gozo sabiendo que, sin importar qué fallas tengas, tu carácter puede cambiar y ser aprobado por Dios, gracias a los problemas.
  2. Este nuevo carácter que ha sido formado gracias a los problemas es cada vez más capaz de confiar en Dios (v.4b). Encuentra gozo en que cada problema que produce paciencia en tu carácter es un problema que te ayuda a confiar más en Dios, a tener más fe: los problemas no dejarán de venir, pero ¡te irás haciendo más capaz de enfrentarlos!
  3. Por difíciles y crueles que sean los problemas, puedes estar seguro de que Dios no defraudará la confianza que hemos puesto en Él (v.5a). Encuentra gozo sabiendo que Dios no se echará para atrás, dejándote olvidado en medio de tus problemas:— Dios ya te regaló al Espíritu Santo (v.5c).
    — El Espíritu Santo ya te hizo sentir lo mucho que Dios te ama (v.5b): “Si cuando eras peor aún, Dios te amó, ¿te dejará de amar ahora?” (cf. vv.6-11).

— Nota que la respuesta inicial frente al problema es fundamental (v.3b) para el crecimiento de nuestro carácter (v.4a) y para el crecimiento de nuestro gozo (v.4b).

Preguntas de introspección: ¿Qué define tu relación con Dios, la paz que tienes con Él en Cristo o tu amor por la comodidad? ¿Aceptas y abrazas la manera en que Dios ha decidido usar los problemas en tu vida – quién te gobierna, realmente? ¿Le crees a Dios cuando Él te dice que los problemas son para tu bien? ¿Cultivas un corazón que sea capaz de gozarse en todo lo que Dios trae a tu vida, sabiendo que lo hace por amor a ti, o más bien cultivas un corazón que se alegra en otras cosas, a pesar de lo que Dios trae a tu vida? ¿Haces lo que esté en tu mano para que la disposición de tu corazón frente a los problemas sea paciencia, o resistes a Dios?

Historia sugerida: Historia del ladrón en la cruz (Lucas 23:39-43).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s