Apuntes a Génesis I. 2:4-25

Estándar

CREADOS A IMAGEN DE DIOS

¿Cómo fuimos creados? ¿Para qué fuimos creados? ¿Cómo es nuestro rol diferente al resto de la creación?

Selem” es la palabra hebrea traducida como “imagen.” Mientras que las otras criaturas son hechas “según su género”, la expresión “imagen de Dios” únicamente se refiere al ser humano.

Vale la pena recordar características de “hechos a imagen de Dios”:
– El término “imagen” se refiere a una estatua en su pedestal, sugiriendo que el ser humano es una unidad psicosomática;
– Una imagen funciona como canal de expresión, no como un retrato (el hombre es representación fiel y adecuada, pero no una copia). Un punto interesante es que a menudo se repite que la Biblia presenta a Dios antropomórficamente (parecido a un ser humano), sin embargo, lo más adecuado es decir que el hombre es teomórfico, hecho semejante a Dios para que ¡Dios pudiera comunicarse con Su pueblo! Dio oídos para oír porque El oye el llanto de los afligidos, ojos para ver porque El ve el esfuerzo de los piadosos (Salmo 98:9 El que hizo el oído, ¿no oye? El que dio forma al ojo, ¿no ve?).
– Una imagen posee la vida del ser a quien representa;
– Una imagen representa la presencia de quien es representado;
– Inseparable a la noción de servir como representante, la imagen funciona como gobernador en lugar de la deidad [¿han visto las oficinas públicas? siempre hay retratos del presidente de turno…].

Cada vez que Dios habla, algo sucede. “Y fue así.
Crea y valora, crea y valora: “vio que era bueno”, es decir, completo. Pero en el sexto día vimos un giro distinto, el hombre creado a la imagen de Dios.
¿Qué significa poseer esta semejanza? Parecido, semejante a El. Dios es personal, comunicativo, admirable, y en ese sentido el hombre es semejante, posee gobierno, espíritu (Salmo 98:9).
La idea de representar es la autoridad concedida por Dios al Hombre.
Hay orden, y hay propósito.
Hombre y mujer, ambos, a semejanza, no es accidental o resultado de la Caída: hay intención y propósito en ser creados masculino y femenino. Iguales en portadores de Su semejanza, en estar bajo autoridad por ser criaturas, iguales como recipientes de recibir bendición y en recibir instrucción para someter, gobernar y llenar la tierra, iguales en valor y dignidad, iguales en su completa necesidad de depender en Su creador.
Después de la Caída, también serán iguales en otras cosas: culpa por el pecado, separados de Dios, necesidad de salvación; iguales como hijos adoptados… Igualdad.
Distinción a la vez: el hombre no es una mujer, la mujer no es un hombre. Y esto sucedió antes de la Caída.

Somos portadores de la imagen, espejos bastante rotos, pero a través de Cristo vamos siendo conformados a la semejanza de El en el proceso de santificación, de un grado de gloria a otro (Romanos 8:28-29 Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito. Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que El sea el primogénito entre muchos hermanos;

2 Corintios 3:17-18 Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, hay libertad. Pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu).

Transformados día a día, restaurando la imagen plena de Cristo en nosotros. ¿Se dan cuenta? El hombre fue hecho teomórfico para que Dios se comunicara con nosotros, en Cristo, vamos recuperando esa imagen, ese teomorfismo (el de Cristo) y por ende restableciendo comunicación (Dios con nosotros).

2:4 Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día en que el SEÑOR Dios hizo la tierra y los cielos.

Resulta que una de las palabras de este verso se repite 11 veces en todo el libro. Generaciones, (toledot) representa gente, la palabra “orígenes” en las versiones en español NO refleja el punto. Génesis 2:3 concluye realmente la primera unidad de Génesis, 2:4a comienza la segunda unidad. La frase no describe el proceso por el cual se generaron cielos y tierra, sino más bien aquello que se generó por los cielos y tierra.

La historia se basa en eventos de tiempo y espacio, un Adán y una Eva reales. El estilo es artístico, más que científico, se pintan las escenas como las vería un artista: Dios, como Alfarero, formando al hombre. Como Jardinero, diseñando un jardín de belleza y abundancia. Como Edificador del Templo, levantando a la mujer del costado del hombre.

Adán y Eva representan a cada hombre y cada mujer (Mateo 19:4-6 Y respondiendo El, dijo:¿No habéis leído que aquel que los creó, desde el principio LOS HIZO VARON Y HEMBRA, y añadió:”POR ESTA RAZON EL HOMBRE DEJARA A su PADRE Y A su MADRE Y SE UNIRA A SU MUJER, Y LOS DOS SERAN UNA SOLA CARNE”? Por consiguiente, ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe; Romanos 5:12 Por tanto, tal como el pecado entró en el mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, así también la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron).
Representan nuestra rebelión, nuestra caída, nuestra necesidad de la gracia redentora divina.

La historia de las generaciones se desarrolla dramáticamente, con todos los elementos de la coreografía: descripción de la escena, contraste, conflicto y clímax.
El drama consta de tres actos: 1) paraíso, 2) la caída, 3) la semilla de esperanza.
Cada acto inicia con la trama y concluye con un poema que captura el tema de todo el acto, seguido de un epílogo.
A. Creación del hombre: relación feliz con la tierra y con su hogar en el huerto, donde tiene acceso libre a toda planta que da fruto y acceso al árbol de vida (2:4-17).
B. Creación de la mujer: su feliz relación con el hombre (2:18-25).
C. Conversación de la serpiente con la mujer: la tentación de Eva (3:1-5).
Quiasma (X): pecado y el descubrimiento de Dios (3:6-13).
C’. Castigo de la serpiente: ruptura de relaciones con la mujer (3:14-15).
B’. Castigo de la mujer: ruptura de relaciones con el hombre (3:16).
A’. Castigo del hombre: ruptura de relaciones con la tierra y expulsión de su hogar en el huerto; ahora debe cultivar para asegurar alimento y no hay acceso al árbol de vida (3:17-24).

quiasma.
(Del gr. χίασμα, -ατος, disposición cruzada, como la de la letra χ).
1. Entrecruzamiento de estructuras orgánicas, como el formado por los nervios ópticos.

Observen que en el transcurso de la historia hay una escalada hacia lo peor:
a) la serpiente tienta a Adán y Eva a pecar, pero Caín peca a pesar de que Dios lo estimula a hacer lo bueno.
b) Adán y Eva comen el fruto prohibido, pero Caín mata a su hermano, teme morir a manos de otros y su descendencia mata por venganza e introduce la poligamia.
polígamo, ma.
(Del gr. πολύγαμος).
1. Dicho de una persona: Que está casada a la vez con varias personas del otro sexo. Más para referirse al hombre que tiene a un tiempo varias esposas.
2. Se dice del que sucesivamente las tuvo.

No es ninguna sorpresa que el castigo para Caín sea más severo que el de Adán:
Adán es…
– expulsado del huerto, asentará en un nuevo hogar al este del Edén.
– forzado a cultivar la tierra para producir alimentos.
– separado de la fuente de vida eterna (el árbol de vida).
Mientras que Caín es…
– expulsado, destinado a vagar por siempre, sin hogar permanente.
– incapaz de cultivar la tierra para su alimento.
– hostigado por la muerte dondequiera que vaya.

2:4 Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día en que el SEÑOR Dios hizo la tierra y los cielos.
De inmediato notamos un cambio en el verso siguiente: del nombre simple “Dios” ahora encontramos “Jehová Dios” (Yahweh Elohim). No es ningún secreto que en culturas antiguas se utilizaran nombres compuestos para designar un dios. Amon-Ra entre los egipcios, por ejemplo, pero ¿por qué aparece aquí de repente para desaparecer poco después?
Génesis 1 hace énfasis en la creación vía un Dios majestuoso, que habla y es hecho. Elohim llenaría este papel al ser un nombre más genérico.
Pero en el v.4 la imagen es personal. El contexto no es general, sino un jardín. El retrato del hombre no es de alguien con autoridad sino el de un vasallo, el de alguien bajo autoridad en un pacto de relaciones. El nombre compuesto “Jehová Dios o Yahweh Elohim” expresa el concepto de un Dios cuya soberanía y control se extiende a los ámbitos moral y material (observen que en 3:1b-5 la serpiente no emplea el nombre compuesto de Dios -claro!, es su antagonista principal).

v.5 Y aún no había ningún arbusto del campo en la tierra, ni había aún brotado ninguna planta del campo, porque el SEÑOR Dios no había enviado lluvia sobre la tierra, ni había hombre para labrar la tierra.
¡Un desierto! eso es lo que describe el verso. Nos dice por qué: Dios no había hecho llover y no había hombre que cultivara. Moisés nos introduce desde una perspectiva diferente el proceso de Dios para crear al hombre, pero nos advierte primero que sin la bendición divina, no hay nada (si llueve pero no hay hombre, o viceversa, no hay nada).
Es necesario que Dios haga su parte y que el hombre cumpla su responsabilidad, es una operación conjunta: Dios no cultiva la tierra, el hombre no hace llover. La presencia de uno sin el otro garantiza un desierto.

v.6 Pero se levantaba de la tierra un vapor que regaba toda la superficie del suelo..
No había aridez total.

v.7 Entonces el SEÑOR Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente.
En el original, vv.4-7 forman una sola oración. Observen que el hombre fue hecho a partir de algo ya existente. La palabra de Dios aumentada por la obra de Dios, obra que incluye formación y animación. Interesante, por ninguna parte se advierte la idea de fragilidad atribuida al polvo.
Aquí “polvo” es sencillamente el material crudo utilizado, del mismo modo que “costilla” fue el material para la mujer.
Polvo es el útero de donde el hombre emerge, y adonde regresará algún día. Define el principio y final de la vida. Más adelante (3:19) implica que el hombre es un ser finito, pero el verso no implica menosprecio pues otros textos hablan de exaltación desde el polvo, donde el polvo asume un estatus de pre-realeza (1 Reyes 16:2 Por cuanto te levanté del polvo y te hice príncipe sobre mi pueblo Israel [hablando de Jehú contra Baasa]), pobreza (1 Samuel 2:8; Salmo 113:7 El levanta al pobre del polvo).
!De manera que el verso señala que el hombre es levantado del polvo para reinar!

El final del v.7 apoya la idea: sopló en su nariz…aliento de vida
Lamentaciones 4:20 habla del rey Ezequías como “el aliento de nuestras vidas” pero la palabra hebrea utilizada es diferente a la de Génesis 2:7 (ruah vs nesama); 2:7 emplea nesama porque el hombre, solo el hombre es recipiente del aliento divino. Divinamente formado e inspirado, ahora es un ser viviente (sombra de la regeneración al nacer de nuevo).

Pablo identifica a este primer hombre como Adán en 1 Corintios 15:45-49 Así también está escrito:El primer HOMBRE, Adán, FUE HECHO ALMA VIVIENTE. El último Adán, espíritu que da vida…y tal como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.
Un ejemplo de los 31 usos de “adam.” A veces define a un solo hombre, Adán, otras veces a la Humanidad.

v.8 Y plantó el SEÑOR Dios un huerto hacia el oriente, en Edén; y puso allí al hombre que había formado.
9Y el SEÑOR Dios hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer; asimismo, en medio del huerto, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

En etimología Acadia, la palabra “edén” significa “planicie, pradera” un término geográfico para designar un lugar entre el Tigris y el Eufrates en la antigua Mesopotamia.
En hebreo, la palabra significa “placer.” Dios ha hecho un lugar placentero y funcional: provisión abundante y lleno de frutas para comer, provisión para el deleite del hombre. Armonía entre el hombre, Dios, la tierra, los animales. El huerto es un Jardín-Templo, representado después por el Tabernáculo; los querubines protegen su santidad (Génesis 3:24; Exodo 26:1; 2 Crónicas 3:7), excluyen pecado y muerte (Génesis 3:23; Apocalipsis 21:8). El prerrequisito es fe activa para morar ahí.
Y en medio dos árboles significativos: el árbol de vida, solo Dios da origen a la vida; el árbol del conocimiento: solo Dios determina qué es bueno y qué es malo.
Pero Dios no ha hecho un lugar paradisiaco de puro placer: puso al hombre para cultivarlo y mantenerlo (v.15).

Observen que la Biblia presenta su material de modo muy distinto a la mitología de los vecinos. La idea mítica es que la vida provenía de una planta, o de un árbol, o combinando pan y agua. Conceptos mágicos. Si leemos de modo superficial, 3:22 se interpretaría de modo mítico: el árbol confiere vida, la pérdida confiere muerte. No, el acceso al árbol de la vida fue removido después de la desobediencia, no antes; la razón de la muerte se debió a la entrada el pecado en la primera pareja, no a la pérdida del árbol.
El énfasis del v.9 reside en Quien plantó el huerto, no en el árbol de la vida.

Interesante, en Proverbios la frase “árbol de vida” se refiere a aquello que cicatriza, que facilita, que celebra vida: rectitud (11:30 El fruto del justo es árbol de vida, y el que gana almas es sabio), anhelo cumplido (13:12 La esperanza que se demora enferma el corazón, pero el deseo cumplido es árbol de vida), una lengua que trae sanidad (15:4 La lengua apacible es árbol de vida, mas la perversidad en ella quebranta el espíritu). Observen también que el relato menciona primero al árbol de vida, pero Adán y Eva se enfocan en el segundo árbol, ¿por qué? porque la humanidad persigue poder, no vida.

10Y del Edén salía un río para regar el huerto, y de allí se dividía y se convertía en otros cuatro ríos. 11El nombre del primero es Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro.
12El oro de aquella tierra es bueno; allí hay bedelio y ónice.
13Y el nombre del segundo río es Gihón; éste es el que rodea la tierra de Cus.
14Y el nombre del tercer río es Tigris; éste es el que corre al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Eufrates.

Localización geográfica, pura y simple. ¿Dónde queda tu casa?

15Entonces el SEÑOR Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto del Edén, para que lo cultivara y lo cuidara.
16Y ordenó el SEÑOR Dios al hombre, diciendo:De todo árbol del huerto podrás comer, 17pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás.

No hay magia en Edén. Un huerto no se mantiene solo. La palabra hebrea traducida como “cultivar”, en el original es “servir”, el hombre fue puesto para servir, no para ser servido. El punto es que trabajar no es consecuencia de pecado. Estamos llamados a trabajar, no a estar ociosas.
En el huerto Adán recibe permiso amplio, y una sola prohibición. Luego veremos que la serpiente discretamente evita referirse al generoso permiso, pero magnifica la única prohibición.
no comerás, porque el día que de él comas… esta única prohibición confronta al hombre con la regla divina; el árbol es bueno, pero pertenece solo a Dios.

El segundo árbol, del conocimiento del bien y del mal, el énfasis reside en la frase completa: el conocimiento del bien y el mal, no en las palabras “bien” y “mal.”
El despertar ético, como Adán y Eva experimentaron cuando descubrieron su desnudez, representa un símbolo de su vulnerabilidad y capacidad de usar o abusar del sexo. Bien y mal es un merismo de lenguaje para referirse a todo el conocimiento moral: la capacidad de crear un sistema de ética y elaborar juicios morales. Sabiduría y discernimiento para decidir y efectuar “lo bueno” (lo que da vida) o “lo malo” (lo que quita vida).

La oración de Salomón (1 Reyes 3:9 Da, pues, a tu siervo un corazón con entendimiento para juzgar a tu pueblo y para discernir entre el bien y el mal. Pues ¿quién será capaz de juzgar a este pueblo tuyo tan grande?) nos ayuda a comprender la capacidad de poder tomar decisiones correctas cuando se nos confronta con alternativas. Salomón aquí es presentado como juez.
Otro ejemplo: el rey Acab y Micaías el profeta (1 Reyes 22:18 Y el rey de Israel dijo a Josafat:¿No te dije que no profetizaría lo bueno acerca de mí, sino lo malo?). De nuevo el bien se contrapone al mal en un contexto de toma de decisiones y pronunciamientos favorables o desfavorables para el rey.

Lo que se prohíbe al hombre es el poder para decidir por sí mismo lo que es mejor para sí y lo que no. Este tipo de decisión es algo que Dios no ha delegado a nadie. 3:22 “el hombre ha venido a ser como uno de nosotros…” es decir, querer convertirse en dios cada vez que hace de sí mismo el centro, el manantial o el único marco de referencia para asuntos morales. Cuando el hombre intenta actuar con autonomía lo que hace es convertirse en dios (Proverbios 30:1-6 Ciertamente soy el más torpe de los hombres, y no tengo inteligencia humana. Y no he aprendido sabiduría, ni tengo conocimiento del Santo. ¿Quién subió al cielo y descendió? ¿Quién recogió los vientos en sus puños? ¿Quién envolvió las aguas en su manto? ¿Quién estableció todos los confines de la tierra? ¿Cuál es su nombre o el nombre de su hijo? Ciertamente tú lo sabes. Probada es toda palabra de Dios; El es escudo para los que en El se refugian. No añadas a sus palabras, no sea que El te reprenda y seas hallado mentiroso).
A menos que sepamos todo, conocemos relativamente; a menos que comprendamos todo, no conocemos absolutamente. Por tanto, solo Dios en los cielos, quien trasciende tiempo y espacio, posee la prerrogativa de saber en verdad lo que es bueno o malo para la vida.
¿Ven ahora por qué el hombre tenía acceso a todos los árboles del huerto menos éste?

El pecado consiste en incredulidad, en la ilícita presunción de autonomía humana de pretender saber moralidad apartados de Dios. Como criaturas, hemos de vivir por fe en la palabra de Dios, no en nuestra profesada autosuficiencia de conocimiento (Deuteronomio 8:3 Y te humilló, y te dejó tener hambre, y te alimentó con el maná que no conocías, ni tus padres habían conocido, para hacerte entender que el hombre no sólo vive de pan, sino que vive de todo lo que procede de la boca del SEÑOR. ; Salmo 19:7-9 La ley del SEÑOR es perfecta, que restaura el alma; el testimonio del SEÑOR es seguro, que hace sabio al sencillo. Los preceptos del SEÑOR son rectos, que alegran el corazón; el mandamiento del SEÑOR es puro, que alumbra los ojos. El temor del SEÑOR es limpio, que permanece para siempre; los juicios del SEÑOR son verdaderos, todos ellos justos;
Ezequiel 28:6, 15-17 “Por lo cual, así dice el Señor DIOS:” Por cuanto has igualado tu corazón al corazón de Dios…”Perfecto eras en tus caminos desde el día que fuiste creado hasta que la iniquidad se halló en ti.” A causa de la abundancia de tu comercio te llenaste de violencia, y pecaste; yo, pues, te he expulsado por profano del monte de Dios, y te he eliminado, querubín protector, de en medio de las piedras de fuego. “Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura; corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor. Te arrojé en tierra, te puse delante de los reyes, para que vieran en ti un ejemplo).

18Y el SEÑOR Dios dijo:No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea.
19Y el SEÑOR Dios formó de la tierra todo animal del campo y toda ave del cielo, y los trajo al hombre para ver cómo los llamaría; y como el hombre llamó a cada ser viviente, ése fue su nombre.
20Y el hombre puso nombre a todo ganado y a las aves del cielo y a toda bestia del campo, mas para Adán no se encontró una ayuda que fuera idónea para él.

Por primera vez encontramos algo valorado por Dios como “no es bueno.” Los cielos sin lumbreras estarían incompletos; el agua sin peces por igual; sin la humanidad y sin animales la tierra también estaría incompleta. La idea no es que sea malo que el hombre esté solo, sino que está incompleto. Si reflexionamos, todo lo creado está en necesidad de algo más para ser completo y/o facilitar su función.
Observen que es Dios quien comenta la soledad del hombre. Dios no consulta al hombre sobre el asunto, tampoco hay quejas del hombre sobre el particular.
Y además de valorar, Dios rectifica; no se sienta a analizar y darle vueltas al tema, sino que va al meollo de la solución: haré una ayuda adecuada, correspondiente, para el hombre. La nueva creación no será superior ni inferior, sino igual. Concepto de polaridad: será para el hombre como el polo sur es al polo norte.
polaridad.
(De polar).
1. Propiedad que tienen los agentes físicos de acumularse en los polos de un cuerpo y de polarizarse.
2. Condición de lo que tiene propiedades o potencias opuestas, en partes o direcciones contrarias, como los polos.

Adán exhibe discernimiento para nombrar cada animal, sin embargo los animales son criaturas, no ayudas. La palabra hebrea “ezer” es la misma que se utiliza para describir la relación de Israel con Jehová. El es el Ayudador porque es el más Fuerte (Exodo 18:4; Deuteronomio 33:7, 26, 29; Salmo 33:20; 115:9-11; 124:8; 146:5, etc.). Dios crea a la mujer como ayuda a que Adán honre su vocación, comparta su alegría, y respete la prohibición, siendo ambos dependientes uno del otro.
La palabra ezer, usada por Dios 16 de las 19 veces que aparece en el AT significa contribución esencial. Fortalezcamos pues nuestra iglesia, siendo ezer como debe de ser!
Ezer se usa poco para ayuda humana, e incluso aquí el ayudador es uno a quien se apela porque es militarmente más fuerte (Isaías 30:5) o es más grande (Salmo 121:1). La raíz de ezer es azar, “salvado del peligro, librado de muerte” La mujer de Génesis 2 libera o salva al hombre de la soledad.

21Entonces el SEÑOR Dios hizo caer un sueño profundo sobre el hombre, y éste se durmió; y Dios tomó una de sus costillas, y cerró la carne en ese lugar.
22Y de la costilla que el SEÑOR Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la trajo al hombre. 23Y el hombre dijo: Esta es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne; ella será llamada mujer, porque del hombre fue tomada.
24Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. 25Y estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer, y no se avergonzaban.

¡Aquí estamos! Imagine la escena: Adán encuentra alguien “de su género.” Explota en ternura, afecto, y en amorosa exaltación le da nombre. Es la primera vez que encontramos discurso humano en la Escritura, y concierne al resumen de Adán sobre Eva.
Observen que cuando trabajó con barro, Dios fue Alfarero; cuando trabaja con tejido orgánico, Dios construye. Eva es la primera cosa creada a partir de otro ser viviente, pero aquí es material crudo tomado del costado del hombre: así como el hombre, la mujer emerge cuando se efectúa un acto divino creativo, no antes.
Ninguno de los vecinos de Israel tiene alguna tradición sobre la creación de la mujer. La historia bíblica, en contraste, describe en un verso la creación masculina y en seis versos la creación femenina. ¡Su aparición completa la creación!
[El nacimiento de Venus, Sandro Boticelli, 1482-1485; galería de los Uffizi, Florencia]

En el pensamiento bíblico la mujer no es inferior al hombre, ambos llevan la imagen de Dios, ambas criaturas deben su existencia a algo que existía antes que ellos.
La expresión “carne de mi carne y hueso de mis huesos” es un poema! no se refiere a relación familiar, sino a un pacto o compromiso de igualdad, es decir, la contraparte bíblica de un ceremonial de; matrimonio moderno: “en debilidad o en fortaleza, las circunstancias no harán cambios entre uno y otro.”
Ser una sola carne significa solidaridad, no se trata de abandonar una familia para empezar otra. Un hombre solo no es una sola carne. Una mujer sola no es una sola carne.
solidaridad.
(De solidario).
1. Adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros.
2. Modo de derecho u obligación in sólidum.

epílogo del primer acto (v.24-25)
24Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. 25Y estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer, y no se avergonzaban.
Cada matrimonio es ordenado en los cielos! y noten la explicación: la unión matrimonial está por encima de la unión filial y por encima de la procreación (¿cuántas mujeres se pierden aquí?)

El clímax de la creación, v.25, conlleva el aspecto de ser vulnerables. No existía barrera de ninguna clase entre ellos.
vulnerable.
(Del lat. vulnerabĭlis).
Que puede ser herido o recibir lesión, física o moralmente.

A excepción de este verso, la idea de desnudez en el AT está asociada a humillación:
– descripción de pobreza (Job 24:7, 10; 31:19; Ezequiel 18:16),
– vergüenza o culpa (Génesis 3:7,10,11; Ezequiel 16:22,37,39: Oseas 2:3; Amós 2:16; Miqueas 1:8)
– en referencia al nacer (Job 1:21; Eclesiastés 5:15).

Apocalipsis 22:1-5 Y me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero, en medio de la calle de la ciudad. Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce clases de fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones. Y ya no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará allí, y sus siervos le servirán. Ellos verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. Y ya no habrá más noche, y no tendrán necesidad de luz de lámpara ni de luz del sol, porque el Señor Dios los iluminará, y reinarán por los siglos de los siglos.

<{{{{<<

Apuntes a Génesis I. 1:1-2:3

Estándar

¿Le importa a Dios que le entendamos como Creador? Entonces debiéramos preguntarnos por qué.

¿Quién creó?
Dios y solo Dios. Recordemos que Moisés quiere preparar al pueblo para su entrada a la Tierra Prometida, donde viven canaanitas. Moisés pudo haber escrito: En el principio, cuando el hombre no había sido formado…”

¿Qué creó Dios?

Los cielos y la tierra, es decir todo allá arriba y todo aquí abajo.
De donde se desprende que entonces conoce todo (ejemplo de un cuadro de punto de cruz). Dios tiene conocimiento ilimitado de todo, del macrocosmos y del microcosmos de cielos y tierra, no porque lo haya aprendido, sino porque El creó todo. ¿Cuánto sabemos nosotros? ¿Se dan cuenta del consuelo de saber que Dios conoce todas las cosas? ¿Que cuando atravesamos ese valle de sombras, El sabe, El conoce… si El creó todas las cosas seguro que entiende todas las cosas.
Aquí tenemos dos advertencias:
1) ¿cuál es la primera mentirilla que nos decimos? “nadie lo sabrá.”
2) que Dios es autosuficiente, El no necesita nada de nadie, El creó de la nada (vuelta al punto de cruz: tela, hilos, aguja, modelo, buena vista). Nos resulta difícil concebir esto porque como humanos todos tenemos al menos 5 necesidades: agua, aire, comida, refugio, ropa -físicas para empezar- sin hablar de lo emocional.

¿Ven una de las razones para adorar? Para que recordemos nuestra necesidad de total dependencia de Dios.

¿Cuándo creó Dios?
Si hubo un principio, hubo entonces “un tiempo” antes del principio (para nuestra mente finita). ¿Quién estaba en ese tiempo antes? Solo Dios. El es eterno (desde siempre y para siempre): en el pasado, en el presente, en el futuro. Dios no está limitado por tiempo, nunca está tarde, nunca está más temprano.
¿Qué es el hombre, en cambio? Un vapor…
Dios es autoexistente, no depende de nadie. Observen que todo lo que conocemos tiene un principio y un final, Dios no es así.
El es vida en sí mismo, podemos preguntarnos cómo empieza la vida, podemos buscar la biología del asunto, pero con todo no sabemos. Al ser vida en Sí mismo, nos otorga vida a nosotras. ¿Qué quiere decir esto? Que El estaba primero que todo, luego entonces todo es de El.
Hay aquí un asunto de propiedad. La Creación le pertenece.
Y esto cambia nuestra percepción e interacción con Su Creación. Sabemos que todo es Suyo, conocemos al Propietario… ¿Cómo cuidas Su Creación?

¿Cómo vives? ¿como consumidora o como administradora?

¿Cómo creó Dios?
Por Su poder, Palabra y Voluntad.
Cualquier poder que veamos en el hombre es un poder delegado, concedido por un Dios soberano. Dios es soberano, significa que posee autoridad para emplear Su poder como le plazca.
¿Por qué Dios no nos relata en términos científicos o la ciencia que hay detrás del crear? El tema es complejo, pero la pregunta real es ¿Cuál ciencia? ¿O cuáles términos científicos? Porque la ciencia es un objetivo cambiante.
Nos reímos hoy de la ciencia de hace 150 años.
Dios sabía que la ciencia de los contemporáneos de Moisés estaba equivocada; sin embargo, no se molestó en corregirlos. ¿Por qué no?
Con toda humildad, porque a Dios no le importa la ciencia aquí, no está preocupado por el cómo. El quiere que nos centremos en el Quién y en el Por Qué. El asunto de Dios es teológico.
Podríamos enfocarnos en la ciencia, y de hecho es bueno ir y estudiar lo que dice la ciencia, pero si gastamos tiempo en enojos y controversias por lo que otros creen, pienso que perdimos el punto de lo que Moisés quiere comunicarnos.
La ciencia busca las pisadas de Quién creó. Teología busca conocer al Uno que hizo las pisadas.

Algo más, ¿en qué sentido es Dios creativo? El empezó con nada, con ausencia de materia. Habló y sucedió. Creatividad a otro nivel. Y la Biblia tampoco nos dice mucho.
R.C Sproul: “probablemente sea mejor no gritar cuando Dios solo habla bajito.”

¿Por qué creó Dios?
Para mostrar Su gloria (Salmo 19). Y procura comprender esto: Dios no creó para añadir o para abrillantar Su gloria. El es GLORIOSO, infinitamente glorioso. El no puede ser más glorioso por nuestras acciones o menos glorioso por nuestra inacción o negatividad. Su gloria es constante e infinita. El anuncia la gloria de Quién es El en la manera como El crea y como todo funciona.
Aquí encontramos nuestro propósito.

¿Por qué estamos aquí?
Para anunciar la gloria de Dios. ¿Por qué estamos aquí? O anunciamos la gloria de Dios o anunciamos la gloria de Yo.
Romanos 1: el pecado fundamental de adorar las criaturas. Pablo escribe que todos somos pecadores delante de Dios porque miramos la creación y adoramos eso.
La idolatría del yo, porque al alejar nuestra vista de Dios, la enfocamos en nosotros mismos. No podemos ser como El, pero lo intentamos…

¿Desde cuándo estamos obligados a Dios?
Isaías 40:21-28
¿No sabéis? ¿No habéis oído? ¿No os lo han anunciado desde el principio? ¿No lo habéis entendido desde la fundación de la tierra?
El es el que está sentado sobre la redondez de la tierra, cuyos habitantes son como langostas; El es el que extiende los cielos como una cortina y los despliega como una tienda para morar.
El es el que reduce a la nada a los gobernantes, y hace insignificantes a los jueces de la tierra.
Apenas han sido plantados, apenas han sido sembrados, apenas ha arraigado en la tierra su tallo, cuando El sopla sobre ellos, y se secan, y la tempestad como hojarasca se los lleva.
¿A quién, pues, me haréis semejante para que yo sea su igual?– dice el Santo.
Alzad a lo alto vuestros ojos y ved quién ha creado estos astros:el que hace salir en orden a su ejército, y a todos llama por su nombre. Por la grandeza de su fuerza y la fortaleza de su poder no falta ni uno.
¿Por qué dices, Jacob, y afirmas, Israel: Escondido está mi camino del SEÑOR, y mi derecho pasa inadvertido a mi Dios?
¿Acaso no lo sabes? ¿Es que no lo has oído? El Dios eterno, el SEÑOR, el creador de los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa. Su entendimiento es inescrutable.

La historia de la creación en su contexto histórico.
Es la palabra de Dios dirigida a un grupo de gente rodeada por naciones cuya cosmología es netamente politeísta, así como la mitología derivada de dicho politeísmo.
El contexto no es entre una visión religiosa (la de Israel) y una visión secular (la no israelita). Recuerden que no había Charles Darwin en el mundo antiguo, operando desde presuposiciones no teísticas.
Los autores de la Epica de Gilgamesh y similares, quienquiera que fuesen, no eran individuos humanistas, seculares o agnósticos. En estos mitos el énfasis reside en procreación, no en creación, así como en la genealogía de las deidades (teogonía, otra vez) no en su naturaleza (cosmogonía).
Génesis 1 fue escrita, al menos en parte, como alternativa a la visión prevalente; la preocupación del escritor es teológica e histórica: qué sucedió, por qué sucedió, por tanto…

La progresión de ideas en Génesis 1 es tripartita.
1) El problema identificado en v.2: oscuridad, abismos acuáticos, tierra informe;
2) Días 1-3 son de preparación, atienden a dichos problemas: se separan la luz de las tinieblas (día 1), se separan las aguas que están arriba de las aguas que están debajo (día 2), aparece la tierra seca y la vegetación (día 3);
3) Días 4-6 son de población: lumbreras (día 4), aves y peces (día 5), animales terrestres y el hombre (día 6).

La relación en contenido entre los días 1-3 y 4-5 se refleja en 2:1 Así fueron acabados los cielos y la tierra y todas sus huestes [y toda su vastedad, otra versión]. El punto de esta simetría deliberada, deliciosa, es que la forma es tan importante como el contenido. Ocho actos creativos en 6 días, recuerden que 7 significa totalidad, plenitud.
La Creación apunta a un Dios quien habla, evalúa, delibera, forma, anima, quien regula.
La audiencia reconocería y se identificaría con ese modelo.
Pero la creación apunta también a un Dios que crea en 6 días y reposa en el séptimo.
La audiencia, acostumbrada a su semana de trabajo, se identificaría también con ese modelo.

1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
2Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.

El verso 1 es único. Ninguna otra cosmogonía, de ningún otro pueblo, contiene palabras que siquiera se acerquen a las primeras palabras de la Biblia.
cosmogonía.
(Del gr. κοσμογονία).
1. Relato mítico relativo a los orígenes del mundo.
2. Teoría científica que trata del origen y la evolución del universo.

El v.2 figurativo describe lo que no tiene substancia o realidad, que no está aterrizado (Isaías 41:29 He aquí, todos ellos son falsos; sus obras inútiles, viento y vacuidad sus imágenes fundidas), futilidad.
Jehová Dios no creó un caos (Isaías 45:18 Porque así dice el SEÑOR que creó los cielos (El es el Dios que formó la tierra y la hizo, El la estableció y no la hizo un lugar desolado, sino que la formó para ser habitada):Yo soy el SEÑOR y no hay ningún otro).

Algunos preguntan si el contenido del v.2
– describe algo que apareció después que Dios creó un universo perfecto,
– o si este verso amplía y clarifica la forma de la tierra cuando Dios la creó,
– o si describe la situación antes que Dios empezara la creación introducida en el v.3.

En cuanto a la primera, existe la denominada teoría gap, la cual propone que el v.1 describe la creación original, perfecta, pero que luego ocurrió una catástrofe (¿la caída del ángel de luz?) que provocó el caos y convirtió la tierra en informe y vacía. Así que Dios empezó una segunda creación, de modo que el v.3 en realidad es una re-creación, no la original…

Recordemos Isaías 45:18Dios la estableció y no la hizo un lugar desolado” no dice “y El la estableció para que fuera caos.”
La realidad del verso es una referencia a la situación existente antes de la creación específica, una situación de “sin forma” pero sobre la cual se mueve el Espíritu del Señor. Describe una situación, y si recordamos, los días de la creación siguen un patrón de movimiento de lo general hacia lo particular.

Los días 1,2 y 3 guardan paralelo con 4,5 y 6:

Día 1 creación de la luz Día 4, creación de clases particulares de luz
Día 2 creación de cielos y mares Día 5, creación de aves y peces
Día 3, creación de la tierra seca Día 6, creación de vegetación, animales terrestres y del hombre

 

Y si leemos con cuidado, este mismo movimiento ocurre en el v.2 (generalización) y en vv.3-31 (particularización).

el primer día (1:3-5)
3Y dijo Dios:Sea la luz. Y hubo luz.
4Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.
5Y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y fue la mañana: un día.

Estos tres versos contienen palabras de Dios y palabras del narrador. De hecho, solo hay dos palabras en hebreo dichas por Dios: sea la luz. El resto (introducción de la Deidad, descripción del objeto creado, su valoración, información de actividad subsecuente, nota cronológica) son del narrador.
Este verso nos introduce a una de las frases más comunes de Génesis: y dijo Dios.

¿Contaron cuántas veces se nombra a Dios? 29 en la creación, 35 en total. ¿Por qué? Porque Moisés quiere que entendamos Quien es el sujeto de la historia.

v.4 nos introduce otro concepto fundamental, el de separación. Aquí, separado no quiere decir puesto aparte, sino asignar a cada parte su lugar o esfera de influencia. Asientos en el carro, en la iglesia, y niños.
separar.
(Del lat. separāre).
1. Establecer distancia, o aumentarla, entre algo o alguien y una persona, animal, lugar o cosa que se toman como punto de referencia.
2. Formar grupos homogéneos de cosas que estaban mezcladas con otras.
3. Considerar aisladamente cosas que estaban juntas o fundidas.

En Génesis 1, la obra de Dios es una obra de separación. 5 veces en este capítulo, al parecer con deliberación, recordemos que se trata de una narración compuesta al pueblo judío errante antes de entrar a la Tierra Prometida. He aquí una exhortación sutil a separarse de toda posibilidad de contaminación pagana.
Sin embargo, otros autores piensan que se trata de un contraste, y de separarse de lo que es maligno. Ocurre separación hacia el orden: luz de las tinieblas, aguas que están arriba de las que están debajo, día de la noche, mujer del hombre. En el pecado y la transgresión, la separación es hacia el desorden: hombre y mujer de Dios, hombre de la mujer, hombre del suelo, hombre del jardín.

Observen que la diferencia principal en esta obra de separación hecha por Dios es la valoración de Dios mismo: y vio Dios que… era bueno. ¡La bendición precede a la separación! Es decir que la luz misma era buena, no la creación per se de unidades de tiempo.

el segundo día (1:6-8)
6Entonces dijo Dios: Haya expansión [firmamento] en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.
7E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.
8Y llamó Dios a la expansión cielos. Y fue la tarde y fue la mañana: el segundo día.

En Enuma elish, uno de los mitos babilonios más antiguos, el cielo fue hecho de material preexistente, en específico, de la mitad del cadáver de una diosa pagana. Luego, Marduk -el dios- guardaba y encerraba la diosa para que no se desparramara sobre la tierra
La mitología canaanita le dio mucha atención a este mito y a Baal, quien hacía llover según ellos.

Observen que en el relato bíblico no aparece “y vio Dios que era bueno.” Sin embargo encontramos a Dios nombrando cosas, conceptos de autoridad y de propiedad.

el tercer día (1:9-13)
9Entonces dijo Dios: Júntense en un lugar las aguas que están debajo de los cielos, y que aparezca lo seco. Y fue así.
10Y llamó Dios a lo seco tierra, y al conjunto de las aguas llamó mares. Y vio Dios que era bueno.
11Y dijo Dios: Produzca la tierra vegetación: hierbas que den semilla, y árboles frutales que den fruto sobre la tierra según su género, con su semilla en él. Y fue así.
12Y produjo la tierra vegetación:hierbas que dan semilla según su género, y árboles que dan fruto con su semilla en él, según su género. Y vio Dios que era bueno.
13Y fue la tarde y fue la mañana: el tercer día.

La narración avanza de la categoría de tiempo a la de espacio. Es también la última vez que Dios nombra algo. Continuará creando, pero no les da nombre. Tal responsabilidad la delegará al hombre.
Los versos adelantan de la creación de la tierra a su ornamentación. Este día tiene dos actos: tierra y vegetación; divina separación primero, luego divina cobertura.
La Tierra es el agente a través del cual el plan de Dios media Su poder creativo. La llamada “Naturaleza” no es otra cosa que el poder y la vida de Dios manifestados. No hay razón para idolizarla como “Madre Naturaleza.” Observen que todo se reproducirá “según su género.” Lo que existe, existe por el poder de la palabra creativa divina. Sin embargo, esta misma palabra provee el medio para perpetuarse de diversas especies y órdenes creadas. Ninguno eclipsa al otro.
Al concluir el tercer día, Dios ha añadido color al cosmos: al blanco y negro del primer día ahora hay el azul del cielo y de los mares, verde por igual. Pronto, el amarillo dorado del sol y el rojizo de la piel humana completará este arco iris de colores.

8 actos creativos en 6 días

Día 1: una obra, luz Día 4: una obra, lumbreras
Día 2: una obra, la expansión Día 5: una obra: aves, peces
Día 3: dos obras, tierra y vegetación (indicado por la doble valoración, vv.10,12) Día 6: dos obras, animales terrestres y el hombre (indicado por la doble valoración, vv.25, 31)

el cuarto día (1:14-19)
14Entonces dijo Dios:Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años; 15y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.
16E hizo Dios las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para dominio del día y la lumbrera menor para dominio de la noche; hizo también las estrellas.
17Y Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18y para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.
19Y fue la tarde y fue la mañana: el cuarto día

Para separar el día de la noche, para señalar estaciones y para iluminar la tierra. Son versos completamente anti-paganos (el Zodiaco, astrología y cosas semejantes) (Jeremías 10:2 Así dice el SEÑOR:El camino de las naciones no aprendáis, ni de las señales de los cielos os aterroricéis, aunque las naciones les tengan terror). Sol y Luna eran divinidades de los antiguos pueblos semitas, de modo que utilizar la palabra “lumbreras” es rechazar cualquier intento de adoración, al ignorar el término concreto y utilizar palabras que denoten función.
Vean el orden también: sol, luna, estrellas, anti-pagano por igual.

el quinto día (1:20-23)
20Entonces dijo Dios: Llénense las aguas de multitudes de seres vivientes [criaturas], y vuelen las aves sobre la tierra en la abierta expansión de los cielos.
21Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve, de los cuales están llenas las aguas según su género, y toda ave según su género. Y vio Dios que era bueno.
22Y Dios los bendijo, diciendo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.
23Y fue la tarde y fue la mañana: el quinto día.

El agua no tiene poder de generación espontánea. Solo produce vida si Dios habla.
La palabra hebrea para “criaturas” es nepes, que algunas veces se traduce como “alma.” Pero la connotación se refiere más bien a los apetitos y deseos pasionales de todos los seres vivos (de ahí la traducción de la LBA). La búsqueda de Dios distingue al nepes humano del nepes de los animales (Salmo 42:2-3 Mi alma tiene sed de Dios, del Dios viviente; ¿cuándo vendré y me presentaré delante de Dios? [en el AT el ser humano es un alma, en el NT tiene un alma] Mis lágrimas han sido mi alimento de día y de noche, mientras me dicen todo el día:¿Dónde está tu Dios), (63:2 Así te contemplaba en el santuario, para ver tu poder y tu gloria), (84:3 Aun el ave ha hallado casa, y la golondrina nido para sí donde poner sus polluelos:¡tus altares, oh SEÑOR de los ejércitos, Rey mío y Dios mío!), (119:20, 81 Quebrantada está mi alma anhelando tus ordenanzas en todo tiempo; Mi alma desfallece por tu salvación; en tu palabra espero).

Grandes monstruos marinos alude nuevamente a la mitología circundante, la de los dragones del mar, rivales de los dioses creadores (Leviatán de la cola enrollada; Rahab el arrogante; Tannin el dragón). La poesía hebrea parece adoptar las imágenes pero no la teología pagana (Salmo 104:26 reduce al Leviatán a un pato en la bañera de Dios: Allí surcan las naves, y el Leviatán que hiciste para jugar en él).

Observen que por primera vez Dios habla con alguien (uso de la segunda persona del plural, los). El soliloquio da lugar al monólogo. Pero la bendición precede al mandato. Los recipientes de la primera bendición son peces y aves, la esencia es la capacidad de ser fértiles, de reproducirse a sí mismos según su género.
Todo en la creación recibe el visto bueno (Vo.Bo.) o la inspección de Dios, y sobre eso, bendición.

el sexto día (1:24-31)
24Entonces dijo Dios:Produzca la tierra seres vivientes según su género:ganados, reptiles y bestias de la tierra según su género. Y fue así.
25E hizo Dios las bestias de la tierra según su género, y el ganado según su género, y todo lo que se arrastra sobre la tierra según su género. Y vio Dios que era bueno.
26Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.
27Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
28Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.
29Y dijo Dios: He aquí, yo os he dado toda planta que da semilla que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto os servirá de alimento. 30Y a toda bestia de la tierra, a toda ave de los cielos y a todo lo que se mueve sobre la tierra, y que tiene vida, les he dado toda planta verde para alimento. Y fue así.
31Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y fue la mañana:el sexto día.

La batalla teológica en los días de Moisés no era Trinitarianismo vs. Unitarianismo. La batalla se centra en la creencia en un solo Dios, quien a su vez es no creado, misericordioso y soberano, en contraste con la creencia en múltiples dioses y demonios caprichosos, impredecibles y, a menudo, inmorales. Observen que no hay bendición sobre los animales de la tierra; no tendrán dominio sobre la humanidad. Aves y peces reciben bendición porque habitan en esferas diferentes y no son amenaza para el pueblo.

La palabra “hagamos” ha suscitado incontables panfletos y polémicas. Pero son palabras de realeza, plural de plenitud posiblemente relacionadas al Espíritu mencionado en el v.2 ¿A quién se dirige el Señor? Tal parece que Dios discursa con los ángeles o la corte celestial (1 Reyes 22:19-22; Job 1:6; 2:1; 38:7; y muchos más), lo cual no significa que ellos participasen de la creación.

Selem” es la palabra hebrea traducida como “imagen.” Mientras que las otras criaturas son hechas “según su género”, la expresión “imagen de Dios” únicamente se refiere al ser humano.
Vale la pena señalar características de “hechos a imagen de Dios”:
1. El término “imagen” se refiere a una estatua en su pedestal, sugiriendo que el ser humano es una unidad psicosomática;
2. Una imagen funciona como canal de expresión, no como un retrato (el hombre es representación fiel y adecuada, pero no una copia). Un punto interesante es que a menudo se repite que la Biblia presenta a Dios antropomórficamente (parecido a un ser humano), sin embargo, lo más adecuado es decir que el hombre es teomórfico, hecho semejante a Dios para que Dios pudiera comunicarse con Su pueblo! Dio oídos para oír porque El oye el llanto de los afligidos, ojos para ver porque El ve el esfuerzo de los piadosos (Salmo 98:9 El que hizo el oído, ¿no oye? El que dio forma al ojo, ¿no ve?).
3. Una imagen posee la vida del ser a quien representa;
4. Una imagen representa la presencia de quien es representado;
4. Inseparable a la noción de servir como representante, la imagen funciona como gobernador en lugar de la deidad [¿han visto las oficinas públicas? siempre hay retratos del presidente de turno…].

La frase “imagen de Dios” se encuentra 4 veces en el AT: Génesis 1:26,27; 9:6; I Samuel 6:5, 11. Se sabe que en Egipto y Mesopotamia, el rey o algún otro oficial de alto rango recibían este título de “imagen de Dios.” Pero este nombre no se aplicaba a los trabajadores de los canales o de los templos de entonces (ziggurat). De nuevo, Génesis 1 parece estar usando lenguaje de la realeza para describir al “hombre.” A los ojos de Dios toda la humanidad es realeza.
Porque toda la humanidad está relacionada con Dios, no solo el rey o el alto oficial.
O sea que la Biblia democratiza los conceptos de realeza y exclusividad de las naciones alrededor de Israel.
Creado a imagen de Dios, a su semejanza, para evitar la posibilidad de que el hombre sea visto como réplica exacta. El v.26 no define cuál es la imagen de Dios en el hombre, no le interesa. El verso simplemente hace énfasis en que ser hombre, ser humano, es llevar la imagen de Dios.

Otra cosa más: el hombre es caracterizado por su sexualidad, aquí no se habla de especies según su género, sino que se nombra su sexualidad: varón y hembra los creó. Ambos comparten la imagen de Dios. La sexualidad no es un accidente de la naturaleza, ni es un simple fenómeno biológico. Es un don, un regalo, de Dios.
Ciertamente identidad y función sexual son ajenas a la persona de Dios, sin embargo son parte de Su voluntad para nosotros. Luego entonces la reproducción es una bendición y un regalo de Dios, que no depende para nada de ritos o actividades.

Finalmente, lo que Dios crea también lo preserva. Alimento para todos.
Y todo no solo era bueno, sino bueno en gran manera.

2:1 Así fueron acabados los cielos y la tierra y todas sus huestes.
Constituye el resumen global: el Creador ha ejecutado perfectamente Su voluntad.

el séptimo día: Día de Reposo (Sabbath) (2:2-3)
2Y en el séptimo día completó Dios la obra que había hecho, y reposó en el día séptimo de toda la obra que había hecho.
3Y bendijo Dios el séptimo día y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que El había creado y hecho.

Lo primero que vemos es que a diferencia de los otros días, el número de este día se repite 3 veces, indicativo de su importancia sobre todos los demás.
En los primeros 6 días el espacio fue sometido; en el séptimo día el tiempo es santificado.
Este día es bendito para refrescar la tierra.
Llama a la humanidad a imitar el patrón de trabajo y descanso del Rey, confesando que El es Señor, y apartando este día para El. En este día el hombre deja de someter la tierra.

En el Medio Oriente antiguo eran conocidos los períodos de 7 días, otras culturas distinguían entre días de labor y días de descanso. Israel es el único pueblo, sin embargo, que santifica de manera única el séptimo día para reposo.

El 4to de los 10 Mandamientos en Exodo 20 se apoya en la acción creadora de Dios en 6 días y descanso en el séptimo (vv.8-11): el orden de la creación se halla detrás de la observancia del Sabbath, de modo tal que esta imagen queda estampada en la mente del pueblo como diseño repetido para su santificación.

Este día es la primera cosa en la Torah donde Dios imparte Su santidad y lo aparta para Sí mismo (Exodo 20:11 Porque en seis días hizo el SEÑOR los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, el SEÑOR bendijo el día de reposo y lo santificó).

Jesús enseña que el Día de Reposo fue hecho para el hombre, no el hombre para el Día de Reposo (Marcos 2:27). ¿Qué quiere decir esto? Para empezar no se trata de una simple diferencia de opinión con los fariseos del entorno, en el contexto lo que hay es un choque entre el evangelio del Señor y el legalismo.
Todo el aparataje de estos hombres en realidad aleja al hombre del verdadero evangelio.
¿Qué es legalismo? Consiste en tratar de ganar el favor de Dios a través de nuestra obediencia a un conjunto de leyes y normas. Exalta la ley por encima de la gracia [R.C Sproul].
1) tarde o temprano añadiremos reglas que no están en la Biblia, Tim Keller: querer la seguridad de pulsar los botones correctos. Ahora bien, hay cosas legítimas… el énfasis de la libertad es el amor.
2) le pondremos más atención al aspecto externo que al corazón del mandamiento, porque al final es más fácil trabajar lo externo que el corazón. Colaban mosquitos pero tragaban el camello, no para amplificar la ley sino para hacerla más manejable. ¿Por..? Porque la ley es amar al prójimo!
3) apela al orgullo, consecuencia lógica, porque hacen de sus reglas una ley universal para imponerlas a otros. Una tabla para medir a los demás y además la base de su identidad (un legalista no sabría qué hacer sin ella; define su vida en base a lo que hace o deja de hacer).
Fariseos: la gestapo de la santidad.

Día de Reposo= restauración física y espiritual. Apartar para un tiempo deleitoso con Dios sin los impedimentos del resto de la semana.
restaurar.
(Del lat. restaurāre).
1. Recuperar o recobrar.
2. Reparar, renovar o volver a poner algo en el estado o estimación que antes tenía.
3. Reparar una pintura, escultura, edificio, etc., del deterioro que ha sufrido.

El 4to Mandamiento es el pivote o puerta [janus] entre los tres primeros que conciernen con Dios y los últimos 6 concernientes a la humanidad.
Al cesar del trabajo y comercio económico en el Sabbath, Israel mantiene el día santo -apartado- para el Señor (Exodo 31:12-17; 34:21; Números 15:32-36; Nehemías 10:31; 13:15-22; Jeremías 17:22), práctica diseñada para dar descanso a animales y gente, esclavos y libres.
Sin embargo los sacerdotes ofrecían sacrificios (Números 28:9; Mateo 12:5), circuncidaban niños (Juan 7:22) y marcharon como ejército (Josué 6:3-4).
Si bien en el AT no había un ritual establecido para la observancia del Sabbath, vemos que en el NT se leían y discutían las Escrituras (Marcos 1:21; Lucas 4:16-20; Hechos 13:13-45; 15:21; 17:2).

Observar el diseño semanal de la creación santifica a Israel.
1) Nos recuerda una y otra vez que Dios completó Su obra. Al igual que entonces, El traerá a perfección Su obra en la historia a través de Su pueblo escogido (Isaías 45; Filipenses 1:6; Hebreos 12:2).
2) La observancia del Día de Reposo es confesar de manera regular que tu Dios es Señor de todo. El hizo santo este día para celebrar Su descanso de toda la obra que había hecho (Génesis 2:3). Observar este día es confesar que Jehová es Dios y Señor de señores. Es una expresión de tu compromiso contraído con el Señor. En la creación, Dios ordena jerarquías de gobierno: las lumbreras para el día y la noche (1:18), los seres humanos para gobernar la tierra (1:28), de modo que la observancia del séptimo día recuerda a la imagen de Dios -el hombre- que somos administradores.
3) Jesús, Señor del día de reposo, libera al hombre de la carga de reglas y normas hechas por los rabinos y fariseos. Es un tiempo para sanidad y hacer el bien (Mateo 12:1-14 hambre y espigas; Marcos 2:23-28 el hombre de la mano seca; Juan 5:9-15 el que sanó y cargó la camilla). Algo más: Pablo. en calidad de apóstol del Señor del Día de Reposo, abroga la ley, normas y reglas de la observancia judaica al establecer la preeminencia de la iglesia (Colosenses 2:16-17 Por tanto, que nadie se constituya en vuestro juez con respecto a comida o bebida, o en cuanto a día de fiesta, o luna nueva, o día de reposo; cosas que sólo son sombra de lo que ha de venir, pero el cuerpo pertenece a Cristo): la observancia o no observancia es asunto de conciencia individual, de servicio al Señor, y de fe (Romanos 14:5-23).
abrogar.
(Del lat. abrogāre).
1. Abolir, derogar. Abrogar una ley, un código.

4) El Sabbath es la señal de que Dios separó a Israel e hizo pacto especial de relación con él. En la literatura rabínica, las prácticas de la circuncisión, la comida, y observancia del Sabbath se convirtieron en las marcas distintivas del judaísmo. En el NT los creyentes se reunían el primer día de la semana, el Día del Señor (Apocalipsis 1:10), para partir el pan, leer, enseñar y estudiar la Escritura (Juan 20:1, 19-23; Hechos 20:7; 1 Corintios 16:2). Alguien inclinado a trabajar los 7 días de la semana debiera examinar a qué dios adora, porque Dios es aquél en quien confía tu corazón. Quienes encuentran seguridad y significado en los dioses del dinero, del profesionalismo, hallarán una carga la adoración comunitaria el primer día de la semana.
5) La observancia del Sabbath es un recordatorio de haber sido esclavos en Egipto, de cómo Dios Todopoderoso nos libró de servidumbre y nos dio descanso (Deuteronomio 5:15 “Y acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que el SEÑOR tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido; por lo tanto, el SEÑOR tu Dios te ha ordenado que guardes el día de reposo). Hoy encontramos plenitud en Cristo (Colosenses 2:16-17).
6) En el libro de Hebreos encontramos expresiones concretas del reposo en la escatología de la iglesia (Hebreos 4:1-11). El Día de Reposo nos asegura que, así como Dios entró en Su reposo el séptimo día, así vivimos con la esperanza de nosotros también entrar en el reposo eterno. En el NT, mediante fe en Cristo ya hemos entrado en ese reposo. Observar este día es reconocer que nuestra vida se haya sostenida solo en Dios. Cesamos de trabajar porque sabemos que nuestra esperanza está en el Señor, no en el producto de nuestra labor.
7) Además de ser criaturas de espacio, también somos criaturas de tiempo. Si reflexionamos, luego gastamos tiempo para ganar espacio, pero alcanzar más no significa tener más. El tiempo es el corazón de la existencia. La observancia del Día de Reposo nos permite reconocer y celebrar la significancia del tiempo.

Participar en el reposo de Dios nos da significado a medida que reflexionamos en lo que hemos hecho, y nos permite participar en lo eterno (trascender). Recordemos que las cosas no dan significado a los momentos; es el momento lo que otorga significado a las cosas.

<{{{{<<

 

 

 

x

Apuntes a Génesis I. 1:1

Estándar

“La persona que quiere la práctica sin la teoría por lo general termina con malas teorías que conducen a una mala práctica.” Jen Wilkin.

Nota a nuestros amadas (y amados) lectores, si bien los libros de trabajo que hemos estudiado -Génesis I,II, Santiago- son producto del estudio y dedicación de Jen Wilkin y su maravilloso equipo, les informamos que los apuntes y clases son producto del estudio y dedicación del equipo editorial de este blog, único responsable de los errores que hayamos cometido. Les rogamos de sus oraciones y comprensión, que el Señor nos conceda redimir tiempo y sobre todo que lo escrito sea para alabanza de la gloria de  la gracia en Cristo.

A petición popular iniciamos ahora la colocación de estas apuntes a la primera parte de Génesis, los capítulos 1 al 11 (que debimos haber puesto primero, ni modo). ¡Buen provecho! <{{{{<<

APUNTES A GENESIS I.

El “cristiano” sensual es alguien que vive por los sentimientos más que por su entendimiento de la Palabra de Dios. Cuando experimenta euforia espiritual, es un remolino de actividad divina; cuando está deprimido, es un incompetente espiritual. No busca conocer a Dios: quiere experimentarlo.
Y como en la canción, alegre va por su camino hasta que se encuentra con el dolor de la vida y entonces se desploma. Por lo general termina abrazando algún tipo de “teología de las relaciones” (la más terrible maldición de la cristiandad moderna), en la cual las relaciones personales y la experiencia toman precedencia sobre la Palabra de Dios.

La Biblia está dirigida primordial aunque no exclusivamente a nuestro entendimiento.
El cristianismo es intelectual, no intelectualista. La Escritura está dirigida al intelecto, no a meras conjeturas o racionalismo frío (intelectualismo), está dirigida a una vida de pasión vibrante, donde se manifiestan una y otra vez fuertes sentimientos de gozo, amor y exaltación.
Pero esos sentimientos son una respuesta a lo que entendemos como verdad en nuestra mente [R.C Sproul. Cómo leer e interpretar la Biblia, pp.10-12].

¿Por qué es tan importante ser alfabetizadas en Biblia?
Porque nos protege de caer en el error. Tanto el humanista secular como el falso maestro se apoyan en la ignorancia bíblica de los otros para que sus mensajes echen raíces, y para desgracia nuestra, la iglesia de hoy ha probado ser tierra fértil para dichos mensajes.

Debido a no conocer nuestra Biblia, temblamos ante el más mínimo cuestionamiento de nuestra cosmovisión. Nos come la desilusión y la apatía; y cuando la mujer es cada vez más floja para estudiar Biblia, se afectará todo el mundo en su esfera de influencia. En lugar de ser luz y sal, nuestra contribución será como blanda mantequilla en el mundo que habitamos, indistinguible de aquel mundo que no ha sido tocado por el evangelio.
La casa, la iglesia, la comunidad, el país, necesita con desesperación la influencia de mujeres que saben por qué creen lo que creen, apoyadas en la Escritura, Palabra de Dios.
Necesitamos la influencia de mujeres que aman profunda y activamente el Dios proclamado en la Biblia.

Génesis e Historia

El eje central principal de Génesis -si pudiera resumirse así- es la promesa de Dios, en gracia, de bendecir y reconciliar frente a la maldad y el pecado [V.P Hamilton. The book of Genesis Chapters 1-17 Eerdmans Pub Co. 1990].
En hebreo, el nombre del libro significa “En el Principio” (beresit), siguiendo la norma judía de nombrar según las primeras palabras del primer verso.
Constituye el Libro de los Orígenes: el origen de la creación terrenal, el origen de la humanidad, el origen de instituciones mediante las cuales se perpetuarán las civilizaciones, el origen de una familia especial escogida por Dios como suya y designada como el medio para la bendición del mundo. Y sobre todo ello, Dios mismo. No hay teogonía de Dios en la Escritura, ninguna autobiografía. Porque El es sin principio ni final [desde siempre y para siempre, esto es, eterno].
teogonía.
(Del lat. theogonĭa, y este del gr. θεογονία).
1. Generación de los dioses del paganismo.

Es claro que todos los eventos descritos en Génesis son previos a la época de Moisés. Es interesante que las antiguas historias orientales (por ej. la creación y el diluvio) guardan paralelo con los capítulos 1-11 de este libro, especialmente la Epica de Gilgamesh de Mesopotamia (considerada la primera gran obra literaria), un poema centrado en el hombre y sus obras, pero que habla de un jardín, consejos similares a Eclesiastés y la narración de un diluvio.
Muchas de las historias son consideradas “mitos” (los Vedas hindúes, el libro del Taoísmo, etc.) y los “estudiosos” colocan en la misma categoría estos 11 primeros capítulos de Génesis, como leyendas, no como Historia.

mito
(Del gr. μῦθος).
1. Narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heroico. Con frecuencia interpreta el origen del mundo o grandes acontecimientos de la humanidad.
2. Historia ficticia o personaje literario o artístico que condensa alguna realidad humana de significación universal.
3. Persona o cosa rodeada de extraordinaria estima.
4. Persona o cosa a las que se atribuyen cualidades o excelencias que no tienen, o bien una realidad de la que carecen.

Recordemos que Dios está hablando a un grupo de personas que viven rodeadas de naciones cuya cosmología es politeísta y su mitología deriva de ese politeísmo. Mucho de lo que vemos en Génesis 1 es patentemente anti-pagano.
De modo que lo primero es determinar qué entendemos por Historia.
En palabras sencillas, es el recuento de eventos que el autor cree han sucedido. La etiqueta no hace comentario a si es verdad, imparcial, libre de actividad divina, secuencia cronológica estricta, o si emplea elementos figurativos o imaginarios (algunas veces llamados mitológicos).

historia.
(Del lat. historĭa, y este del gr. ἱστορία).
1. Narración y exposición de los acontecimientos pasados y dignos de memoria, sean públicos o privados.
2. Disciplina que estudia y narra estos sucesos.
3. Obra histórica compuesta por un escritor.
4. Conjunto de los sucesos o hechos políticos, sociales, económicos, culturales, etc., de un pueblo o de una nación.
5. Conjunto de los acontecimientos ocurridos a alguien a lo largo de su vida o en un período de ella.
6. Relación de cualquier aventura o suceso.
1. Conjunto de narraciones históricas contenidas en el Antiguo y el Nuevo Testamento.
1. La de todos los tiempos y pueblos de la Tierra.

De inmediato vemos que Génesis relata eventos sucedidos, actuales, no eventos míticos.
El libro explica a la audiencia judía cómo llegaron sus ancestros a Egipto, la conexión genealógica de Jacob y sus hijos con las antiguas generaciones hasta Adán y Eva. El libro está escrito en prosa narrada, cuya función principal es contar historias, en Génesis toma diversas formas o antologías.
antología.
(Del gr. ἀνθολογία, de ἄνθος, flor, y λέγειν, escoger).
Colección de piezas escogidas de literatura, música, etc.

La Historia de la Creación, a su vez, se describe como prosa exaltada, un estilo diferente al resto del libro, pero cuya historicidad se asume:

Salmo 136:4-9
Al único que hace grandes maravillas, porque para siempre es su misericordia. Al que con sabiduría hizo los cielos, porque para siempre es su misericordia.
Al que extendió la tierra sobre las aguas, porque para siempre es su misericordia.
Al que hizo las grandes lumbreras, porque para siempre es su misericordia: el sol para que reine de día, porque para siempre es su misericordia; la luna y las estrellas para que reinen de noche, porque para siempre es su misericordia.

Génesis provee el registro verdadero de eventos, en armonía con la cosmovisión bíblica.
Esta cosmovisión incluye varias nociones: la noción de Jehová, el Dios de Israel, como el Creador universal de cielos y tierra, quien creó al hombre (la Humanidad) para amarle y conocerle. La noción de que toda la Humanidad cayó por la desobediencia de Adán y Eva; la noción de que Dios escogió a Israel como el vehículo para que la Humanidad recibiera la bendición de conocer al Dios verdadero. Claramente, Génesis hace un recuento histórico.

Es también el contexto para toda la Escritura, el semillero por excelencia: la semilla de la creación, la semilla del pecado, la semilla de la redención y de un salvador, la semilla del origen de Israel, etc.
A medida que la narración procede, aparecen episodios o contingencias que podrían haber tenido un final distinto, sin embargo Dios en Su providencia utiliza las imperfecciones para alcanzar Sus propósitos. La audiencia original habría visto sus circunstancias permeadas con el propósito de Dios, por tanto aprenderían a abrazar sus vidas como un regalo de Dios, para vivir como El dice.

Dios mantiene Sus promesas (el ejemplo de Rebeca y el siervo), los primeros oyentes (lectores) aprenderían a verse a sí mismos bajo el cuidado de Dios como resultado de reflexionar en los sucesos.
De modo que el o los temas literarios principales podemos resumirlos en:
– caracterización de Dios e historia de su interacción con el hombre;
– la pecaminosidad individual y colectiva del hombre y la Humanidad;
– el desarrollo del plan de Dios para redimir a un pueblo a pesar de su necedad;
– la “historia de héroes” como género literario constante;
– caracteres, caracteres y caracteres: la lectura de Génesis nos confronta con historias y personajes inolvidables así como lecciones de sabiduría y necedad que podemos aprender. [ESV Bible].

Autoría Literaria

¿Quién es el genio literario de esta pieza maestra, que, como una fuga de Bach, contrapone patrones de estructura con desarrollo de la trama?

Se atribuyen grandes porciones del contenido del Pentateuco a Moisés.
En el Sinaí, Dios le entregó el gran código legal de los 10 Mandamientos así como el Libro del Pacto (Exodo 20:2 a 23:33; 34:11-26), las Leyes de Culto y el Sagrado Código de Levítico (Levítico 1:1; 27:34).
En el viaje desde Sinaí hasta Moab, el Señor entregó más instrucciones (Números 1:1; 36:13). En Moab, Moisés expuso la ley en tres discursos registrados en Deuteronomio 1:5 a 4:40; 5:1 a 26:19 y 30:2-20, junto con las bendiciones y maldiciones del pacto (Deuteronomio 27 y 28), la canción de Moisés (31:30 a 32:43) y sus últimas palabras (33:1-29).

Jesús y los discípulos asumieron el mismo punto de vista (Mateo 8:4; Lucas 16:31 y 24:27,44; Juan 1:17; Hechos 3:22). Jesús dice que Moisés dio a los judíos la circuncisión (Juan 7:22; cf Hechos 15:1), cuyas regulaciones se dan in extenso en Génesis 17:9-14 (no en Levítico 12:3), lo cual sugiere que Jesús piensa en Moisés como autor de Génesis
[B.K Waltke. Genesis a commentary. Zondervan 2001 pp.22].

Moisés estaba más que calificado para escribir Génesis: educado en la corte de Faraón con acceso ilimitado a los escritos de entonces tuvo oportunidad única de conocer y refutar los mitos de su tiempo, lleno de dones espirituales y llamado directamente por Dios, profeta de Israel, traslada su audiencia a la corte celestial cuando Dios crea el cosmos (Génesis 1) y revela lo que el Todopoderoso piensa, siente e intenta.
El verdadero héroe de Génesis es el Señor, y si las narraciones acerca de El no hubieran sido inspiradas por el Espíritu, luego entonces todo sería ficción.

Autoría Divina

El fundamento de todo conocimiento verdadero de Dios ha de ser la clara comprensión mental de sus perfecciones personales, tal como se revelan en la Biblia. No se puede servir ni adorar a un Dios desconocido, ni depositar nuestra confianza en El. Necesitamos algo más que conocimiento teórico de Dios. El alma solo conoce verdaderamente a Dios cuando se rinde a El; cuando se somete a su autoridad, y cuando Sus preceptos y mandamientos regulan todos los detalles de la vida.

El decreto de Dios es su propósito o determinación respecto a cosas futuras.
Romanos 8:28 Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito.
Efesios 3:11 conforme al propósito eterno que llevó a cabo en Cristo Jesús nuestro Señor,

Observen que la Escritura utiliza el singular porque solo hubo un acto de Su mente infinita. El conocimiento divino no procede gradual o en etapas (Hechos 15:18).
Consideremos ahora algunas de las características de los decretos de Dios:
1) Eternos, es decir nunca dentro del tiempo. Por tanto son ilimitados, infinitos. Dios está en el presente, en el pasado, y en el futuro, nada le es ajeno.
2) Sabios. Los mejores fines posibles, con los medios más apropiados para cumplirlos (Salmo 104:24 ¡Cuán numerosas son tus obras, oh SEÑOR! Con sabiduría las has hecho todas; llena está la tierra de tus posesiones).
3) Libres (Isaías 40:13-14 ¿Quién guió al Espíritu del SEÑOR, o como consejero suyo le enseñó? ¿A quién pidió consejo y quién le dio entendimiento? ¿Quién le instruyó en la senda de la justicia, le enseñó conocimiento, y le mostró el camino de la inteligencia).
4) Absolutos e incondicionales. En todos los casos en que Dios ha decretado un fin, ha decretado también todos los medios para dicho fin.

Junto a la inmutabilidad e inviolabilidad de los decretos de Dios, la Escritura enseña con claridad que el hombre es una criatura responsable de sus acciones, de las cuales ha de rendir cuentas. Y si nuestras ideas reciben su forma de la Palabra de Dios, la afirmación de una enseñanza de ellas no nos llevará a la negación de otra.

1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra…

¿Cómo adentrarnos en este verso?
Isaías 42:5 Así dice Dios el SEÑOR, que crea los cielos y los extiende, que afirma la tierra y lo que de ella brota, que da aliento al pueblo que hay en ella, y espíritu a los que por ella andan:

Isaías 43:1, 7-8
Mas ahora, así dice el SEÑOR tu Creador, oh Jacob, y el que te formó, oh Israel:No temas, porque yo te he redimido, te he llamado por tu nombre; mío eres tú.
7a todo el que es llamado por mi nombre y a quien he creado para mi gloria, a quien he formado y a quien he hecho.  8Sacad al pueblo ciego, aunque tiene ojos, y a los sordos, aunque tienen oídos

Isaías 45:6-12, 18
para que se sepa que desde el nacimiento del sol hasta donde se pone, no hay ninguno fuera de mí.
Yo soy el SEÑOR, y no hay otro; el que forma la luz y crea las tinieblas, el que causa bienestar y crea calamidades, yo soy el SEÑOR, el que hace todo esto. Destilad, oh cielos, desde lo alto, y derramen justicia las nubes; ábrase la tierra y dé fruto la salvación, y brote la justicia con ella.
Yo, el SEÑOR, todo lo he creado. ¡Ay del que contiende con su Hacedor, el tiesto entre los tiestos de tierra! ¿Dirá el barro al alfarero:”Qué haces”? ¿O tu obra dirá:”El no tiene manos”? ¡Ay de aquel que diga al padre:”¿Qué engendras?” O a la mujer:”¿Qué das a luz?” Así dice el SEÑOR, el Santo de Israel y su Hacedor:Preguntadme acerca de las cosas venideras tocante a mis hijos, y dejaréis a mi cuidado la obra de mis manos. Yo hice la tierra y creé al hombre sobre ella. Yo extendí los cielos con mis manos, y di órdenes a todo su ejército.
18Porque así dice el SEÑOR que creó los cielos (El es el Dios que formó la tierra y la hizo, El la estableció y no la hizo un lugar desolado, sino que la formó para ser habitada):Yo soy el SEÑOR y no hay ningún otro.
[A.W. Pink. Los Atributos de Dios. http://www.elcaminoangosto.com].

“En el principio, Dios”
Hubo un tiempo, si podemos llamarlo así, cuando Dios, en la unidad de Su naturaleza (si bien existiendo en tres Personas divinas), habitaba solo.
No había cielo que manifestara Su gloria.
No había tierra que ocupara su atención.
No había ángeles que cantaran sus alabanzas.
Ni universo que se sostuviese por la palabra de Su poder.
No había nada ni nadie, solo Dios. Durante una eternidad pasada: completo, suficiente, satisfecho en sí mismo, no necesitando nada.

Dios no estaba bajo coacción, obligación, ni necesidad alguna de crear. ¿Qué le movió a predestinar a sus elegidos para la alabanza de la gloria de su gracia?
Efesios 1:5 nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad.
¡Dios no sale ganando nada con nosotras, ni siquiera con nuestra adoración!

<{{{{<<

Apuntes a Génesis II. 48:1 al 50:26

Estándar

TEMA XI. MUERTE DE JACOB Y DE JOSE.

De modo que José convierte a los egipcios en esclavos de Faraón mientras que Israel adquiere propiedades y prospera. ¡Vaya contraste con el primer capítulo en Exodo!
Solo la tierra de los sacerdotes egipcios, e Israel (un reino de sacerdotes), escapa a la servidumbre.

Jacob bendice a los hijos de José
48 1Y sucedió que después de estas cosas, le dijeron a José: He aquí, tu padre está enfermo. Y él tomó consigo a sus dos hijos, Manasés y Efraín. 2Cuando se le avisó a Jacob diciendo: He aquí, tu hijo José ha venido a ti, Israel hizo un esfuerzo y se sentó en la cama. 3Entonces Jacob dijo a José: El Dios Todopoderoso se me apareció en Luz, en la tierra de Canaán; me bendijo, 4y me dijo: “He aquí, yo te haré fecundo y te multiplicaré; y haré de ti multitud de pueblos y daré esta tierra a tu descendencia después de ti en posesión perpetua.”
5Ahora pues, tus dos hijos que te nacieron en la tierra de Egipto, antes de que yo viniera a ti a Egipto, míos son; Efraín y Manasés serán míos, como lo son Rubén y Simeón.
6Pero los hijos que has engendrado después de ellos, serán tuyos; serán llamados por el nombre de sus hermanos en su heredad. 7En cuanto a mí, cuando vine de Padán, Raquel se me murió en la tierra de Canaán, en el camino, cuando faltaba todavía cierta distancia para llegar a Efrata, y la sepulté allí en el camino a Efrata, esto es Belén.

José vive fuera de Gosén. Recordemos que es el segundo de Egipto, su lugar está al lado del Faraón. Pensemos en esto, la familia lleva 17 años viviendo en Egipto, significa que José está en los 50 y sus hijos alrededor de los 20 años de edad (borren de su mente la imagen de dos niñitos visitando al abuelito). Jacob estará anciano y débil pero no ha perdido la memoria; hay temas cruciales qué tratar, en especial la herencia de la bendición del pacto.
Lo primero que Jacob hace es maximizar el papel de Dios ¡por fin! (v.3), y acto seguido procede la ceremonia de adoptar a los dos hijos de José (de aproximadamente 20 años de edad) y elevarlos al estatus de hijos de Jacob (o padres de tribus de Israel! Coherederos con sus tíos!). Los jóvenes escuchan el mensaje, quizás por primera vez, recuerden que su madre es la hija de un sacerdote pagano, de modo que el lenguaje de Jacob es muy específico y puntual: estos muchachos han de ser integrados en la nación de Israel. En nuestra familia.

La autoridad de Jacob para hacer esto proviene de las teofanías que personalmente recibió. José nunca experimentó teofanías, no tiene tal autoridad, pero sí conoce lo que es ser elevado: al adoptar los muchachos como hijos, Jacob eleva a José al mismo nivel de Jacob, ahora ambos son patriarcas o padres ancestrales de las tribus de Israel.

8Cuando Israel vio a los hijos de José, dijo: ¿Quiénes son éstos? 9Y José respondió a su padre: Son mis hijos, los que Dios me ha dado aquí. Y él dijo: Acércalos a mí, te ruego, para que yo los bendiga. 10Y los ojos de Israel estaban tan débiles por la vejez que no podía ver. Entonces José se los acercó, y él los besó y los abrazó. 11E Israel dijo a José: Nunca esperaba ver tu rostro, y he aquí, Dios me ha permitido ver también a tus hijos.
12Entonces José los tomó de las [los hizo salir de] rodillas de Jacob, y se inclinó con su rostro en tierra. 13Y José tomó a los dos, a Efraín con la derecha, hacia la izquierda de Israel, y a Manasés con la izquierda, hacia la derecha de Israel, y se los acercó.
14Pero Israel extendió su derecha y la puso sobre la cabeza de Efraín, que era el menor, y su izquierda sobre la cabeza de Manasés, cruzando adrede sus manos, aunque Manasés era el primogénito. 15Y bendijo a José, y dijo:
El Dios delante de quien anduvieron mis padres Abraham e Isaac,
el Dios que ha sido mi pastor toda mi vida hasta este día,
16 
el ángel que me ha rescatado de todo mal,
bendiga a estos muchachos;
y viva en ellos mi nombre,
y el nombre de mis padres Abraham e Isaac;
y crezcan para ser multitud en medio de la tierra.

Jacob no está ciego por completo, la pregunta es más bien de tipo ritual. La primera ceremonia formal fue la adopción y bendición de José, la segunda ceremonia formal es la bendición de los nietos, (Jacob es el único patriarca que se encuentra y relaciona con sus nietos).

El escritor de Génesis no revela razón de por qué Jacob ignora la ley de la primogenitura, Manasés no ha hecho nada para perder su posición y Jacob no ha recibido revelación especial (la ley prohibió tiempo después que un padre “seleccionara” al primogénito Deuteronomio 21:15-17).
La bendición viene siendo un testimonio en sí, la primera parte un testimonio de la primera y segunda generación y de cómo caminaron con Dios. Luego de cómo Dios es su pastor, una metáfora íntima de cómo Dios significa provisión, restauración, protección (primera vez que Dios es señalado como Pastor).
La tercera parte, el Angel, en Génesis aparece en momentos de turbulencia y peligro: Agar en el desierto; Abraham en el sacrificio de Isaac; el sirviente en su largo viaje a otro país; Jacob preparándose a huir de Labán; Jacob frente al prospecto de Esaú. No es sorpresa que ahora Jacob hable del ángel que me ha rescatado de todo mal, es decir, Jehová. Jacob aprendió la realidad de la presencia de Dios a través de la experiencia.
Ahora pide que los muchachos sean protegidos, bendecidos (multiplicados y fértiles), y conocidos como hijos de Jacob.

17Cuando José vio que su padre había puesto su mano derecha sobre la cabeza de Efraín, esto le desagradó; y asió la mano de su padre para cambiarla de la cabeza de Efraín a la cabeza de Manasés. 18Y José dijo a su padre: No sea así, padre mío, pues éste es el primogénito. Pon tu derecha sobre su cabeza.
19Mas su padre rehusó y dijo: Lo sé, hijo mío, lo sé; él también llegará a ser un pueblo, y él también será grande. Sin embargo, su hermano menor será más grande que él, y su descendencia llegará a ser multitud de naciones. 20Y los bendijo aquel día, diciendo:
Por ti bendecirá Israel, diciendo:
Que Dios te haga como Efraín y Manasés.
Así puso a Efraín antes de Manasés.
21Entonces Israel dijo a José: He aquí, yo estoy a punto de morir, pero Dios estará con vosotros y os hará volver a la tierra de vuestros padres. 22Y yo te doy una parte más que a tus hermanos, la cual tomé de mano del amorreo con mi espada y con mi arco.

José sabe muy bien que una vez pronunciada no es posible retirar la bendición. Aún más, no hay nada en la bendición que José pudiera objetar, de hecho Jacob bendijo a los dos por igual.
Su molestia es la aparente contradicción de las manos de Jacob. La respuesta del patriarca tiene su toque de ironía: Isaac bendijo a Jacob sin desearlo (sabía que debía hacerlo, pero su deseo era bendecir a Esaú); Jacob casi ciego sabe y deliberadamente sigue el plan divino no convencional.
La gracia soberana del Señor está por encima de cualquier convencionalismo social humano (Isaías 55:8-9). Abel vs. Caín; Isaac vs. Ismael; Jacob vs. Esaú, Fares vs. Zara, José vs. Rubén, Efraín vs. Manasés. En Génesis, repetidamente hemos visto como Dios escoge al menor, no al mayor, para llevar adelante la herencia familiar (Deuteronomio 33:17).

Profecía de Israel acerca de sus hijos
49 1Entonces Jacob llamó a sus hijos, y dijo: Reuníos para que os haga saber lo que os ha de acontecer en los días venideros.

Juntaos y oíd, hijos de Jacob,
y escuchad a Israel vuestro padre.

Rubén, tú eres mi primogénito,
mi poderío y el principio de mi vigor,
prominente en dignidad y prominente en poder.

Incontrolable [desenfrenado] como el agua, no tendrás preeminencia,
porque subiste a la cama de tu padre,
y la profanaste: él subió a mi lecho.

Simeón y Leví son hermanos;
sus armas instrumentos de violencia.

En su consejo no entre mi alma,
a su asamblea no se una mi gloria,
porque en su ira mataron hombres,
y en su obstinación desjarretaron bueyes.

Maldita su ira porque es feroz;
y su furor porque es cruel.
Los dividiré en Jacob,
y los dispersaré en Israel.

A ti Judá, te alabarán tus hermanos;
tu mano en la cerviz de tus enemigos;
se inclinarán a ti los hijos de tu padre.

Cachorro de león es Judá;
de la presa, hijo mío, has subido.
Se agazapa, se echa como león,
o como leona, ¿quién lo despertará?
10 
El cetro no se apartará de Judá,
ni la vara de gobernante de entre sus pies,
hasta que venga Siloh[él venga a Siloh],
y a él sea dada la obediencia de los pueblos.
11 
El ata a la vid su pollino,
y a la mejor cepa el hijo de su asna;
él lava en vino sus vestiduras,
y en la sangre de las uvas su manto.
12 
Sus ojos están apagados por el vino,
y sus dientes blancos por la leche.
13 
Zabulón habitará a la orilla del mar;
y él será puerto para naves,
y su límite será hasta Sidón.
14 
Isacar es un asno fuerte,
echado entre los apriscos [alforjas].
15 
Al ver que el lugar de reposo era bueno
y que la tierra era agradable,
inclinó su hombro para cargar,
y llegó a ser esclavo en trabajos forzados.
16 
Dan juzgará a su pueblo,
como una de las tribus de Israel.
17 
Sea Dan serpiente junto al camino,
víbora junto al sendero,
que muerde los jarretes [talones] del caballo,
y cae su jinete hacia atrás.
18 
¡Tu salvación espero, oh Señor!
19 
A Gad salteadores lo asaltarán,
mas él asaltará su retaguardia [talón].
20 
En cuanto a Aser, su alimento será sustancioso [grasoso],
y él dará manjares de rey.
21 
Neftalí es una cierva en libertad,
que pronuncia palabras hermosas.
22 
Rama fecunda es José,
rama fecunda [hijo fecundo] junto a un manantial;
sus vástagos [hijas] se extienden sobre el muro.
23 
Los arqueros lo atacaron con furor,
lo asaetearon y lo hostigaron;
24 
pero su arco permaneció firme
y sus brazos fueron ágiles
por las manos del Poderoso de Jacob
(de allí es el Pastor, la Roca de Israel),
25 
por el Dios de tu padre que te ayuda,
y por el Todopoderoso [Shaddai] que te bendice
con bendiciones de los cielos de arriba,
bendiciones del abismo que está abajo,
bendiciones de los pechos y del seno materno.
26 
Las bendiciones de tu padre
han sobrepasado las bendiciones de mis antepasados
hasta el límite de los collados eternos;
sean ellas sobre la cabeza de José,
y sobre la cabeza del consagrado [distinguido] de entre tus hermanos.
27 
Benjamín es lobo rapaz [que despedaza];
de mañana devora la presa,
y a la tarde reparte los despojos.

Paradójicamente, lo que el escritor denomina como “bendiciones” más bien llegan a ser “anti-bendiciones” en el caso de Rubén, Simeón y Leví. Sin embargo, históricamente a final de cuentas Jacob salva al pueblo de Israel de un liderazgo equivocado, por tanto vuelven a ser “bendiciones.”
Jacob sigue un cierto orden y es evidente que ciertos temas del pasado vuelven cual fantasmas otra vez. Lo que está a punto de compartir es profecía inspirada sobre el destino de cada cual, extendible a la tribu que emane de cada hijo.
Rubén: Privilegio y rendición de cuentas. La enseñanza es clara, la conducta de un individuo afecta el destino de sus descendientes (Exodo 20:5). No hay profeta, juez, sacerdote o rey descendiente de Rubén.
Pero la promesa obra también en sentido positivo (Génesis 22:18; 26:4-5) y en la historia de Sodoma y Gomorra, donde un núcleo de justos garantizaría la supervivencia de una ciudad.
Simeón y Leví: el mismo principio sobre la conducta de una generación afectando las circunstancias de la siguiente. Eventual, la tribu de Simeón fue absorbida por la de Judá y los levitas nunca tuvieron territorio propio sino que fueron dispersos entre las demás tribus. Ahora bien, tiempo después Dios redimió la ferocidad levita (Exodo 32:25-29; Números 25:7-14).
Judá: se le otorga posición más honorable entre ellos, por los mismos hermanos, debido a sus resultados y a su carácter. Aunque esté reposando nadie osa penetrar en el territorio del león, tan poderoso es.
Zabulón: fue una de las dos tribus más alabadas en la lucha de Débora contra ls canaanitas; junto con Dan y Aser fueron de estirpe marina, más parecidos a los fenicios y filisteos que a los hebreos de tierra adentro. Si bien Jesús es de la tribu de Judá, su residencia en Nazaret lo acerca más a Zabulón (la orilla del mar de Galilea), además de su interés por los barcos y la pesca.
Isacar: algunos interpretan como un grupo que busca la comodidad por encima de cualquier otra cosa, y por ende pierde su independencia. El viejo pecado de Adán y Eva: la mujer vió que era bueno para comer. Los de Isacar vieron que era bueno para descansar. Pero bien puede ser que Jacob predice un modus vivendi donde no temen asumir tareas que requieran fuerza física.
Dan: sugiere que aunque pequeño, sería muy capaz de valerse por sí mismo, incluso de inducir pánico en un animal grande como un caballo.
Gad: sinónimo de guerra de guerrillas.
Aser: la tribu feliz, prosperidad agrícola.
Neftalí: poco se sabe de ellos.
José: el hijo favorito. Fecundo, bendecido por su familia y por los egipcios, Dios en el centro de sus pensamientos, Dios su sostén en todo tiempo, y ahora Jacob expresa lo que José ha sabido: fue Dios quien lo envió a Egipto, fue Dios quien lo puso en la casa de Faraón, fue Dios quien ha hecho todas estas cosas. Finalmente Jacob puede ver la mente de José. Y vemos también una profecía sobre Cristo.
Benjamín: el que más hijos tiene, esta tribu se convertirá en depredadora.
28Todas estas son las doce tribus de Israel, y esto es lo que les dijo su padre cuando los bendijo. A cada uno lo bendijo con la bendición que le correspondía.
29Después les ordenó y les dijo: Voy a ser reunido a mi pueblo; sepultadme con mis padres en la cueva que está en el campo de Efrón hitita, 30en la cueva que está en el campo de Macpela, que está frente a Mamre, en la tierra de Canaán, la cual Abraham compró juntamente con el campo de Efrón hitita, para posesión de una sepultura. 31Allí sepultaron a Abraham y a su mujer Sara; allí sepultaron a Isaac y a su mujer Rebeca, y allí sepulté yo a Lea.
32El campo y la cueva que hay en él, fueron comprados de los hijos de Het.
33Cuando Jacob terminó de encargar estas cosas a sus hijos, recogió sus pies en la cama y expiró, y fue reunido a su pueblo [sus parientes].

Por favor noten quiénes están sepultados en Macpela: Abraham, Sara, Isaac, Rebeca, y Lea. Lea. Lea finalmente se queda con el hombre (Raquel fue sepultada alrededor de Belén) y es a través de Judá -hijo de Lea- que continuará la bendición.
De nuevo esta hermosa imagen de los últimos siendo primeros.
Jacob escogió a Raquel. Dios escogió a Lea.

Noten además que al final Jacob muere con honor, expira con la palabra de Dios en su boca y con la visión de Dios a la vista. Y ojo, el verbo empleado no es “morir” sino “expirar” porque el énfasis no es la muerte sino en que fue reunido a su pueblo.

Sepultura de Jacob
50 1José se echó sobre el rostro de su padre, lloró sobre él y lo besó. 2Y ordenó José a sus siervos médicos que embalsamaran a su padre; y los médicos embalsamaron a Israel. 3Y se requerían cuarenta días para ello, porque este es el tiempo requerido para el embalsamamiento. Y los egipcios lo lloraron setenta días.
4Y cuando pasaron los días de luto por él, habló José a la casa de Faraón, diciendo: Si he hallado ahora gracia ante vuestros ojos, os ruego que habléis a Faraón, diciendo: 5“Mi padre me hizo jurar, diciendo: ‘He aquí, voy a morir; en el sepulcro que cavé para mí en la tierra de Canaán, allí me sepultarás.’ Ahora pues, te ruego que me permitas ir a sepultar a mi padre, y luego volveré.” 6Y Faraón dijo: Sube y sepulta a tu padre como él te hizo jurar.

Los hebreos no embalsamaban sus muertos, no tenían esa creencia; más bien insistían en enterrarlos lo más pronto posible (incluso hoy lo hacen en las primeras 24 hrs) porque era muy importante que tuvieran reposo apropiado en la tumba hasta la resurrección.
José embalsama a su padre por dignidad y preparar su cuerpo al prolongado viaje a la Tierra Prometida, la esperanza de Israel.
Piensen en la provisión de Dios aquí. Jacob quiere ser enterrado en Canaán y vive en el único lugar que sabe cómo preservar cuerpos. ¿Ven la providencia?

40 días para embalsamar, 70 días de luto, la nación entera llora al padre de su salvador hebreo. Luego Jacob es honrado en la muerte por el mismo Faraón.

7Entonces José subió a sepultar a su padre, y con él subieron todos los siervos de Faraón, los ancianos de su casa y todos los ancianos de la tierra de Egipto, 8y toda la casa de José, y sus hermanos, y la casa de su padre; sólo dejaron a sus pequeños, sus ovejas y sus vacas en la tierra de Gosén. 9Subieron también con él carros y jinetes; y era un cortejo muy grande. 10Cuando llegaron hasta la era de Atad, que está al otro lado del Jordán, hicieron allí duelo con una grande y dolorosa lamentación; y José guardó siete días de duelo por su padre.
11Y cuando los habitantes de la tierra, los cananeos, vieron el duelo de la era de Atad, dijeron: Este es un duelo doloroso de los egipcios. Por eso llamaron al lugar Abel-mizraim [la pradera, duelo de Egipto], el cual está al otro lado del Jordán. 12Sus hijos, pues, hicieron con él tal como les había mandado; 13pues sus hijos lo llevaron a la tierra de Canaán, y lo sepultaron en la cueva del campo de Macpela, frente a Mamre, la cual Abraham había comprado de Efrón hitita, junto con el campo para posesión de una sepultura. 14Y después de sepultar a su padre, José regresó a Egipto, él y sus hermanos, y todos los que habían subido con él para sepultar a su padre.

El tamaño del cortejo es majestuoso, digno de un rey. José, los oficiales de Faraón, los oficiales de su casa, los dignatarios egipcios de la corte, la familia cercana, la familia de su padre, carros, jinetes…

Muerte de José
15Al ver los hermanos de José que su padre había muerto, dijeron: Quizá José guarde rencor contra nosotros, y de cierto nos devuelva todo el mal que le hicimos.
16Entonces enviaron un mensaje a José, diciendo: Tu padre mandó antes de morir, diciendo: 17“Así diréis a José: ‘Te ruego que perdones la maldad de tus hermanos y su pecado, porque ellos te trataron mal.’” Y ahora, te rogamos que perdones la maldad de los siervos del Dios de tu padre. Y José lloró cuando le hablaron.
18Entonces sus hermanos vinieron también y se postraron delante de él, y dijeron:
He aquí, somos tus siervos.
19Pero José les dijo: No temáis, ¿acaso estoy yo en lugar de Dios? 20Vosotros pensasteis hacerme mal, pero Dios lo tornó en bien para que sucediera como vemos hoy, y se preservara la vida de mucha gente.
21Ahora pues, no temáis; yo proveeré para vosotros y para vuestros hijos. Y los consoló y les habló cariñosamente.

Pero ahora los hermanos se preocupan, quizás el perdón de José era condicional, quizás fue solo para honrar a su padre y ahora que ya no está, bueno…
Los hermanos deciden enviar una comunicación prefabricada, ¡tratan a José como Dios, otorgándole derecho a perdonar! José llora. ¿Por qué llora?
Cuando los hermanos conocen la reacción de José entonces vienen en persona a ofrecerse como esclavos…
José rechaza jugar a Dios y les asegura que no tiene nada en su contra sino que Dios tornó su maldad para algo bueno. Además “yo seré guarda de ustedes” no como Caín.

José lloró por su padre y luego llora por sus hermanos quienes después de 17 años de experimentar la gentileza y perdón de su hermano todavía no creen que sea cierto y piensan en represalia. No han entendido lo que es el perdón y buscan maneras de cubrir sus culpas.
represalia
Del lat. mediev. reprensalia.
1. Respuesta de castigo o venganza por alguna agresión u ofensa.
2. Retención de los bienes de una colectividad con la cual se está en conflicto, o de sus individuos.
3. Medida o trato de rigor que, sin llegar a ruptura violenta de relaciones, adopta un Estado contra otro para responder a actos o determinaciones adversos de este.

La Escritura enseña que “el perfecto amor echa fuera el temor” pero los hermanos ni siquiera pueden ver el amor debido al peso de su culpa. José no presume estar en el lugar de Dios, solo Dios es quien administra justicia, solo Dios es quien obra lo justo.

Amadas, ¿cuántas podríamos decir como José “acaso estoy yo en lugar de Dios”? La respuesta a esta pregunta clave podría establecer el curso de nuestra vida.
A manera de ejercicio contrasten las vidas de Jacob y José y vean cómo contestaron esa preguntaron cada cual. ¿Acaso estoy yo en lugar de Dios [puedo confiar en Dios]?

22Y José se quedó en Egipto, él y la casa de su padre; y vivió José ciento diez años.
23Y vio José la tercera generación de los hijos de Efraín; también los hijos de Maquir, hijo de Manasés, nacieron sobre las rodillas de José.
24Y José dijo a sus hermanos: Yo voy a morir, pero Dios ciertamente os cuidará y os hará subir de esta tierra a la tierra que El prometió en juramento a Abraham, a Isaac y a Jacob. 25Luego José hizo jurar a los hijos de Israel, diciendo: Dios ciertamente os cuidará, y llevaréis mis huesos de aquí. 26Y murió José a la edad de ciento diez años; y lo embalsamaron y lo pusieron en un ataúd en Egipto.

El final de Génesis es el inicio. 430 años después, 2.5 millones de israelitas abandonaron Egipto. Alrededor del 50% de la población de Egipto de aquella época.
La promesa dada a Abraham una realidad, y contando.

¿Podemos confiar en Dios? Totalmente.

Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan grande nube de testigos, gente de la cual el mundo no era digno… Abraham, Isaac, Jacob, José, Agar, Sara, Tamar, Raquel, Lea, Abel, todos ellos, testigos de la fidelidad de Dios, testigos de la carrera que tenemos por delante, despojémonos de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos, puestos los ojos en Jesús, autor y consumador de la fe.

Vuelve y lee los comienzos: del pacto, la salvación, el evangelio, el sacrificio, el tiempo, el hombre, el pecado, tantos inicios en este libro, pero la pregunta principal del Libro de los Inicios es ¿qué ha iniciado en ti?

Según Hebreos, iniciar una revolución profunda, una fe arraigada y ferviente. De tu fe.
Y esta promesa: que Jesús, el autor y consumador de la fe, completará lo que ha iniciado en ti a medida que buscas primeramente el reino de Dios y su justicia, el testimonio de Su fidelidad de cara a la infidelidad humana y en ocasiones también frente a la fidelidad humana.

¿Que si podemos confiar en Dios? Totalmente.

Hebreos 11 Génesis
v.1-2 lo que hemos estudiado
v.3 Cap.1
v.4 Cap.4
v.5-6 Cap.5
v.7 Cap.6
v.8-10 Cap.12
v.11 Cap.21
v.17 Cap.22
v.18 Cap.27
v.20 Cap.47
v.22 Cap.50
v.38-39-40

 <{{{{<<

 

Apuntes a Génesis, 45:16 a 47:31

Estándar

TEMA X. JOSE GOBIERNA EGIPTO. Génesis 42 al 47
Génesis 45:16 a 47:31

16Cuando se oyó la noticia en la casa de Faraón, de que los hermanos de José habían venido, le agradó a Faraón y a sus siervos. 17Entonces Faraón dijo a José: Di a tus hermanos: “Haced esto: cargad vuestras bestias e id a la tierra de Canaán; 18y tomad a vuestro padre y a vuestras familias y venid a mí y yo os daré lo mejor de la tierra de Egipto, y comeréis de la abundancia de la tierra.”
19Y a ti se te ordena decirles: “Haced esto: tomad carretas de la tierra de Egipto para vuestros pequeños y para vuestras mujeres, y traed a vuestro padre y venid. 20“Y no os preocupéis por vuestras posesiones personales, pues lo mejor de toda la tierra de Egipto es vuestro.”

Noten el deleite del Faraón al proveer autorización real a las palabras previas de José. ¿Por qué no? ¿Acaso no era un pequeño favor comparado con la salvación que este hombre había provisto a la nación?
Noten que Faraón hace mención de todos: incluso tus pequeños y tus mujeres, algo que ni el mismo José había hecho. El escritor de Génesis resalta la gratitud de este Faraón: ‘lo mejor de toda la tierra de Egipto es vuestro.” “Haced esto.”

21Y así lo hicieron los hijos de Israel; y José les dio carretas conforme a la orden de Faraón, y les dio provisiones para el camino. 22A todos ellos les dio mudas de ropa, pero a Benjamín le dio trescientas piezas de plata y cinco mudas de ropa. 23Y a su padre le envió lo siguiente: diez asnos cargados de lo mejor de Egipto, y diez asnas cargadas de grano, de pan y de alimentos para su padre en el camino. 24Luego despidió a sus hermanos, y cuando se iban les dijo: No riñáis en el camino. 25Y subieron de Egipto y vinieron a la tierra de Canaán, a su padre Jacob. 26Y le informaron, diciendo: José vive todavía, y es gobernante en toda la tierra de Egipto. Pero él se quedó atónito [su corazón languideció] porque no les podía creer.
27Pero cuando ellos le contaron todas las cosas [palabras] que José les había dicho, y cuando vio las carretas que José había enviado para llevarlo, el espíritu de su padre Jacob revivió.
28Entonces Israel dijo: Basta, mi hijo José vive todavía. Iré y lo veré antes que yo muera.

La brillante estrategia de José, retener su conocimiento en orden de probar y disciplinar a los hermanos, fue hecha de tal manera que incluso la audiencia -nosotros- dudamos de sus motivaciones. Noten cómo fue transformándose el sentido de grupo entre los hermanos, en lugar de agredir al hijo de Raquel (José) ahora se agrupan alrededor en su defensa (Benjamín); en lugar de continuar fríos e indiferentes con su padre, ahora son compasivos y generosos.
En el primer viaje, hace prisionero a Simeón para lograr que traigan a Benjamín. Pero al colocar el dinero en cada saco, literalmente José les ofrece la elección de regresar el dinero y garantizar la liberación del hermano, o quedarse con el dinero y dejar preso al otro.
En el segundo viaje, el mayordomo libera a Simeón después que los hermanos regresan el dinero (43:23). José vuelve a ponerlos a prueba al otorgar trato preferencial a Benjamín, pero los hermanos comen y beben con toda libertad, sin envidia.
En la tercera prueba, la prueba de lealtad final hacia un hermano necesitado. Benjamín aparece como culpable del robo de la copa de plata. Tanto José como su mayordomo aconsejan a los otros partir a Canaán e impedir que el resto de la familia sufra. Pero entonces Judá se ofrece como esclavo permanente en lugar de su hermano.

En retrospectiva es evidente que el duro trato de José sirvió para disciplinarlos y probarlos, no para ventilar venganza. Fue una misericordia severa, pero a través de ella confiesan su pecado y renuncian a sus malos caminos.
Confesar significa dar gloria a Dios al reconocer mi pecado y reconocer el derecho de Dios a castigarlo. A través de Judá, los hermanos reconocen su culpa corporativa (44:16) dando gloria a Dios. El clamor por Benjamín demuestra cuán sincera es su renuncia al agravio cometido.

Cuando se identifica como el hermano perdido de inmediato les asegura su buena voluntad aunque al final del libro los hermanos todavía cuestionan si es verdad.

Judá emerge como el líder indiscutible. Rubén ofreció la vida de sus hijos de manera cobarde y tonta; Judá pone su propia vida para garantizar la seguridad de Benjamín. El discurso de Judá a Jacob es respetuoso, sobrio, al punto, de tal modo que Jacob no tiene otro remedio que acceder ante la fuerza del argumento y deja ir a Benjamín.
El discurso de Judá ante José está lleno de verdad, proveniente del corazón de tal modo que capacita a José a desenmascarar su identidad, eliminar su disfraz egipcio y abrazar a sus hermanos.

Ambos, Judá y José prefiguran a Cristo.
En Egipto, todo el episodio gira acerca de la hospitalidad: otorgando lo mejor de la tierra y de su propiedad a una familia hambrienta y necesitada. La repetición de lo que se otorga e invitaciones hechas nos asegura que el Faraón y su PM satisfacer cada necesidad y alentarán la familia a emigrar.

46 1Y partió Israel con todo lo que tenía y llegó a Beerseba, y ofreció sacrificios al Dios de su padre Isaac.
2Y Dios habló a Israel en una visión nocturna, y dijo: Jacob, Jacob. Y él respondió: Heme aquí. 3Y El dijo: Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas descender a Egipto, porque allí te haré una gran nación. 4Yo descenderé contigo a Egipto, y ciertamente, yo también te haré volver; y José cerrará tus ojos.
5Entonces Jacob partió de Beerseba; y los hijos de Israel llevaron a su padre Jacob, y a sus pequeños y a sus mujeres, en las carretas que Faraón había enviado para llevarlo.
6Y tomaron sus ganados y los bienes que habían acumulado en la tierra de Canaán y vinieron a Egipto, Jacob y toda su descendencia con él: 7sus hijos y sus nietos con él, sus hijas y sus nietas; a toda su descendencia trajo consigo a Egipto.

Llegando a Beerseba Jacob ofrece sacrificios al Señor, designado aquí como el Dios de tu padre Isaac. Es interesante que el acto de adoración precede a la visión; es una expresión espontánea de gratitud por parte de Jacob.
No temas…” El Señor se identifica primero, le proporciona seguridad sobre un tema específico y le revela promesa. Pero entre líneas le dice que su viaje no es transitorio, si allí crecerás como nación pues… Por otra parte morirás ahí.
Jacob es la raíz de la nación a formar en la relativamente apartada región de Gosén, es decir fuera de las influencias que de otra manera pondrían en peligro su identidad.

8Estos son los nombres de los hijos de Israel, Jacob y sus hijos, que fueron a Egipto: Rubén, primogénito de Jacob.
9Los hijos de Rubén: Hanoc, Falú, Hezrón y Carmi.
10Los hijos de Simeón: Jemuel, Jamín, Ohad, Jaquín, Zohar y Saúl, hijo de la cananea. 11Los hijos de Leví: Gersón, Coat y Merari.
12Los hijos de Judá: Er, Onán, Sela, Fares y Zara (pero Er y Onán murieron en la tierra de Canaán). Y los hijos de Fares fueron Hezrón y Hamul.
13Los hijos de Isacar: Tola, Fúa, Job y Simrón.
14Los hijos de Zabulón: Sered, Elón y Jahleel.
15Estos son los hijos de Lea, los que le dio a luz a Jacob en Padán-aram, y además su hija Dina; todos sus hijos y sus hijas eran treinta y tres.
16Los hijos de Gad: Zifión, Hagui, Suni, Ezbón, Eri, Arodi y Areli.
17Los hijos de Aser: Imna, Isúa, Isúi, Bería y Sera, hermana de ellos. Y los hijos de Bería: Heber y Malquiel.
18Estos son los hijos de Zilpa, a quien Labán dio a su hija Lea, y que le dio a luz a Jacob estas dieciséis personas.
19Los hijos de Raquel, mujer de Jacob: José y Benjamín. 20Y a José, en la tierra de Egipto le nacieron Manasés y Efraín, los cuales le dio a luz Asenat, hija de Potifera, sacerdote de On. 21Los hijos de Benjamín: Bela, Bequer, Asbel, Gera, Naamán, Ehi, Ros, Mupim, Hupim y Ard. 22Estos son los hijos de Raquel, que le nacieron a Jacob; catorce personas en total. 23Los hijos de Dan: Husim. 24Los hijos de Neftalí: Jahzeel, Guni, Jezer y Silem.
25Estos son los hijos de Bilha, a quien Labán dio a su hija Raquel, y que ella le dio a luz a Jacob; en total siete personas.
26Todas las personas de la familia de Jacob, que vinieron a Egipto, descendientes directos suyos, no incluyendo las mujeres de los hijos de Jacob, eran en total sesenta y seis personas. 27Y los hijos de José, que le nacieron en Egipto, eran dos: todas las personas de la casa de Jacob que vinieron a Egipto, eran setenta.

HIJOS DE LEA:
Rubén y 4 hijos………….. 5
Simeón y 6 hijos………… 7
Leví y 3 hijos……………. 4
Judá, 3 hijos, 2 nietos…. 6
Isacar y 4 hijos…………. 5
Zabulón y 3 hijos………. 4
Dina……………………… 1
Jacob……………………. 1
subtotal…………. 33

HIJOS DE ZILPA:
Gad y 7 hijos…… 8
Aser, 4 hijos, 1 hija, 2 nietos… 8
subtotal….. 16

HIJOS DE RAQUEL:
José y 2 hijos…….….. 3
Benjamín y 10 hijos.…11
subtotal….. 14

HIJOS DE BILHA:
Dan y 1 hijo…….. 2
Neftalí y 4 hijos….5
subtotal….7

SUMA TOTAL: 70

71 en realidad, pues Dios iba con ellos.

28Y Jacob envió a Judá delante de sí a José, para indicar delante de él el camino a Gosén; y llegaron a la tierra de Gosén. 29Y José unció su carro y subió a Gosén para ir al encuentro de su padre Israel; y apenas lo vio, se echó sobre su cuello y lloró largamente sobre su cuello. 30Entonces Israel dijo a José: Ahora ya puedo morir, después que he visto tu rostro y sé que todavía vives.
31Y José dijo a sus hermanos y a la familia de su padre: Subiré y lo haré saber a Faraón, y le diré: “Mis hermanos y la familia de mi padre, que estaban en la tierra de Canaán, han venido a mí; 32y los hombres son pastores de ovejas, pues son hombres de ganado; y han traído sus ovejas y sus vacas, y todo lo que tienen.”
33Y sucederá que cuando Faraón os llame y os diga: “¿Cuál es vuestra ocupación?”, 34vosotros responderéis: “Tus siervos han sido hombres de ganado desde su juventud hasta ahora, tanto nosotros como nuestros padres”, a fin de que habitéis en la tierra de Gosén; porque para los egipcios todo pastor de ovejas es una abominación.

José claramente ansioso por ver a su padre no espera a que llegue, va a su encuentro, como Jesús en la parábola de los dos hijos (Lucas 15:20). Jacob, Israel ahora, nos recuerda el encuentro de Simón en el templo, sin embargo vivirá 17 años más luego de este reencuentro feliz.
Posterior, José prepara a su familia para el encuentro con Faraón, anticipa posibles preguntas y les ofrece posibles respuestas, auto designándose como siervos, ganaderos por generaciones.
José alienta a su familia hacia la honestidad, con inteligencia.

47 1Entonces José vino e informó a Faraón, y dijo: Mi padre y mis hermanos, con sus ovejas, sus vacas y todo lo que tienen, han venido de la tierra de Canaán; y he aquí, están en la tierra de Gosén. 2Y tomó cinco hombres de entre sus hermanos, y los presentó delante de Faraón. 3Entonces Faraón dijo a sus hermanos: ¿Cuál es vuestra ocupación? Y ellos respondieron a Faraón: Tus siervos son pastores de ovejas, tanto nosotros como nuestros padres. 4Dijeron también a Faraón: Hemos venido a residir en esta tierra, porque no hay pasto para los rebaños de tus siervos, pues el hambre es severa en la tierra de Canaán. Ahora pues, permite que tus siervos habiten en la tierra de Gosén.
5Y Faraón dijo a José: Tu padre y tus hermanos han venido a ti; 6la tierra de Egipto está a tu disposición. En lo mejor de la tierra haz habitar a tu padre y a tus hermanos; que habiten en la tierra de Gosén, y si sabes que hay hombres capaces entre ellos, ponlos a cargo de mi ganado.

¡Cuán correcto estaba José en su suposición! El Faraón inicia la conversación con una pregunta. Escoge cinco de sus hermanos, no sabemos quienes, pero noten sus respuestas: medalaganarias a la máxima expresión. Pastores de ovejas (sabiendo que el término era abominación), venido a residir (porque no teníamos otra opción), queremos ser jefes (de tu ganado en Gosén; la terminología sugiere que lo mejor del ganado egipcio pastaba en Gosén). Ni siquiera mencionan a José, o la invitación de su hermano, o del mismo Faraón.
Nos trajo la necesidad.
¡Y Faraón consiente! Este hombre fue magnánimo. Evidencia de su benignidad hacia José.

7José trajo a su padre Jacob y lo presentó a Faraón; y Jacob bendijo a Faraón. 8Y Faraón dijo a Jacob: ¿Cuántos años tienes? 9Entonces Jacob respondió a Faraón: Los años de mi peregrinación son ciento treinta años; pocos y malos han sido los años de mi vida, y no han alcanzado a los años que mis padres vivieron en los días de su peregrinación. 10Y Jacob bendijo a Faraón, y salió de su presencia.
11Así, pues, José estableció allí a su padre y a sus hermanos, y les dio posesión en la tierra de Egipto, en lo mejor de la tierra, en la tierra de Ramsés, como Faraón había mandado. 12Y proveyó José de alimentos a su padre, a sus hermanos y a toda la casa de su padre, según el número de sus hijos.

Faraón ha enriquecido la familia de Jacob. La respuesta apropiada es bendecir a Faraón. He aquí uno de los pocos pasajes en Génesis donde tanto el sujeto como el objeto de la bendición son seres humanos.
Faraón no pregunta la ocupación de Jacob, sino su edad, quizás le pareció muy viejo.
Lo interesante es la respuesta de Jacob, ha vivido 130 años y vivirá 17 más, en total 147. ¿Pocos y malos? Es verdad que Isaac vivió 180 y Abraham 175, pero…!
Sin embargo Jacob habla de “peregrinación” y además provee información no solicitada: un resumen autobiográfico de su vida, justo la clase de información que un extraño no comparte y mucho menos delante de un Faraón.

La Escritura no revela comentario alguno. Jacob bendice otra vez al Faraón y sale, como si Jacob hubiera terminado la conversación, junto con los cinco hijos acompañantes.
José establece a la familia en la tierra de Ramsés (Exodo 1:11; 12:37; Números 33:3,5), al noreste del Nilo. Ramsés = Re la creó.

13No había alimento en toda la tierra, de modo que el hambre era muy severa, y la tierra de Egipto y la tierra de Canaán languidecían a causa del hambre. 14Y José recogió todo el dinero que había en la tierra de Egipto y en la tierra de Canaán a cambio del grano que le compraban, y José trajo el dinero a la casa de Faraón.
15Cuando se acabó el dinero en la tierra de Egipto y en la tierra de Canaán, todos los egipcios vinieron a José, diciendo: Danos alimento, pues ¿por qué hemos de morir delante de ti?, ya que nuestro dinero se ha acabado.
16Entonces José dijo: Entregad vuestros ganados y yo os daré pan por vuestros ganados, puesto que vuestro dinero se ha acabado. 17Trajeron, pues, sus ganados a José, y José les dio pan a cambio de los caballos, las ovejas, las vacas y los asnos; aquel año les proveyó de pan a cambio de todos sus ganados.
18Y terminado aquel año, vinieron a él el segundo año, y le dijeron: No encubriremos a mi señor que el dinero se ha acabado, y que el ganado pertenece a mi señor. No queda nada para mi señor, excepto nuestros cuerpos y nuestras tierras. 19¿Por qué hemos de morir delante de tus ojos, tanto nosotros como nuestra tierra? Cómpranos a nosotros y a nuestra tierra a cambio de pan, y nosotros y nuestra tierra seremos siervos de Faraón. Danos, pues, semilla para que vivamos y no muramos, y no quede la tierra desolada.

José establece reformas severas, de tipo feudal.
A cambio de dinero les proveyó raciones.
A cambio del ganado les proveyó alimentos.
A cambio de tierras y personas les proveyó semillas.
Excepto la clase sacerdotal, todo lo demás pasó a manos del Faraón.

Las primeras dos medidas aliviaron necesidades inmediatas. La última para necesidades futuras. Parecerían medidas drásticas, poco éticas, pero si analizan vean que José permite recuperar el 80% de la cosecha y solo un 20% es para el Faraón. Egipto fue esclavizado, pero salvaron su vida. Para el estándar oriental de la época lo usual era 33 y ⅓ % de interés, un 20% era bajo.

27E Israel habitó en la tierra de Egipto, en Gosén; y adquirieron allí propiedades y fueron fecundos y se multiplicaron en gran manera. 28Y Jacob vivió en la tierra de Egipto diecisiete años; así que los días de Jacob, los años de su vida, fueron ciento cuarenta y siete años. 29Cuando a Israel se le acercó el tiempo de morir, llamó a su hijo José y le dijo: Si he hallado gracia ante tus ojos, por favor, pon ahora tu mano debajo de mi muslo y trátame con misericordia y fidelidad: Por favor, no me sepultes en Egipto. 30Cuando duerma con mis padres, me llevarás de Egipto y me sepultarás en el sepulcro de ellos.
Y José respondió: Haré según tu palabra. 31Y Jacob dijo: Júramelo. Y se lo juró. Entonces Israel se inclinó en adoración en la cabecera de la cama.

Jacob sobrepasó el promedio de vida egipcio por mucho. Usual 110 años, Jacob llegó hasta 147, sobrepasó 37 años. José queda a cargo de cumplir la voluntad de Jacob respecto a su entierro, probablemente porque tiene el poder y porque Jacob mismo lo anticipa al reconocer su dependencia de José.

<{{{{<<

 

 

 

x

Apuntes a Génesis, 44:18 a 45:15

Estándar

TEMA X. JOSE GOBIERNA EGIPTO. Génesis 42 al 47
Génesis 44:18-45:15

18Entonces Judá se le acercó, y dijo: Oh señor mío, permite a tu siervo hablar una palabra a los oídos de mi señor, y que no se encienda tu ira contra tu siervo, pues tú eres como Faraón mismo. 19Mi señor preguntó a sus siervos, diciendo: “¿Tenéis padre o hermano?” 20Y respondimos a mi señor: “Tenemos un padre ya anciano y un hermano pequeño, hijo de su vejez. Y su hermano ha muerto, así que sólo queda él de los hijos de su madre, y su padre lo ama.” 21Entonces tú dijiste a tus siervos: “Traédmelo para que yo lo vea.” 22Y nosotros respondimos a mi señor: “El muchacho no puede dejar a su padre, pues si dejara a su padre, éste moriría.” 23Tú, sin embargo, dijiste a tus siervos: “Si vuestro hermano menor no desciende con vosotros, no volveréis a ver mi rostro.”
24Aconteció, pues, que cuando subimos a mi padre, tu siervo, le contamos las palabras de mi señor. 25Y nuestro padre dijo: “Regresad, compradnos un poco de alimento.”
26Mas nosotros respondimos: “No podemos ir. Si nuestro hermano menor va con nosotros, entonces iremos; porque no podemos ver el rostro del hombre si nuestro hermano no está con nosotros.”
27Y mi padre, tu siervo, nos dijo: “Vosotros sabéis que mi mujer me dio a luz dos hijos; 28el uno salió de mi lado, y dije: ‘Seguro que ha sido despedazado’, y no lo he visto desde entonces. 29“Y si también os lleváis a éste de mi presencia, y algo malo le sucede, haréis descender mis canas con dolor al Seol.”
30Ahora pues, cuando yo vuelva a mi padre, tu siervo, y el muchacho no esté con nosotros, como su vida está ligada a la vida del muchacho, 31sucederá que cuando él vea que el muchacho no está con nosotros, morirá. Así pues, tus siervos harán descender las canas de nuestro padre, tu siervo, con dolor al Seol.
32Porque yo, tu siervo, me hice responsable del muchacho con mi padre, diciendo: “Si no te lo traigo, que lleve yo la culpa delante de mi padre para siempre.” 33Ahora pues, te ruego que quede este tu siervo como esclavo de mi señor, en lugar del muchacho, y que el muchacho suba con sus hermanos.
34Pues, ¿cómo subiré a mi padre no estando el muchacho conmigo, sin que yo vea el mal que sobrevendrá a mi padre?

El discurso humano más largo de Génesis. En vv.18-32 comprime nueve diálogos previos, y en vv.33-34 habla del momento presente. Judá es muy cuidadoso en su lenguaje, sigue el protocolo en todo momento (tu siervo, tus siervos), le sugiere a José que su insistencia de conocer al menor ha sido un tanto egoísta, que su padre es incapaz de sobrevivir sin el muchacho y solo hasta el final evidencia su propia participación como garante de la seguridad de Benjamín.

El clímax es su propuesta de quedarse él, Judá, en lugar de Benjamín. ¡Vaya metamorfosis espiritual de este Judá! El mismo hombre endurecido que dirigió la venta del hermano, lleno de ira y envidia, ahora está dispuesto a servir como esclavo de José para que el resto de sus hermanos, en especial de Benjamín, puedan ser libres y volver a Canaán. Noten lo increíble del argumento: ¡utiliza el favoritismo de Jacob como razón para su auto sacrificio!
Una prueba de amor filial tan irresistible que finalmente rompe el dique de las defensas de José.

45 1José no pudo ya contenerse delante de todos los que estaban junto a él, y exclamó: Haced salir a todos de mi lado. Y no había nadie con él cuando José se dio a conocer a sus hermanos. 2Y lloró tan fuerte que lo oyeron los egipcios, y la casa de Faraón se enteró de ello. 3José dijo a sus hermanos: Yo soy José. ¿Vive todavía mi padre? Pero sus hermanos no podían contestarle porque estaban atónitos delante de él.
4Y José dijo a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron, y él dijo: Yo soy vuestro hermano José, a quien vosotros vendisteis a Egipto.
5Ahora pues, no os entristezcáis ni os pese el haberme vendido aquí; pues para preservar vidas me envió Dios delante de vosotros. 6Porque en estos dos años ha habido hambre en la tierra y todavía quedan otros cinco años en los cuales no habrá ni siembra ni siega.
7Y Dios me envió delante de vosotros para preservaros un remanente en la tierra, y para guardaros con vida mediante una gran liberación.
8Ahora pues, no fuisteis vosotros los que me enviasteis aquí, sino Dios; y El me ha puesto por padre de Faraón y señor de toda su casa y gobernador sobre toda la tierra de Egipto.

El discurso de Judá prueba sin lugar a dudas que los hermanos son ahora motivados por el amor de unos para con otros, integridad para con sí mismos y de unos para con otros.
Que los ocupantes de la casa de Faraón escucharan sus lloros significa que la casa de José estaba muy cercana a la de Faraón.
Pero los hermanos están chocados, atónitos, incapaces de responder las preguntas de José. Este quiere saber de su padre otra vez, si efectivamente vive, y afirma algo que solo ellos y el mismo José saben: vosotros me vendisteis a Egipto.
Pero de inmediato ofrece consuelo. Les explica que “Dios me envió delante, para preservar sus vidas.” Porque faltan cinco años de hambruna.

El concepto del v.5 es el razonamiento de José, producto de sus experiencias, percibidas paso a paso a lo largo de su vida. No amonesta, dirige la mirada de los hermanos hacia la gracia de Dios (Números 21:8-9). Si analizamos, hasta ahora no hay indicios que nos hagan pensar que José tenía esta perspectiva cuando llegó a Egipto. No, fue creciendo en fe, en conocimiento y estatura y gracia, al modelo futuro de Cristo. No tenía esta convicción cuando llegó a Egipto con 17 años. Doctrina de la santificación progresiva.
Ahora tiene 39 años de edad.

La doctrina del remanente. José percibe que hay mucho más que la supervivencia familiar en juego. Se trata de la supervivencia del plan de redención anunciado a Abraham. Esta doctrina se convertirá en el tema principal de los Profetas, Dios preservará un remanente del cual vendrá el Mesías. El remanente, junto al Mesías, gobernará la tierra (Miqueas 4-5). En la actualidad Dios tiene un remanente étnico israelita dentro de la Iglesia y Pablo implica que el día vendrá cuando el Israel étnico participará en el nuevo pacto establecido mediante la sangre de Cristo (Romanos 11:1-27).
Observen el lugar central de Dios en el pensamiento de José, habla más de Dios que del mismo José.

remanente
Del lat. remănens, -entis, part. act. de remanēre ‘quedar’.
1. Que queda o sobra.
2. Parte que queda de algo.
El término denota descendientes que sobreviven una gran catástrofe. La metáfora incompleta significa que el embrión de nación “al escapar en estrecho es como un remanente que lleva la semilla de esperanza de su existencia futura.”

9Daos prisa y subid adonde mi padre, y decidle: “Así dice tu hijo José: ‘Dios me ha hecho señor de todo Egipto; ven a mí, no te demores. 10‘Y habitarás en la tierra de Gosén, y estarás cerca de mí, tú y tus hijos y los hijos de tus hijos, tus ovejas y tus vacas y todo lo que tienes. 11‘Allí proveeré también para ti, pues aún quedan cinco años de hambre, para que no pases hambre tú, tu casa y todo lo que tienes.’”
12Y he aquí, vuestros ojos y los ojos de mi hermano Benjamín ven que es mi boca la que os habla. 13Notificad, pues, a mi padre toda mi gloria en Egipto y todo lo que habéis visto; daos prisa y traed aquí a mi padre.
14Entonces se echó sobre el cuello de su hermano Benjamín, y lloró; y Benjamín también lloró sobre su cuello. 15Y besó a todos sus hermanos, y lloró sobre ellos; y después sus hermanos hablaron con él.

¡Quizás los hermanos crean estar alucinando! José inicia el mensaje a su padre Jacob naturalmente mencionando a Dios en primer lugar, le informa que sus canas bajarán a vida, no al Seol como creyó, que encontrará favor y compasión, en todo momento dando crédito a Dios.
Respecto a Gosén, el nombre parece ser de origen semita, no egipcio. Gosén es un distrito localizado al este en el delta del Nilo.
Noten que los hermanos siguen mudos. Finalmente José se acerca, los abraza, los besa, llora con ellos y entonces “sus hermanos hablaron con él” señal de restauración de la brecha que existía desde 37:4 cuando “no podían hablarle amistosamente.”

La escena expone la anatomía de la reconciliación:
1) Lealtad a un miembro de la familia en necesidad, aún cuando él o ella parezcan culpables;
2) Dar gloria a Dios al reconocer el pecado y las consecuencias;
3) Pasar por alto la ofensa (favoritismo en este caso);
4) Ofrecerse uno para salvar al otro;
5) Demostrar verdadero amor mediante actos concretos de sacrificio y crear un contexto de confianza;
6) Descartar control y el poder del conocimiento en favor de intimidad;
7) Abrazar la compasión profunda, sentimientos de ternura, sensibilidad y perdón;
8) Restaurar comunicación unos con otros

<{{{{<<

Apuntes a Génesis, 43:1 a 44:17

Estándar

TEMA X. JOSE GOBIERNA EGIPTO. Génesis 42 al 47
Génesis 43:1-33; 44:1-17

43 1Y el hambre iba agravándose en la tierra. 2Y sucedió que cuando acabaron de comer el grano que habían traído de Egipto, su padre les dijo: Volved allá y compradnos un poco de alimento. 3Pero Judá le respondió, diciendo: Aquel hombre claramente nos advirtió: “No veréis mi rostro si vuestro hermano no está con vosotros.”
4Si envías a nuestro hermano con nosotros, descenderemos y compraremos alimento; 5pero si no lo envías, no descenderemos; porque el hombre nos dijo: “No veréis mi rostro si vuestro hermano no está con vosotros.”
6Entonces Israel respondió: ¿Por qué me habéis tratado tan mal, informando al hombre que teníais un hermano más? 7Pero ellos dijeron: El hombre nos preguntó específicamente acerca de nosotros y nuestros familiares, diciendo: “¿Vive aún vuestro padre? ¿Tenéis otro hermano?” Y nosotros contestamos sus preguntas. ¿Acaso podíamos nosotros saber que él diría: “Traed a vuestro hermano”?
8Y Judá dijo a su padre Israel: Envía al muchacho conmigo, y nos levantaremos e iremos, para que vivamos y no perezcamos, tanto nosotros como tú y nuestros pequeños. 9Yo me haré responsable de él; de mi mano lo demandarás.
Si yo no te lo vuelvo a traer y lo pongo delante de ti, que lleve yo la culpa para siempre delante de ti; 10porque si no hubiéramos perdido tiempo, sin duda ya habríamos vuelto dos veces.

Como si nada, Jacob pide a sus hijos que regresen a Egipto a comprar alimento (un poco más de granos), como si Egipto estuviera al final de la cuadra. ¿Habrá olvidado el ultimátum que recibió de “aquel hombre”?
Judá sale al frente y confronta a su padre, le recuerda las normas establecidas por el “egipcio.” Aquel hombre tiene el control. Judá es el hijo mayor que mantiene prestancia delante de Jacob; recordemos que Jacob desechó a Rubén y su débil garantía y Simeón está preso en Egipto. De ahora en adelante Judá y su tribu tomará prominencia en Israel (49:8-10; Mateo 1:2,17; Lucas 3:23,33).
Judá no usurpará a su padre. Los hermanos no van a raptar a Benjamín y salir huyendo.
Argumenta con solidez: “si nos quedamos en Canaán, moriremos tú, tus hijos y tus nietos (tres generaciones); si viajamos a Egipto, con o sin Benjamín, tenemos posibilidades. Decide.”

Sabiamente habla de Benjamín como “el muchacho” apelando al corazón de Jacob. Benjamín no es un adolescente. José tiene al menos 37 años, Benjamín un poco menos, aunque soltero. Judá sabe que no hay alternativa, pero razona con su padre y le ofrece seguridad en caso de que le sucediera cualquier cosa al muchacho.
Finalmente, por un instante Judá se impacienta y en esencia amonesta a su padre por su morosidad para actuar, utilizando una hipérbole sarcástica.

morosidad
Del lat. morosĭtas, -ātis.
1. Lentitud, dilación, demora.
2. Falta de actividad o puntualidad.

procrastinar
Del lat. procrastināre.
Diferir, aplazar.

hipérbole
Del lat. hyperbŏle, y este del gr. ὑπερβολή hyperbolḗ.
1. Aumento o disminución excesiva de aquello de que se habla.
2. Exageración de una circunstancia, relato o noticia.

11Entonces su padre Israel les dijo: Si así tiene que ser, haced esto: tomad de los mejores productos de la tierra en vuestras vasijas, y llevad a aquel hombre como presente un poco de bálsamo y un poco de miel, resina aromática, mirra, nueces y almendras. 12Y tomad doble cantidad de dinero en vuestra mano, y llevad de nuevo en vuestra mano el dinero que fue devuelto en la boca de vuestros costales; tal vez fue un error.
13Tomad también a vuestro hermano, levantaos y volved a aquel hombre; 14y que el Dios Todopoderoso [El Shaddai] os conceda misericordia ante aquel hombre para que ponga en libertad al otro hermano vuestro y a Benjamín. En cuanto a mí, si he de ser privado de mis hijos, que así sea.

Jacob cede y decide enviarlos con regalos y doble cantidad de dinero (etiqueta y protocolo, pero además restitución). La miel es silvestre, como la que se da en rocas (Deuteronomio 32:13), en árboles (1 Samuel 14:25-26) y en esqueletos de animales (Jueces 14:8). Fuente básica para endulzar, altamente apreciada, considerada también medicinal, buen regalo. Un egipcio seguro la agradecería en tiempos de hambre.

Jacob utiliza el título de El Shaddai, Dios Todopoderoso, en alusión a las promesas del pacto (17:1). Se resigna a su destino pero no como antes, sino reconociendo que El Shaddai es quien tiene la decisión final.

15Tomaron, pues, los hombres este presente, y tomaron doble cantidad de dinero en su mano y a Benjamín, y se levantaron y descendieron a Egipto y se presentaron delante de José.
16Cuando José vio a Benjamín con ellos, dijo al mayordomo de su casa: Haz entrar a estos hombres a casa, y mata un animal y prepáralo, porque estos hombres comerán conmigo al mediodía. 17El hombre hizo como José le dijo, y llevó a los hombres a casa de José.
18Y los hombres tenían miedo porque eran llevados a casa de José y dijeron: Por causa del dinero que fue devuelto en nuestros costales la primera vez hemos sido traídos aquí, para tener pretexto contra nosotros y caer sobre nosotros y tomarnos por esclavos con nuestros asnos.
19Entonces se acercaron al mayordomo de la casa de José, y le hablaron a la entrada de la casa, 20y dijeron: Oh señor mío, ciertamente descendimos la primera vez para comprar alimentos; 21y sucedió que cuando llegamos a la posada, abrimos nuestros costales, y he aquí, el dinero de cada uno estaba en la boca de su costal, todo nuestro dinero. Así que lo hemos vuelto a traer en nuestra mano. 22También hemos traído otro dinero en nuestra mano para comprar alimentos; no sabemos quién puso nuestro dinero en nuestros costales.
23Y él dijo: No os preocupéis [la paz sea con vosotros], no temáis. Vuestro Dios y el Dios de vuestro padre os ha dado ese tesoro en vuestros costales; yo recibí vuestro dinero. Entonces les sacó a Simeón.
24Después el hombre llevó a los hombres a casa de José, y les dio agua y se lavaron los pies; y dio forraje a sus asnos. 25Entonces prepararon el presente para la venida de José al mediodía; pues habían oído que iban a comer allí.

Noten el paralelo de las acciones de José con el padre de la parábola del hijo pródigo cuando al regreso del hijo da la orden de “traer el becerro gordo y matarlo” (Lucas 15:23). Aquí tenemos 11 hombres que han soportado años de hambre, y que de repente se hallan invitados a un banquete.
Atemorizados es la palabra, cero gratitud. Para un culpable, hasta la hospitalidad resulta ominosa. Ni siquiera se les ocurre que José tiene el suficiente poder para arrestarlos en el acto, ¡sin tener que fingir una invitación!
El mayordomo es quien literalmente les dice “shalom” y repite no temáis. Los hermanos se atropellan, hablan a coro, proclaman inocencia y adelantan información que nadie les ha solicitado. Lo interesante es que para nada tocan el tema de Benjamín.

Algo más, el mayordomo habla de tesoro, no de dinero. Liberta a Simeón y curiosamente no encontramos ninguna evidencia de reunión feliz.

26Cuando José regresó a casa, le trajeron el presente que tenían en su mano a la casa y se postraron ante él en tierra.
27Entonces él les preguntó cómo se encontraban, y dijo: ¿Cómo está vuestro anciano padre de quien me hablasteis? ¿Vive todavía? 28Y ellos dijeron: Tu siervo nuestro padre está bien; todavía vive. Y ellos se inclinaron en reverencia. 29Al alzar él sus ojos y ver a su hermano Benjamín, hijo de su madre, dijo: ¿Es éste vuestro hermano menor de quien me hablasteis? Y dijo: Dios te imparta su favor, hijo mío.
30Y José se apresuró a salir, pues se sintió profundamente conmovido a causa de su hermano y buscó donde llorar; y entró en su aposento y lloró allí. 31Después se lavó la cara y salió, y controlándose, dijo: Servid la comida.
32Y le sirvieron a él aparte, y a ellos aparte, y a los egipcios que comían con él, también aparte; porque los egipcios no podían comer con los hebreos, pues esto es abominación para los egipcios.
33Y los sentaron delante de él, el primogénito conforme a su primogenitura, y el más joven conforme a su juventud, y los hombres se miraban unos a otros con asombro. 34El les llevó porciones de su propia mesa, pero la porción de Benjamín era cinco veces mayor que la de cualquiera de ellos. Bebieron, pues, y se alegraron con él.

José regresa a casa, ellos lo siguen en silencio y entregan los regalos, que no vuelven a ser mencionados en todo el relato. Los 11 hermanos se postran ante José, cumpliendo así el primero de sus sueños.
Al preguntar por su padre, los hermanos identifican a Jacob como “tu siervo nuestro padre” en un gesto de dependencia. Luego José reconoce a Benjamín y lo bendice como lo haría un hombre de autoridad a un inferior. Con todo, la emoción lo traiciona.
Quienes ocupan puestos de autoridad no lloran en público, aunque hagan llorar a otros.

Mientras que los canaanitas estaban dispuestos a integrar y absorber al pueblo de Israel, los egipcios los desdeñaban. El matrimonio de Judá en Génesis 38 mostró el peligro del sincretismo canaanita al embrión de familia israelita.

sincretismo
Del gr. συγκρητισμός synkrētismós ‘coalición de dos adversarios contra un tercero’.
1. Combinación de distintas teorías, actitudes u opiniones.
2. Sistema filosófico que trata de conciliar doctrinas diferentes.
3. Expresión en una sola forma de dos o más elementos lingüísticos diferentes.

La segregación cultural egipcia viene a garantizar que el embrión de nación pueda desarrollarse dentro de sus límites.

La comida es servida a tres grupos diferentes: José, los hermanos, y a los colegas egipcios de José. Pero están cercanos, pues podían “pasar” la comida. El asombro de los hermanos se aplica también a los colegas egipcios, viendo la hospitalidad de José extendida a semejantes extranjeros.

¿Cómo entender el tamaño de la porción de Benjamín? Tal parece que José prueba el celo de los hermanos con un toque de favoritismo. Un banquete, comieron y bebieron y se alegraron con él.

44 1Entonces José ordenó al mayordomo de su casa, diciendo: Llena de alimento los costales de los hombres, todo lo que puedan llevar, y pon el dinero de cada uno de ellos en la boca de su costal. 2Y mi copa, la copa de plata, ponla en la boca del costal del menor, con el dinero de su grano. Y él hizo conforme a lo que había dicho José.
3Al rayar el alba, fueron despedidos los hombres con sus asnos. 4Cuando habían salido ellos de la ciudad, y no estaban muy lejos, José dijo al mayordomo de su casa: Levántate, sigue a esos hombres; y cuando los alcances, diles: “¿Por qué habéis pagado mal por bien? 5“¿No es esta la copa en que bebe mi señor, y que de hecho usa para adivinar?
Obrasteis mal en lo que hicisteis.”

Ahora es el turno de Benjamín. A estas alturas el mayordomo debe estar consciente de que José anda detrás de algo grande, con el misterio del dinero en los sacos, el prisionero, las idas y venidas, etc. ¿Y ahora la copa de plata en el saco del menor?
Cuando el mayordomo investigue los sacos todos parecerán culpables de robo; sin embargo el hombre los exonerará de cargos excepto a Benjamín. Si los hermanos tuvieran motivaciones egoístas, no el bien de la familia, se les ofrece razón para liberarse de esclavitud y abandonar a Benjamín.
¿Serán leales al hermano de José aunque parezca culpable de robo?
¿O lo abandonarán en Egipto como lo hicieron con el inocente José?

Las copas de adivinación se consideraban especiales. Las técnicas o formas de adivinación comunes se conocían como hidromancia (verter agua sobre aceite), oleomancia (aceite sobre agua), enomancia (vino sobre otro líquido). Se estudiaban los patrones de superficie formados y el practicante adivinaba el futuro, el problema, la verdad, etc. Pero José recibía revelación solamente de Dios.

Comer con hebreos era anatema para los egipcios. Intentar conocer la voluntad de una deidad estudiando el movimiento del aceite y del agua no lo era. El primer punto era abominación para un egipcio (43:32). El segundo era abominación para los hebreos (Levítico 19:26: Números 23:23; Deuteronomio 18:10).
Años después los hebreos se “hicieron egipcios” en su actitud de comer con otros. ¿Recuerdan la sorpresa de la mujer samaritana? (Juan 4:9) Pero ni los egipcios ni nadie en la antigüedad se “hicieron hebreos” en el sentido de repudiar técnicas de adivinación.

6Así que los alcanzó, les dijo estas palabras. 7Y ellos le dijeron: ¿Por qué habla mi señor de esta manera? Lejos esté de tus siervos hacer tal cosa. 8He aquí, el dinero que encontramos en la boca de nuestros costales, te lo volvimos a traer de la tierra de Canaán. ¿Cómo, pues, habíamos de robar de la casa de tu señor plata u oro? 9Aquel de tus siervos que sea hallado con ella, que muera, y también nosotros entonces seremos esclavos de mi señor.
10Y él dijo: Sea ahora también conforme a vuestras palabras; aquel que sea hallado con ella será mi esclavo, y los demás de vosotros seréis inocentes.
11Ellos se dieron prisa; cada uno bajó su costal a tierra, y cada cual abrió su costal.
12Y él registró, comenzando con el mayor y acabando con el menor; y la copa fue hallada en el costal de Benjamín. 13Entonces ellos rasgaron sus vestidos, y después de cargar cada uno su asno, regresaron a la ciudad.
14Cuando Judá llegó con sus hermanos a casa de José, él estaba aún allí, y ellos cayeron a tierra delante de él. 15Y José les dijo: ¿Qué acción es esta que habéis hecho? ¿No sabéis que un hombre como yo puede ciertamente adivinar?
16Entonces dijo Judá: ¿Qué podemos decir a mi señor? ¿Qué podemos hablar y cómo nos justificaremos? Dios ha descubierto la iniquidad de tus siervos; he aquí, somos esclavos de mi señor, tanto nosotros como aquel en cuyo poder fue encontrada la copa.
17Mas él respondió: Lejos esté de mí hacer eso. El hombre en cuyo poder ha sido encontrada la copa será mi esclavo; pero vosotros, subid en paz a vuestro padre.

Los hermanos niegan enfáticamente y llegan al punto de ofrecer un juramento de muerte, que el mayordomo delicadamente cambia por esclavitud. Cuando finalmente la copa es hallada en el saco de Benjamín ¡los hermanos no dicen ni media palabra! Rasgaron sus vestidos y no abandonaron a su hermano, todos regresan a Egipto.

Es la tercera vez que son admitidos a la presencia de José, pero esta vez echan por tierra toda cortesía y caen a tierra delante de él. ¡Cuán difícil debe haber sido para José mantener la compostura!

Judá elabora un primer discurso a nombre de todos. Uno es culpable, pero todos pagamos, dice Judá. Sin embargo él sabe que no es culpable de robo de copa alguna. Al hablar, confiesa su dilema como debido al juicio de Dios por culpas pasadas, merecen lo que está sucediendo aún cuando no son culpables de este crimen particular. El énfasis radica en la justicia de Dios: los errores serán retribuidos, de alguna manera, alguna vez.

José, sin embargo, rechaza la proposición de Judá: esclavizar al inocente con el culpable, o condonar culpa por asociación sería violación de la ley divina. Solo uno es culpable, el resto es libre de irse.
¿Dejarán preso a Benjamín y regresarán a Canaán? ¿Tendrán compasión del padre y lealtad hacia Benjamín?

<{{{{<<