Romanos 5.6

Estándar

EL DIOS QUE ADORAMOS ES REFUGIO DE PAZ

Texto: Romanos 9:30-33

Idea central: Ser un vaso de misericordia no es algo que se gana. Recibir el regalo de la fe en Jesús es la marca distintiva de aquellos que han sido preparados de antemano para gloria.

Lecciones particulares: Si la soberanía de Dios es tan absoluta, ¿qué puedo yo hacer con mi vida? ¿Puedo yo ser uno de los vasos destinados a misericordia?

—  La posibilidad de estar entre los vasos de misericordia, de tener una buena relación con Dios y obtener su justicia, no está limitada a un grupo étnico-cultural (vv.24,30,31). Más aún, tampoco está limitada a los moralistas y religiosos (vv.31,32a).

—  La posibilidad de recibir la misericordia de Dios está abierta a todos nosotros, indistintamente, por medio de la fe, incluso si no la estamos buscando (v.30). También en esto brilla la gracia de Dios, en que su misericordia la otorga incluso a aquellos que ni siquiera la buscan.

—  Solamente existe una manera de establecer una relación con Dios: confiando en Jesús (v.33). Aquellos que confían en Él, no serán desamparados o avergonzados, sin importar quiénes sean o dónde hayan estado… Es su promesa eterna.

—  A la inversa, cuando intentamos ganarnos una relación con Dios o de obtener su justicia por nuestras propias fuerzas y méritos, fracasaremos; del mismo modo en que Israel fracasó (vv.31,32).

—  Así como la marca distintiva de haber confiado en Jesús es una vida que es cada vez más guiada por el Espíritu (cf. Romanos 8:1-8), la marca distintiva de ser un vaso de misericordia es que nuestra relación con Dios (nuestra justicia) no se basa en lo que hacemos, sino en haber recibido fe (cf. Efesios 2:8,9) para confiar en Jesús (vv.23,30-32)

Preguntas de introspección: ¿Entiendes las implicaciones del hecho de que Dios no hace acepción de personas? ¿En qué formas personales debe expresarse esto en tu vida, como hijo o hija de Dios? ¿Cuáles son las implicaciones de esto sobre tu motivación para vivir una vida moralmente justa? ¿Te das cuenta de que la misericordia de Dios es más gloriosa precisamente porque la distribuye sin hacer acepción de personas?

¿De qué formas prácticas mantienes el evangelio vivo en ti, fresco en tu memoria, todos los días? ¿Cómo mantienes una mentalidad y un modus vivendi de salvación por gracia y no por obras?

Historia sugerida: Historia de Felipe y el eunuco (Hechos 8:26-39).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s