Romanos 6.3

Estándar

UNA CUCHARADA DE HABILIDAD Y DOS MEDIDAS DE FE

Texto: Romanos 12:3-8

Idea central: Todo miembro del cuerpo de Cristo tiene dones y ha recibido gracia de parte de Dios. Nuestra misión es extender esa gracia a los que nos rodean en función del grado de fe que haya recibido.

Lecciones particulares:

— Dios ha dado a cada uno de nosotros porciones diferentes de su gracia, las cuales se expresan a través de nuestras diferentes habilidades (v.6a). El factor determinante de qué tanto podamos comunicar esa gracia es la medida de fe que Dios nos haya dado (v.3c).

— Por tanto, para vivir la buena vida en la iglesia, para vivir una vida de adoración en la iglesia:

  1. Es necesario que identifique cómo Dios me ha diseñado y cuál es la mejor manera de usar mis habilidades para comunicar gracia (vv.3b,6a).
  2. Es necesario que me evalúe no en función de qué tan hábil soy en hacer esto o aquello, sino en función de qué tanto atesoro a Cristo, de qué tanto confío en Cristo, de qué tanto dependo de Cristo, y de qué tanto todo lo anterior afecta mi visión de mí mismo y de los que me rodean (v.3c). El hecho de que tengamos habilidades naturales no asegura que ellas realmente transmitan la gracia de Dios cuando las utilizamos.

— La conclusión natural de una vida de adoración que es consciente de sí misma a la luz de la fe que Dios le ha dado es sencilla: se esfuerza en transmitir la gracia de Dios al resto de sus miembros a través de sus habilidades naturales, dependiendo y confiando en Dios (no en sí misma), y haciendo todo de corazón, no simplemente “para salir del paso” (vv.6-8).

— Nota que una autoevaluación guiada por la fe se caracteriza porque protege contra el orgullo y pensar que no dependo de nadie (v.3). Nota, también, que se caracteriza porque lleva a la conclusión de que Dios también me ha dado dones y gracia, y que yo debo ser diligente en aplicarlos para bendición del cuerpo, protegiéndome de negligencia e indiferencia (vv.6-8).

Preguntas de introspección: ¿Cómo cultivas en tu día a día hábitos que te ayuden a valorar a Jesús por encima de todo lo que te rodea? ¿Qué pasos prácticos tomas para (en verdad) depender de Cristo en todo lo que llevas a cabo? ¿Cómo cultivas confianza en que las promesas de Jesús son ciertas para ti? ¿En qué formas prácticas corriges los defectos en tu percepción de ti mismo y del lugar de los que te rodean? ¿Cuál es tu medida de fe?

¿Cuáles son las cosas que haces bien? De todas tus habilidades, ¿a través de cuál/cuáles necesita el cuerpo de Cristo que comuniques gracia? ¿Cuál es la diferencia entre trabajar por amor y trabajar como un asalariado? ¿Cómo puedes estimar (bíblicamente) si estás comunicando gracia a través de lo que haces?

Historia sugerida: Descripción de la primera iglesia y, en particular, de la vida de Dorcas (Hechos 4:32-37; 9:36-41).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s