El establo

Estándar

Quiso nacer en las casas
de los hombres, por amor;
los hombres estaban ciegos
y le dijeron que no.

Recorrió todas las puertas,
pero ninguna se abrió;
los techos, también cerrados,
no tenían compasión.

Señor:
en un establo es mejor.

Llamó con mano cansada
a la puerta del mesón,
pero allí no había sitio
para que naciera Dios.

Recorrió todo Belén
sin hallar un corazón
que le hiciera un lugarcito
para nacer por amor.

Señor:
en un establo es mejor.

Pero las bestias humildes
reconocieron su voz,
y en el establo le dieron
abrigo y consolación.

Y entre el buey agradecido
y el asno lleno de amor,
para salvar a los hombres
pudo nacer el Señor.

Señor:
en un establo es mejor.

Francisco L. Bernárdez
Argentina (1900-1978)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s