Apuntes a Hebreos 4:1-10

Estándar

Para pensar:

Nuestra incredulidad a menudo se manifiesta en alguna forma de autoconfianza. Piensa en tu vida. ¿Cuál área te mantiene fuera del disfrute del reposo que te ha sido otorgado en Cristo?

1Por tanto, temamos, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo [de Dios], alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.

Continúa abierta la promesa de entrar en el “reposo” de Dios. “Tengamos cuidado” que la oportunidad no ha terminado: tu meta como parte del pueblo de Dios es alcanzar dicho “reposo” espiritual, el cual no se alcanza en automático (de ahí la palabra temor, quien tiene sentido del temor a Dios (Hebreos 12:28f …servicio aceptable con temor y reverencia; vive confiadamente, 13:6) y haces bien en temer la posibilidad de perderlo, igual que la generación de israelitas no alcanzó el reposo de Canaán, aunque era el objetivo al salir de Egipto.

Como hijos de Dios, luego escuchamos ‘venid a mí los cansados y os daré reposo.” ¿Cuál descanso alcanzamos? Reposo a nuestras almas. Reposo de sabernos salvas, reposo de no tener que andar probando si somos justas, sino que es nuestra alegre respuesta de gratitud.

Tenemos un reposo ahora y un reposo todavía en espera.

En el Salmo 95:7-11, Dios invita al Israel presente a entrar en su reposo, pese a que ya ocupaban la tierra de Canaán, por tanto la invitación se refiere a un tiempo futuro de reposo, celestial. Y esta promesa permanece abierta!

El autor de Hebreos la ofrece a su audiencia, y no les pide que se trasladen a Canaán, por tanto se trata de un reposo diferente. 

2Porque en verdad, a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva, como también a ellos; pero la palabra que ellos oyeron no les aprovechó por no ir acompañada por la fe en [por no estar ellos unidos por la fe con] los que la oyeron. 

¿Cuáles buenas nuevas? Exodo 19:3-6; 23:20-33 entrarían seguros a la Tierra Prometida, les daría posesión de ella, les haría un reino de sacerdotes, una nación santa para Sí mismo, si obedecieran Su voz y guardaran Su pacto (el evangelio recibido en el desierto era idéntico al evangelio de Cristo recibido por los receptores de la carta).

La implicación es muy clara: no es simplemente escuchar el evangelio, sino apropiarse mediante la fe; si la fe es genuina, será una fe persistente.

3Porque [por tanto] los que hemos creído entramos en ese reposo, tal como Él ha dicho:

Como juré en mi ira: «no entrarán en mi reposo»,

aunque las obras de Él estaban acabadas desde la fundación del mundo

4Porque así ha dicho en cierto lugar acerca del séptimo día: Y Dios reposó en el séptimo día de todas sus obras;5y otra vez en este pasaje: no entrarán en mi reposo. 

El reposo que Dios promete es el mismo que El ha disfrutado desde la fundación del mundo (Génesis 2:2fy reposó en el día séptimo de toda la obra que había hecho): Su reposo comenzó entonces y no ha terminado (Juan 5:17 hasta ahora mi Padre trabaja, y yo también trabajo: ustedes [los fariseos] me acusan de violar el día de reposo, pero aunque el reposo de Dios comenzó al terminar la obra de la creación, y continúa, El sigue trabajando -y por tanto yo también). El reposo permanece abierto, pero…

6Por tanto, puesto que todavía falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes antes se les anunció la buena nueva no entraron por causa de su desobediencia [incredulidad], 7Dios otra vez fija un día: Hoy. Diciendo por medio de David después de mucho tiempo, como se ha dicho antes:

Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones.

8Porque si Jesús les hubiera dado reposo, Dios no habría hablado de otro día después de ese. 9Queda, por tanto, un reposo sagrado para el pueblo de Dios. 10Pues el que ha entrado a su reposo [de Dios], él mismo ha reposado de sus obras, como Dios reposó de las suyas.

¡Ah la desobediencia! Dejó fuera del reposo de Dios a los israelitas del Exodo, a pesar de las buenas nuevas recibidas. Hebreos vuelve y hace énfasis en el HOY, no endurezcáis los corazones, no seáis ligeros, no tienten para ver cuán larga es la paciencia de Dios, esfuérzate por entrar en el reposo del Señor. 

¿De qué clase de obras descansamos? De tener que andar probando que somos suficientemente buenas, descansamos del hábito de volver a lo que nos resulta familiar, la red de seguridad. Amadas, aprendamos a cultivar confianza plena en nuestro Señor: reposo en la garantía que es Cristo.

<{{{{<<

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s