Mi caballero

Estándar

Por las mañanas
mi pequeñuelo
me despertaba
con un gran beso.

Puesto a horcajadas
sobre mi pecho,
bridas forjaba
con mis cabellos.

Ebrio él de gozo
de gozo yo ebrio,
me espoleaba
mi caballero:
¡qué suave espuela
sus dos pies frescos!

¡Cómo reía mi jinetuelo!

Y yo besaba
sus pies pequeños,
¡los pies que caben
en solo un beso!

José Martí
Cuba (1853-1895)

En un trozo de papel

Estándar

En un trozo de papel
con un simple lapicero
yo tracé una escalerita,
tachonada de luceros.

Hermosas estrellas de oro,
de plata no había ninguna.
Yo quería una escalera
para subir a la Luna.

Para subir a la Luna
y secarle sus ojitos,
no me valen los luceros,
como humildes peldañitos.

¿Será por que son dorados
en un cielo azul añil?
Solo sé que no me sirven
para llegar hasta allí.

Estrellitas y luceros,
pintados con mucho amor,
¡quiero subir a la Luna
y llenarla de color!

Antonio García Teijero
España (1952- )

Hay una cometa

Estándar

Hay una cometa
que flota en el cielo,
muy lejos del suelo
ligera y coqueta.

Hay una cometa
que imita a una nube:
ya baja, ya sube,
jamás se está quieta.

Hay una cometa
de vivos reflejos:
parecen espejos
buscando una meta.

Hay una cometa,
serpiente de espuma,
que deja a la bruma
de sueños repleta.

Antonio García Teijero
España (1952- )

¿Antipoema?

Estándar

Partiendo de que,
todo es falso y ridículo;
de que,
lo más bello resulta monstruoso;
de que,
los adolescentes suelen tener lombrices
o sea,
gusanos como los muertos.
Así,
partiendo de cero,
porque,
nada es seguro,
yo,
os aseguro,
que,
haciendo lo que no me da la gana,
¡tampoco estoy en lo cierto!

Gloria Fuertes
(España, 1908-1998)

Gratia plena

Estándar

(fragmento)
Todo en ella encantaba, todo en ella atraía:
su mirada, su gesto, su sonrisa, su andar…
El ingenio de Francia de su boca fluía.
Era llena de gracia, como el avemaría;
¡quien la vio no la pudo ya jamás olvidar!

Ingenua como el agua, diáfana como el día,
rubia y nevada como Margarita sin par,
al influjo de su alma celeste, amanecía…
Era llena de gracia, como el avemaría;
¡quien la vio no la pudo ya jamás olvidar!

Cierta dulce y amable dignidad la investía
de no sé qué prestigio lejano y singular.
Más que muchas princesas, princesa parecía;
era llena de gracia, como el avemaría;
¡quien la vio no la pudo ya jamás olvidar!

Amado Nervo
México (1870-1919)

The road not taken

Estándar

Two roads diverged in a yellow wood,
and sorry I could not travel both
and be one traveler, long I stood
and looked down one as far as I could
to where it bent in the undergrowth.

Then took the other, as just as fair,
and having perhaps the better claim,
because it was grassy and wanted wear;
though as for that the passing there
had worn them really about the same.

And both that morning equally lay
in leaves no step had trodden black.
Oh, I kept the first for another day!
Yet knowing how way leads on to way,
I doubted if I should ever come back.

I shall be telling this with a sigh
somewhere ages and ages hence:
Two roads diverged in a wood, and I—
I took the one less traveled by,
and that has made all the difference.

Robert Frost
EEUU (1874-1963)