El agua es un milagro

Estándar

La realidad es que el agua sí se hace más densa a medida que se convierte en hielo –hasta que alcanza la temperatura de 39.2 grados Fahrenheit (3.99 Celsius), punto en el cual se convierte en menos densa. O sea que cuando es más sólida es más ligera que cuando es agua líquida, y flota.

Si el agua no tuviera este comportamiento, los lagos se congelarían desde el fondo hasta la superficie y no habría vida (peces, pues), y con aquello de la cadena alimenticia las consecuencias serían desastrosas para todos.

Esta propiedad vital del agua se debe a que cada molécula posee dos átomos de hidrógeno conectados a un átomo de oxígeno en forma de V, un ángulo obtuso de 104.5 grados. Gracias a este ángulo, cuando el agua se vuelve hielo forma estructuras hexagonales que ocupan mucho espacio y por tanto son más ligeras que el agua líquida.

(Puedes maravillarte, ejem).

Modificado de Metaxas,E “Miracles: what they are, why they happen, and how they can change your life” (Dutton Press 2014, pp39)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s