Honor a quien honor merece

Estándar

Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal; con honra, daos preferencia unos a otros (Romanos 12:10)

“Quienes son seguidores de doctrinas distintivamente Calvinistas, debieran, si son consistentes con sus propios principios, ser los más gentiles y perdonadores de todos los hombres.”  J.Newton, Memoirs of the life on the late William Grimshaw, p.67

“John Wesley no alentó nunca críticas contra George Whitefield. En una ocasión, un discípulo de mente estrecha le preguntó ‘¿Cree que veremos al Sr. Whitefield en el cielo?’  ‘No señor’ replicó Wesley, ‘temo que no, el Sr Whitfield estará tan cerca del Trono y nosotros tan lejos que no creo alcancemos a verlo.” John Pollock, George Whitefield and the Great Awakening, p.244

Soy Reformado. Estoy agradecido de todo lo que he aprendido de mis Reformados hermanos y hermanas en Cristo. Pero también tengo agradecimiento para otros -Dispensacionalistas, Metodistas, Carismáticos y otros- que no están alineados conmigo en algunos aspectos teológicos. La Teología importa. Nuestras diferencias importan. Pero en Cristo, lo que compartimos en común importa más todavía. Y además de aceptarlo como un hecho, me regocijo en dicha comunión.

Tengo agradecimiento al Seminario Teológico de Dallas, donde estudié de 1971 a 1975. No soy más Dispensacionalista. Pero iré a mi tumba dando gracias a Dios por la exégesis y el conocimiento de lenguas bíblicas que adquirí en el Seminario.

Tengo agradecimiento a mis hermanos y hermanas Wesleyanos. No acepto su doctrina tradicional sobre la santificación completa. Pero si logro ser al menos la mitad de lo que Robert E. Coleman es como cristiano, por ejemplo, seré mucho mejor hombre de lo que ahora soy. Lo admiro, y a otros como él.

Tengo agradecimiento a mis hermanos y hermanas Carismáticos. Permanezco sin persuadir sobre algunos de sus argumentos. Pero me han enseñado a no tratar el servicio de adoración como mero repaso doctrinal; me han enseñado a verlo como un encuentro con el Cristo vivo. Ellos esperan que el Señor haga algo, y tienen razón.

Tengo agradecimiento a muchos otros localizados en diferentes partes del Cuerpo de Cristo. Al observarme a mí mismo, luego sucede que una frase o una palabra encuentra camino en un sermón, ecos de algún cristiano que contribuyó a ello sin darse cuenta. Y esto incluye a algunas personas que no son de mi gusto particular. Pero me han enseñado. Me han mostrado algo. Y soy mejor por causa de ello.

Muchos creyentes disparatados, de muchas maneras, me han ayudado hacia el Señor. ¿Cómo podría no estar agradecido? Creo que versos como Romanos 12:10  aplican a todos, no solo a otros creyentes Reformados. Mi corazón se ha ensanchado más allá del círculo, sin que disminuyan mis propias convicciones, y también agradezco esto.

Ray Ortlund es pastor de Immanuel Church en Nashville, Ten. Escribe con regularidad en el blog de The Gospel Coalition; también puedes encontrarlo en su blog “Christ is Deeper Still.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s