Romanos 3.8

Estándar

¿DE DÓNDE VIENE TODO ESTE PROBLEMA?

Texto: Romanos 5:12-14

Idea central: Cuando Adán rompió la ley de Dios introdujo la maldición de la muerte. Esta maldición es evidencia de culpabilidad, incluso en aquellos que rompen la ley de Dios sin saberlo, lo cual testifica de la importancia intrínseca de la ley de Dios.

Lecciones particulares:

— La existencia de muerte en el mundo es consecuencia del pecado de un hombre, Adán (v.12a).

— Asimismo, todos los hombres mueren porque todos pecan y son culpables (v.12b).

Nota: La frase “La muerte se extendió a todos los hombres porque todos pecaron” también puede interpretarse como sugiriendo que todos pecaron en Adán (haciendo referencia a la culpa original, heredada; cf. v.19). La interpretación que prefiero sugiere que la causa de la muerte no es (sola y principalmente) la culpa heredada de Adán, sino más bien la culpa en la que cada quien incurre por su propio pecado (cf. v.14); entiendo que es congruente con el hecho de que Jesús fue plenamente humano (descendiente de Adán) y, sin embargo, indigno de muerte.

— Dios no reveló su ley inmediatamente, así que no era posible señalar culpables (v.13b).
— Sin embargo, esto no significa que el pecado no existía antes de la revelación de la ley (v.13a). ¡Lo malo sigue siendo malo aunque la ley no se conozca! El mal es una realidad objetiva.

— La evidencia de que había pecado es que la muerte reinó aunque no hubiera ley revelada (v.14a).

— Aunque no es lo mismo pecar contra el conocimiento (como Adán) que pecar en ignorancia, sigue habiendo culpabilidad (v.14b). La voluntad de Dios es una realidad objetiva, se conozca o no: si uno rompe un envase, sea voluntaria o involuntariamente, ¡de todos modos está roto!

Nota: Así como Dios es “Yo soy”, así “La Ley es”. Él no necesita ningún calificativo para tener valor: Él es la definición del valor. Su Ley no necesita calificativos: ella es la realidad. “El SEÑOR está en su santo templo: calle delante de El toda la tierra” (Habacuc 2:20).

— Adán, al tener conocimiento de la ley de Dios, es figura del que habría de venir (v.14c).

Nota: Aunque más adelante Pablo indica que la condición humana es consecuencia o de la vida de Adán o de la de Jesús (vv.15-17), en sus roles como representantes (v.18), es mi humilde opinión personal que la frase “el cual es figura del que habría de venir” hace referencia a la idea que se ha desarrollado previamente sobre los tipos de transgresión.

Preguntas de introspección: ¿Cuál es tu reacción frente a la realidad e importancia de la ley/voluntad de Dios? ¿Te enorgulleces y criticas a Dios por ser “injusto” y castigar incluso al que rompe la ley en ignorancia? ¿Te humillas y reconoces la abismal diferencia que hay entre Dios y sus derechos, y tú, y los tuyos? ¿Aprecias el carácter objetivo, definitorio, de la voluntad de Dios? ¿Te das cuenta que su valor es independiente de tu conocimiento y, ni se mencione, de tu opinión? ¿Has revalorado tu culpabilidad delante de Dios, considerando que eres culpable por todo mandamiento que rompas, lo conozcas o no (estima, por un momento, el porcentaje de la ley de Dios que desconoces)? ¿Te das cuenta por qué, realmente, nunca podrías haberte salvado? ¿Te has acercado a Dios en arrepentimiento, confiando en su promesa de perdón en Jesús?

Historia sugerida: Comparar las diferencias en el efecto de patear un vaso con agua voluntaria e involuntariamente, para ilustrar lo objetivo de la ruptura de la ley de Dios. Dirigir la discusión hacia la auto-evaluación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s