Mujeres en crisis

Estándar

¿COMO MINISTRARLES?

Kristie Anyabwile es esposa de pastor y madre de Afiya, Eden y Titus. Apoya gozosamente a su esposo Thabiti, casados desde hace 24 años, en su labor pastoral en Anacostia River Church en el sureste de Washington, DC. Kristie es ama de casa y ama discipular mujeres.

Luego nos resulta difícil ministrar a otras en situaciones difíciles, trágicas. ¿Cómo servir? No tengo suficiente conocimiento de Biblia o suficiente sabiduría. La situación de la otra persona pudiera estar más allá de mi propia experiencia… Escucho, intento parecer calmada, pero en mi interior hay pánico, temor de no tener nada que ofrecer a esa hermana.

La mala noticia es que efectivamente somos ineficaces. La buena noticia es que Cristo es más que suficiente para lidiar con cualquier situación traumática. Es a El a quien debemos dirigir a esa hermana que lucha.

¿Cómo dirigirla a El?

  1. SE CREYENTE.

Quizás el aspecto más difícil para ministrar a mujeres en crisis sea ayudarles a creer. Algunas veces no creen que las cosas vayan a mejorar, o de que Dios sea bueno en su sufrimiento, o de que el gozo retornará, o de que Dios perdonará su pecado. Pero el dolor pierde su aguijón, como proclama David en el Salmo 30:5bel llanto puede durar toda la noche, pero a la mañana vendrá el grito de alegría.” ¡Servimos a un Dios que levanta muertos a vida! ¿Habrá algo difícil para El?

Algunas veces debemos afirmar esto para nuestras amigas, hasta que ellas sean capaces de creer por sí mismas. Y no, esto no es teología de “nombra y declara.” Nos acercamos al Señor con toda humildad, Dios es soberano y hace Su voluntad. En la lucha contra el pecado hemos de mirar a Jesús, “quien por el gozo puesto delante de El, soportó la cruz” (Hebreos 12:2). Jesús aceptó la voluntad de Dios y se deleitó en ella.

2. SE DISPONIBLE.

Nuestra mentalidad de lo instantáneo quiere que todo se resuelva YA. Creemos que si combinamos los versos apropiados con la oración correcta y hacemos las cosas adecuadas, entonces los problemas desaparecerán. Pero no es verdad. Es necesario que estemos disponibles a largo plazo, aunque sepamos que el sufrir, el pecado, y la muerte son momentáneos. A la luz del eterno peso de gloria, si es un día, o unas semanas, o 50 años, todo es un momento.

Consolemos con el consuelo que hemos recibido de Cristo. Quizás puedas apoyar a tu amiga dando gracias a Dios en su lugar. Quizás no experimentamos el mismo dolor, pero conocemos al Señor como “Padre de misericordias y Dios de toda consolación.” (2 Corintios 1:3b).

3. SE EN LA PALABRA

La Palabra de Dios es el medio más efectivo para alentar el creer. Nos enseña cómo es El, qué ha hecho a nuestro favor, y cuáles son Sus promesas para esta vida y la que vendrá. Aumentar nuestro conocimiento de Dios aumenta nuestra fe. ¿Recuerdas lo que pasó con Moisés, la rebelión del pueblo y el asunto del becerro de oro? ¿Qué hizo perseverar a Moisés? Dios se reveló a Moisés, y Moisés adoró -en lugar de derrumbarse en la depresión. (Exodo 34:6-7).

Es tentador escudriñar las Escrituras buscando versos que parezcan relacionados a una situación específica (lo cual es bueno en sí mismo). Pero abrir la Escritura buscando conocer a Dios, Su persona, Su carácter, y hacerlo de modo regular, día a día, en tiempos no de crisis, es la mejor preparación para tiempos de cualquier crisis, porque entonces nos apoyaremos en aquellas verdades ocultas en nuestro corazón. Y a medida que estudies, ora. Ora la Palabra de Dios para ti y con tu hermana herida. Dios oye y contesta la oración.

4. SE CONECTADA

Es vital conectarse a una iglesia local. Sabremos cómo, dónde, cuándo obtener ayuda adicional. Algunas mujeres necesitan mucha mayor disponibilidad que nuestra capacidad. Otras veces seremos de muy poca ayuda en cierta situación. No trabajes sola. Llama a un pastor o a un anciano para que te ayuden a amar y sostener a tu hermana. Busca alguien en tu iglesia que pueda proveer consejería o ayuda práctica o que sepa dirigir a recursos especiales.

Es vital conectarse a una iglesia local para beneficio espiritual propio. Ministrar a mujeres en crisis construye fe, al mirar cómo obra el Señor. Produce gozo en las oportunidades de puntualizar evidencias de la gracia de Dios en medio del dolor o pecado o pérdida. ¡Pero es duro! No se te ocurra apartarte del Cuerpo de Cristo.

Integrar un ministerio entre mujeres dentro de la vida de una iglesia ayuda a balancear tensiones y multiplica beneficios. Nuestra conexión a un cuerpo local ofrece la clase de soporte que necesitamos para ser efectivas en ministrar a mujeres en crisis. Y la conexión de ellas al Cuerpo beneficia sus almas al sentarse bajo la Palabra de Dios y ser alentada, amada, exhortada, oír la oración de todo el Cuerpo (no solo la tuya).

5. SE ALEGRE

Cristo mismo es la sabiduría (Proverbios 8:22-31). Y la sabiduría se regocija siempre delante del Padre (vv.30-31), apoyada en tres cosas específicas en las que Cristo mismo se regocija: la presencia de Dios, Su creación, y Su familia.

Podemos estimular a una mujer que se regocije en la presencia de Dios. Como creyente en Jesucristo, quien murió y resucitó por ella, es recipiente del Espíritu. Nunca la abandonará. La sostendrá por Su gracia.

Podemos estimularla a que se regocije en Su creación. Haz una caminata. Observa las pequeñas cosas -hormiguitas, libélulas, caracoles. Visita un parque. Lleva a tu amiga. ¿Qué mejor oportunidad para levantar nuestra vista a la belleza de las obras del Creador y regocijarse en cómo declara Su gloria?

Y podemos estimularla a que se regocije en la familia de Dios al recordar misericordias específicas, al orar por las preocupaciones de otros, al pasar tiempo en comunión.

Finalmente, podemos regocijarnos en el hecho de que nuestra más grande necesidad es llenada por Cristo mismo en la cruz. En medio de crisis, recordemos que el Señor nos ha rescatado del dominio de las tinieblas y nos ha transferido al reino de Su amado Hijo, en quien tenemos redención y perdón de pecados (Colosenses 1:13-14). ¡He aquí nuestro más grande gozo!

5 ways to minister to women in crisis. Kristie Anyabwile. The Gospel Coalition.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s