Alcachofa

Estándar

Una alcachofa
emperifollada
y algo rechoncha
dio un paseo
en olla express
y a su llegada
a la ensalada
dio un suspiro
y se deshojó.

Con gran frescura
Doña Alcachofa
quedó desnuda
y todos vieron
su corazón.

“¡Qué cosa tierna,
qué suavidad!”
dijo la dueña
de aquel lugar,
y las arvejas,
las habichuelas,
los pepinillos
y la lechuga,
más bien celosos,
dictaminaron:
-“¡Se va a resfriar!”

Clarisa Ruiz
(Colombia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s