2. Para envejecer “bien”

Estándar

HILLARY, BERNIE, DONALD, Y YO

A mis 70, tengo energía para soñar grandes cosas; porque este año Hillary cumple 69, Bernie alcanza 75 y Donald 70. Mi nivel de energía no tiene nada que ver con sus políticas o con su carácter. Tiene que ver con el increíble hecho de que todos ellos quieren gastar sus 70’s haciendo el trabajo más duro del mundo.

Eso es maravillosamente contra-cultural. Dudo que sea motivado por pasión para magnificar la grandeza del Señor Jesús. Pero esto hace que mi inspiración sea mayor, porque no hay nada que me excite más que pasar mis 70’s esparciendo pasión por la gloria de Cristo y Su Palabra. Pablo es mi héroe cuando dice que “conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado, sino que con toda confianza, aun ahora, como siempre, Cristo será exaltado en mi cuerpo, ya sea por vida o por muerte” (Filipenses 1:20).

O sea que si Hillary o Bernie o Donald quieren llevar la carga del peso del mundo los siguientes cuatro a ocho años por motivos filantrópicos, humanistas, encuentro que mi celo a los 70 se enciende mucho más. Ellos quieren ser presidentes de un territorio llamado los Estados Unidos. Yo, en cambio, soy embajador del Soberano del universo. Ellos tienen la oportunidad de modificar cómo viven algunas personas durante unas décadas. Yo, la de cambiar cómo viven algunos para siempre -y disfrutar un montón de cosas buenas en el proceso.

Pero este no es un artículo sobre mí. Es acerca de los 70 millones que vienen detrás (los Baby Boomers). Soy el más viejo (nací en 1946). 10,000 de mi generación cumplen 70 cada día. Y continuarán así durante los siguientes 19 años.

Hillary, Bernie y Donald no son únicos. Permite que ellos -y el resto- te inspiren. Cinco de los ochos jueces de la Suprema Corte tienen más de 65, tres tienen más de 75. Ronald Reagan sirvió como presidente de los 70 a los 78. Winston Churchill tenía 66 cuando fue electo Primer Ministro de Inglaterra en 1940; utilizó su poderosa elocuencia contra los nazis hasta los 70 años. Seis años después fue re-electo y sirvió hasta los 81. A los 82 escribió Historia de los Pueblos de Habla Inglesa.

Charles Hodge el teólogo (1797-1878) vivió hasta los 80. Su biógrafo escribió que “sus últimos años fueron los más productivos…escribiendo miles de páginas [a mano] que se convertirían en su monumental Teología Sistemática y la incisiva Qué es Darwinismo?

A los 70, Benjamin Franklin ayudó con el borrador de la Declaración de Independencia. John Glenn se convirtió en el astronauta más viejo en ir al espacio a los 77. A esa edad, Grandma Moses empezó a pintar. ¡Empezó! A los 82, Goethe terminó Fausto. A los 89, Albert Schweitzer dirigía un hospital en Africa. A los 93, Storm Thurmond fue re-electo senador luego de prometer que no volvería a los 99; vivió hasta los 100.

“No te equivoques. La Biblia cree en el retiro. Se llama cielo.” La mayoría de los hombres no mueren por su edad avanzada, se mueren por haberse retirado. Salvan su vida y la pierden. Igual que otras drogas, otras adicciones psicológicas, el retiro es un virus, no una bendición… Dime, ¿dónde dice la Biblia que Moisés se retiró? ¿Que Pablo se retiró? ¿Pedro? ¿Juan? ¿Se retiran los oficiales en medio de la guerra?

John Piper. Feb 23, 2016 [desiringgod.org].

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s