Apuntes a Génesis II

Estándar

TEMA 2. EL LLAMADO DE ABRAM (Génesis 13:1-18)

13: 1Subió, pues, Abram de Egipto al Neguev, él y su mujer con todo lo que poseía; y con él, Lot.
2Y Abram era muy rico en ganado, en plata y en oro. 3Y anduvo en sus jornadas desde el Neguev hasta Betel, al lugar donde su tienda había estado al principio, entre Betel y Hai, 4al lugar del altar que antes había hecho allí; y allí Abram invocó el nombre del Señor.

Bueno, el regreso está muy silencioso. Ni siquiera se menciona qué pasó con la hambruna. ¿Qué tanta conversación puede haber entre dos esposos luego de eventos como estos?
Vean que Lot también había ido a Egipto.

El escritor acentúa el tema de la riqueza adquirida a costa del respeto de su mujer: amasó una fortuna pero perdió la oportunidad de confiar.
No hay mención de arrepentimiento o remordimiento alguno por parte de Abram, pero al menos vuelve al lugar donde antes había construido un altar e invocado el nombre del Señor. Observen que en todo el episodio de Egipto no hay una sola mención de altar o de invocación.

5Y también Lot, que andaba con Abram, tenía ovejas, vacas y tiendas. 6Y la tierra no podía sostenerlos para que habitaran juntos, porque sus posesiones eran tantas que ya no podían habitar juntos. 7Hubo, pues, contienda entre los pastores del ganado de Abram y los pastores del ganado de Lot. Y el cananeo y el ferezeo habitaban entonces en aquella tierra.

La tensión cambia de escenario. Primero entre los esposos, ahora entre tío y sobrino. Las posesiones fueron obtenidas de modo ilegal, ahora su continua presencia crea una situación potencialmente explosiva. La ironía es que ambos son capaces de habitar junto a canaanitas y ferezeítas, pero entre sí “no hay tierra suficiente.”

Paradoja, en la escena anterior la tensión surgió por causa de la severidad de la hambruna; ahora la tensión surge por causa de la “prosperidad” de Abram y de Lot. A un nivel más profundo, se trata de una prueba sobre el carácter de ambos:
¿Cederá Lot ante su estimado tío y benefactor o buscará su propio interés?
¿Cederá Abram su derecho a escoger en orden de hacer la paz con su gente y confiar en que Dios se encargue de la Tierra Prometida?

Los vv. 3 al 18 relatan la escena de la separación entre Lot y Abram. Los eventos son un quiasma (X):

A. Abram y su altar en Betel, contienda de Lot (v.3-7)
B. Discurso de Abram: su oferta de tierra (v.8-9)
X. Lot escoge Sodoma (v.10-13)
B’ Discurso de Dios: su oferta de tierra (v.14-17)
A’ Abram y su altar en Hebrón, solo (v.18)

En A/A’ encontramos el tono físico y espiritual de la escena: de vuelta al altar en el corazón de la Tierra Prometida.
En B/B’ la increíble generosidad de Abram quien cede su derecho y ofrece a Lot escoger.
En X la malvada decisión de Lot de no ceder ante su tío marca la decisiva separación, uno para verdadera prosperidad y vida eterna, el otro para maldecida prosperidad (cf. Hechos 8:20).

Manipulador con Sarai, Abram ahora es magnánimo con Lot. Una se pregunta si el regreso al altar y encontrarse con Dios tiene qué ver con su cambio de conducta.

8Y Abram dijo a Lot: Te ruego que no haya contienda entre nosotros, ni entre mis pastores y tus pastores, porque somos hermanos. 9¿No está toda la tierra delante de ti? Te ruego que te separes de mí: si vas a la izquierda, yo iré a la derecha; y si a la derecha, yo iré a la izquierda.

Abram trata al huérfano como igual. Coloca hacer la paz intrafamiliar por encima de la prosperidad individual. Hay ocasiones en que los hermanos deben separarse para que haya paz. La generosidad del patriarca del clan es notable, es superior en la escala social pero se humilla ante el inferior para preservar la paz, prueba ser espiritualmente superior.
La fe de Abram empieza a dar fruto: es libre para ser generoso. (1 Pedro 5:6-7 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte a su debido tiempo, echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros).

10Y alzó Lot los ojos y vio todo el valle del Jordán, el cual estaba bien regado por todas partes (esto fue antes de que el Señor destruyera a Sodoma y Gomorra) como el huerto del Señor, como la tierra de Egipto rumbo a Zoar. 11Y escogió Lot para sí todo el valle del Jordán; y viajó Lot hacia el oriente. Así se separaron el uno del otro.
12Abram se estableció en la tierra de Canaán, en tanto que Lot se estableció en las ciudades del valle, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma.
13Y los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra el Señor en gran manera.

El valle [círculo] del Jordán captura los ojos de Lot. El territorio que escoge se localiza fuera del límite de Canaán, de modo que Lot mismo se separa de cualquier consideración como “presunto heredero” de su tío.
Contrario al pensamiento de muchos, no necesariamente hablamos de codicia. Lot tomó una decisión natural, lógica, dadas las alternativas. El no podía saber que esta tierra floreciente algún día sería destruida. Sin embargo es claro que actúa con egoísmo tratando de sacar ventaja sobre su tío. El problema es que adquiriendo derechos de ganadería va acercándose a Sodoma.

El v.13 provee comentario sobre el estado moral del pueblo de Sodoma. Malos y pecadores en gran manera. Lot no sabía esto, quizás no hubiera escogido ese territorio si lo hubiera sabido (en el NT leemos que se afligía por ello; 2 Pedro 2:6-8. Los sodomitas nunca lo consideraron uno de los suyos, retuvo integridad fundamental).
Es interesante que Sodoma no estaba en el territorio de la Tierra Prometida, pero eran pecadores contra Jehová. El AT repetidamente afirma el dominio y poder universal de Dios: mientras que Jehová manifiesta y gobierna su actividad donde sea, el área de su santidad se encuentra restringida a los límites de la tierra de Israel.

14Y el Señor dijo a Abram después que Lot se había separado de él: Alza ahora los ojos y mira desde el lugar donde estás hacia el norte, el sur, el oriente y el occidente, 15pues toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia para siempre. 16Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; de manera que si alguien puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia podrá contarse. 17Levántate, recorre la tierra a lo largo y a lo ancho de ella, porque a ti te la daré. 18Entonces Abram mudó su tienda, y vino y habitó en el encinar de Mamre, que está en Hebrón, y edificó allí un altar al Señor.

Por primera vez Dios habla en esta sección a Abram, en lenguaje legal. Sarai no es mencionada por la misma razón que Lot no lo fue en el episodio de Egipto, porque no tenía papel qué jugar en la acción.
En la traducción en inglés aparece la frase por favor (4 veces en el AT: aquí; 15:5; 22:2; Exodo 11:2; 4 pasajes donde Dios solicita a alguien que haga algo que va más allá de la comprensión humana, como tener fe en un hijo que nacerá a un hombre de avanzada edad; sacrificar su único hijo; pedir a sus amos egipcios regalos al partir).
Aquí Dios solicita de Abram que ejercite fe por que la tierra que ve será suya algún día.
De él y de la multitud de sus descendientes.

Lo que empezó como una situación de descontento, disputa y fricción ahora se ha convertido en promesa divina y bendición. En el capitulo 12 primero tuvimos promesas y luego fricciones; ahora es al revés.

Abram se establece y edifica un altar en el encinar de 3 hermanos, Mamre, Aner y Escol.
El encino o terebinto, junto con el roble, está entre los mejores árboles de sombra en Palestina. Crece un promedio de 20-25 pies, tronco grueso y ramas con abundante follaje.
Hebrón significa “confederación” reflejando el número de clanes unidos en algún tipo de alianza. El pueblo más elevado de Palestina (927 m) se encuentra estratégicamente situado entre Jerusalén y Beerseba; en el tiempo de Abram estaría poblado por hititas.
Abram, Sarah, Isaac, Rebeca, Jacob y Leah están sepultados ahí.

¿Demandamos o cedemos derechos? Como mujeres cristianas deberíamos ceder derechos con el fin de enriquecer a otros, confiando en las promesas del Dios que provee.

Abram, seguro en Dios, ¡ofreció la Tierra Prometida!, pero por fe heredó “toda la tierra” así como una “descendencia mayor que la arena del mar.”
Es una imagen de Cristo, quien se humilló a sí mismo hasta la cruz y luego es exaltado hasta lo sumo de modo que todo ser doblará sus rodillas ante El.
Hacer la paz es prioritario entre hermanos.
Hemos de aprender a ceder derechos y prosperidad para restaurar relaciones entre las personas.
Crear un medio ambiente ideal no asegura paz. En el mismo Edén se originó el pecado, y en esta escena donde la tierra se describe como “el jardín del Señor (13:10)” abundan los conflictos.
Unicamente rendir nuestro corazón y voluntad a Dios crea paz.

<{{{<<

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s