Versos sencillos. XVII.

Estándar

Es rubia: el cabello suelto

da más luz al ojo moro.

Voy, desde entonces, envuelto

en un torbellino de oro.

 

La abeja estival que zuma

más ágil por la flor nueva,

no dice, como antes, “tumba,”

“Eva” dice: todo es “Eva.”

 

Bajo, en lo oscuro, al temido

raudal de la catarata

¡y brilla el iris, tendido

sobre las hojas de plata!

 

Miro, ceñudo, la agreste

pompa del monte irritado

¡y en el alma azul celeste

brota un jacinto rosado!

 

Voy, por el bosque, a paseo

a la laguna vecina

y entre las ramas la veo,

y por el agua camina.

 

La serpiente del jardín

silba, escupe y se resbala

por su agujero: el clarín

me tiende, trinando, el ala.

 

¡Arpa soy, salterio soy

donde vibra el universo:

vengo del sol y al sol voy!

¡Soy el amor, soy el verso!

 

José Martí. Cuba (1853-1895)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s