Apuntes a Hebreos 4:11-13

Estándar

11Por tanto, esforcémonos por entrar en ese reposo, no sea que alguno caiga siguiendo el mismo ejemplo de desobediencia.

“Nadie será llevado al cielo en fáciles campos de flores” Isaac Watts (1674-1748)

¿No es curioso? ¿Esforzarse para entrar en el reposo? ¿Por qué no dice “trabaja” para entrar? 

Pensemos esto. Hay una clase de trabajo que sirve a la santificación. Hay otra clase de trabajo que sirve a la salvación. Justificación por la fe y obras para santificación es el trabajo que nos permite entrar en el reposo de nuestra salvación. ¿Por qué?

Si estamos creciendo en santidad, ¿qué haremos menos? Pecar.

¿Alguna vez has intentado reposar en medio de pecado? La escritura señala que el malvado no encuentra reposo en ninguna parte. El pecado no te proporciona un agradable y pacífico sueño.

Por tanto, esforcémonos.

12Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.

El contexto importa. ¡Todos conocemos este verso! Lean ahora a la luz del pasaje:

La palabra de Dios es:

-Viva, no está muerta;

-Activa, no pasiva; transforma;

-Más filosa que una espada de doble filo;

-Capaz de dividir las partes más íntimas de tus pensamientos; lo más profundo de ti;

-Discierne pensamientos e intenciones del corazón

¿Recuerdan cómo empieza Hebreos? Dios, habiendo hablado… (1:1). Los antiguos israelitas no entraron por causa de incredulidad, ¿cuáles razones podríamos tener para dudar la palabra de Dios? Es necesario profundizar y despejar dudas.

La palabra de Dios es personal: está viva. 

Inspirada por el Espíritu Santo, Dios está presente en medio de ella: ahí lo encontramos, aprendemos de El, tenemos comunión con El. 

Si Dios está presente en ella, luego entonces es verdadera, ¡porque Dios no miente!

Si Dios está presente en ella, decir “quiero a Jesús pero no creo en la Biblia” es una contradicción. Rechazar la palabra de Dios es rechazar a Dios.

La palabra de Dios es poderosa: activa.

La palabra griega para “activo” (ἐνεργὴς) también puede traducirse como poderoso.

La palabra de Dios es suficientemente poderosa para cumplir todo lo que necesitamos (2 Timoteo 3:17-17 Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra). 

La palabra de Dios es penetrante: más cortante que cualquier espada de dos filos (la espada corta romana)

Diseñada específicamente para alcanzar el corazón humano.

Penetra hasta lo más profundo “la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos”

¿Qué hace en nuestro interior? 

  • Exponer quiénes somos realmente: “discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.”
  • No hay forma de esconderse: “no hay cosa creada oculta a su vista.”
  • Revela Dios a nosotros, pero también nosotros a Dios!

Expone las cosas de nuestro interior que nos encallecen, nos engañan, nos apartan  del creer, y las remueve quirúrgicamente.

¿Cómo estudiar la Biblia puesto que manifiesta la presencia viva de Dios mismo? ¿Cómo debiera este conocimiento cambiar la manera de escuchar una predicación bíblica?

13Y no hay cosa creada oculta a su vista [de Dios], sino que todas las cosas están al descubierto y desnudas ante los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

Daremos cuenta. ¿Vivimos a la luz de esta verdad?

¿Entenderemos que al venir cada semana y vernos en el espejo de la palabra de Dios, hay un bisturí? ¿Que en cualquier forma de estudio bíblico, estamos ahí, al desnudo, delante de Dios?

¡Es cuando crece o debiera crecer nuestra fe! Porque entonces Dios mismo nos viste con la perfecta justicia de Jesucristo, nos restaura, nos hace dignas, nos llama hijos e hijas, hermanas.

Sería terrible a menos que Dios sea infinitamente bueno y la buena nueva es que Dios es infinitamente bueno. 

Jesucristo es mejor que Moisés, mejor libertador, mejor líder, mejor abogado, Hijo, mientras que Moisés fue siervo. El es en Quien podemos colocar toda nuestra confianza absoluta, no necesitamos ninguna otra red de seguridad.

<{{{{<<

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s