Apuntes a Génesis I. 1:1-2:3

Estándar

¿Le importa a Dios que le entendamos como Creador? Entonces debiéramos preguntarnos por qué.

¿Quién creó?
Dios y solo Dios. Recordemos que Moisés quiere preparar al pueblo para su entrada a la Tierra Prometida, donde viven canaanitas. Moisés pudo haber escrito: En el principio, cuando el hombre no había sido formado…”

¿Qué creó Dios?

Los cielos y la tierra, es decir todo allá arriba y todo aquí abajo.
De donde se desprende que entonces conoce todo (ejemplo de un cuadro de punto de cruz). Dios tiene conocimiento ilimitado de todo, del macrocosmos y del microcosmos de cielos y tierra, no porque lo haya aprendido, sino porque El creó todo. ¿Cuánto sabemos nosotros? ¿Se dan cuenta del consuelo de saber que Dios conoce todas las cosas? ¿Que cuando atravesamos ese valle de sombras, El sabe, El conoce… si El creó todas las cosas seguro que entiende todas las cosas.
Aquí tenemos dos advertencias:
1) ¿cuál es la primera mentirilla que nos decimos? “nadie lo sabrá.”
2) que Dios es autosuficiente, El no necesita nada de nadie, El creó de la nada (vuelta al punto de cruz: tela, hilos, aguja, modelo, buena vista). Nos resulta difícil concebir esto porque como humanos todos tenemos al menos 5 necesidades: agua, aire, comida, refugio, ropa -físicas para empezar- sin hablar de lo emocional.

¿Ven una de las razones para adorar? Para que recordemos nuestra necesidad de total dependencia de Dios.

¿Cuándo creó Dios?
Si hubo un principio, hubo entonces “un tiempo” antes del principio (para nuestra mente finita). ¿Quién estaba en ese tiempo antes? Solo Dios. El es eterno (desde siempre y para siempre): en el pasado, en el presente, en el futuro. Dios no está limitado por tiempo, nunca está tarde, nunca está más temprano.
¿Qué es el hombre, en cambio? Un vapor…
Dios es autoexistente, no depende de nadie. Observen que todo lo que conocemos tiene un principio y un final, Dios no es así.
El es vida en sí mismo, podemos preguntarnos cómo empieza la vida, podemos buscar la biología del asunto, pero con todo no sabemos. Al ser vida en Sí mismo, nos otorga vida a nosotras. ¿Qué quiere decir esto? Que El estaba primero que todo, luego entonces todo es de El.
Hay aquí un asunto de propiedad. La Creación le pertenece.
Y esto cambia nuestra percepción e interacción con Su Creación. Sabemos que todo es Suyo, conocemos al Propietario… ¿Cómo cuidas Su Creación?

¿Cómo vives? ¿como consumidora o como administradora?

¿Cómo creó Dios?
Por Su poder, Palabra y Voluntad.
Cualquier poder que veamos en el hombre es un poder delegado, concedido por un Dios soberano. Dios es soberano, significa que posee autoridad para emplear Su poder como le plazca.
¿Por qué Dios no nos relata en términos científicos o la ciencia que hay detrás del crear? El tema es complejo, pero la pregunta real es ¿Cuál ciencia? ¿O cuáles términos científicos? Porque la ciencia es un objetivo cambiante.
Nos reímos hoy de la ciencia de hace 150 años.
Dios sabía que la ciencia de los contemporáneos de Moisés estaba equivocada; sin embargo, no se molestó en corregirlos. ¿Por qué no?
Con toda humildad, porque a Dios no le importa la ciencia aquí, no está preocupado por el cómo. El quiere que nos centremos en el Quién y en el Por Qué. El asunto de Dios es teológico.
Podríamos enfocarnos en la ciencia, y de hecho es bueno ir y estudiar lo que dice la ciencia, pero si gastamos tiempo en enojos y controversias por lo que otros creen, pienso que perdimos el punto de lo que Moisés quiere comunicarnos.
La ciencia busca las pisadas de Quién creó. Teología busca conocer al Uno que hizo las pisadas.

Algo más, ¿en qué sentido es Dios creativo? El empezó con nada, con ausencia de materia. Habló y sucedió. Creatividad a otro nivel. Y la Biblia tampoco nos dice mucho.
R.C Sproul: “probablemente sea mejor no gritar cuando Dios solo habla bajito.”

¿Por qué creó Dios?
Para mostrar Su gloria (Salmo 19). Y procura comprender esto: Dios no creó para añadir o para abrillantar Su gloria. El es GLORIOSO, infinitamente glorioso. El no puede ser más glorioso por nuestras acciones o menos glorioso por nuestra inacción o negatividad. Su gloria es constante e infinita. El anuncia la gloria de Quién es El en la manera como El crea y como todo funciona.
Aquí encontramos nuestro propósito.

¿Por qué estamos aquí?
Para anunciar la gloria de Dios. ¿Por qué estamos aquí? O anunciamos la gloria de Dios o anunciamos la gloria de Yo.
Romanos 1: el pecado fundamental de adorar las criaturas. Pablo escribe que todos somos pecadores delante de Dios porque miramos la creación y adoramos eso.
La idolatría del yo, porque al alejar nuestra vista de Dios, la enfocamos en nosotros mismos. No podemos ser como El, pero lo intentamos…

¿Desde cuándo estamos obligados a Dios?
Isaías 40:21-28
¿No sabéis? ¿No habéis oído? ¿No os lo han anunciado desde el principio? ¿No lo habéis entendido desde la fundación de la tierra?
El es el que está sentado sobre la redondez de la tierra, cuyos habitantes son como langostas; El es el que extiende los cielos como una cortina y los despliega como una tienda para morar.
El es el que reduce a la nada a los gobernantes, y hace insignificantes a los jueces de la tierra.
Apenas han sido plantados, apenas han sido sembrados, apenas ha arraigado en la tierra su tallo, cuando El sopla sobre ellos, y se secan, y la tempestad como hojarasca se los lleva.
¿A quién, pues, me haréis semejante para que yo sea su igual?– dice el Santo.
Alzad a lo alto vuestros ojos y ved quién ha creado estos astros:el que hace salir en orden a su ejército, y a todos llama por su nombre. Por la grandeza de su fuerza y la fortaleza de su poder no falta ni uno.
¿Por qué dices, Jacob, y afirmas, Israel: Escondido está mi camino del SEÑOR, y mi derecho pasa inadvertido a mi Dios?
¿Acaso no lo sabes? ¿Es que no lo has oído? El Dios eterno, el SEÑOR, el creador de los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa. Su entendimiento es inescrutable.

La historia de la creación en su contexto histórico.
Es la palabra de Dios dirigida a un grupo de gente rodeada por naciones cuya cosmología es netamente politeísta, así como la mitología derivada de dicho politeísmo.
El contexto no es entre una visión religiosa (la de Israel) y una visión secular (la no israelita). Recuerden que no había Charles Darwin en el mundo antiguo, operando desde presuposiciones no teísticas.
Los autores de la Epica de Gilgamesh y similares, quienquiera que fuesen, no eran individuos humanistas, seculares o agnósticos. En estos mitos el énfasis reside en procreación, no en creación, así como en la genealogía de las deidades (teogonía, otra vez) no en su naturaleza (cosmogonía).
Génesis 1 fue escrita, al menos en parte, como alternativa a la visión prevalente; la preocupación del escritor es teológica e histórica: qué sucedió, por qué sucedió, por tanto…

La progresión de ideas en Génesis 1 es tripartita.
1) El problema identificado en v.2: oscuridad, abismos acuáticos, tierra informe;
2) Días 1-3 son de preparación, atienden a dichos problemas: se separan la luz de las tinieblas (día 1), se separan las aguas que están arriba de las aguas que están debajo (día 2), aparece la tierra seca y la vegetación (día 3);
3) Días 4-6 son de población: lumbreras (día 4), aves y peces (día 5), animales terrestres y el hombre (día 6).

La relación en contenido entre los días 1-3 y 4-5 se refleja en 2:1 Así fueron acabados los cielos y la tierra y todas sus huestes [y toda su vastedad, otra versión]. El punto de esta simetría deliberada, deliciosa, es que la forma es tan importante como el contenido. Ocho actos creativos en 6 días, recuerden que 7 significa totalidad, plenitud.
La Creación apunta a un Dios quien habla, evalúa, delibera, forma, anima, quien regula.
La audiencia reconocería y se identificaría con ese modelo.
Pero la creación apunta también a un Dios que crea en 6 días y reposa en el séptimo.
La audiencia, acostumbrada a su semana de trabajo, se identificaría también con ese modelo.

1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
2Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.

El verso 1 es único. Ninguna otra cosmogonía, de ningún otro pueblo, contiene palabras que siquiera se acerquen a las primeras palabras de la Biblia.
cosmogonía.
(Del gr. κοσμογονία).
1. Relato mítico relativo a los orígenes del mundo.
2. Teoría científica que trata del origen y la evolución del universo.

El v.2 figurativo describe lo que no tiene substancia o realidad, que no está aterrizado (Isaías 41:29 He aquí, todos ellos son falsos; sus obras inútiles, viento y vacuidad sus imágenes fundidas), futilidad.
Jehová Dios no creó un caos (Isaías 45:18 Porque así dice el SEÑOR que creó los cielos (El es el Dios que formó la tierra y la hizo, El la estableció y no la hizo un lugar desolado, sino que la formó para ser habitada):Yo soy el SEÑOR y no hay ningún otro).

Algunos preguntan si el contenido del v.2
– describe algo que apareció después que Dios creó un universo perfecto,
– o si este verso amplía y clarifica la forma de la tierra cuando Dios la creó,
– o si describe la situación antes que Dios empezara la creación introducida en el v.3.

En cuanto a la primera, existe la denominada teoría gap, la cual propone que el v.1 describe la creación original, perfecta, pero que luego ocurrió una catástrofe (¿la caída del ángel de luz?) que provocó el caos y convirtió la tierra en informe y vacía. Así que Dios empezó una segunda creación, de modo que el v.3 en realidad es una re-creación, no la original…

Recordemos Isaías 45:18Dios la estableció y no la hizo un lugar desolado” no dice “y El la estableció para que fuera caos.”
La realidad del verso es una referencia a la situación existente antes de la creación específica, una situación de “sin forma” pero sobre la cual se mueve el Espíritu del Señor. Describe una situación, y si recordamos, los días de la creación siguen un patrón de movimiento de lo general hacia lo particular.

Los días 1,2 y 3 guardan paralelo con 4,5 y 6:

Día 1 creación de la luz Día 4, creación de clases particulares de luz
Día 2 creación de cielos y mares Día 5, creación de aves y peces
Día 3, creación de la tierra seca Día 6, creación de vegetación, animales terrestres y del hombre

 

Y si leemos con cuidado, este mismo movimiento ocurre en el v.2 (generalización) y en vv.3-31 (particularización).

el primer día (1:3-5)
3Y dijo Dios:Sea la luz. Y hubo luz.
4Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.
5Y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y fue la mañana: un día.

Estos tres versos contienen palabras de Dios y palabras del narrador. De hecho, solo hay dos palabras en hebreo dichas por Dios: sea la luz. El resto (introducción de la Deidad, descripción del objeto creado, su valoración, información de actividad subsecuente, nota cronológica) son del narrador.
Este verso nos introduce a una de las frases más comunes de Génesis: y dijo Dios.

¿Contaron cuántas veces se nombra a Dios? 29 en la creación, 35 en total. ¿Por qué? Porque Moisés quiere que entendamos Quien es el sujeto de la historia.

v.4 nos introduce otro concepto fundamental, el de separación. Aquí, separado no quiere decir puesto aparte, sino asignar a cada parte su lugar o esfera de influencia. Asientos en el carro, en la iglesia, y niños.
separar.
(Del lat. separāre).
1. Establecer distancia, o aumentarla, entre algo o alguien y una persona, animal, lugar o cosa que se toman como punto de referencia.
2. Formar grupos homogéneos de cosas que estaban mezcladas con otras.
3. Considerar aisladamente cosas que estaban juntas o fundidas.

En Génesis 1, la obra de Dios es una obra de separación. 5 veces en este capítulo, al parecer con deliberación, recordemos que se trata de una narración compuesta al pueblo judío errante antes de entrar a la Tierra Prometida. He aquí una exhortación sutil a separarse de toda posibilidad de contaminación pagana.
Sin embargo, otros autores piensan que se trata de un contraste, y de separarse de lo que es maligno. Ocurre separación hacia el orden: luz de las tinieblas, aguas que están arriba de las que están debajo, día de la noche, mujer del hombre. En el pecado y la transgresión, la separación es hacia el desorden: hombre y mujer de Dios, hombre de la mujer, hombre del suelo, hombre del jardín.

Observen que la diferencia principal en esta obra de separación hecha por Dios es la valoración de Dios mismo: y vio Dios que… era bueno. ¡La bendición precede a la separación! Es decir que la luz misma era buena, no la creación per se de unidades de tiempo.

el segundo día (1:6-8)
6Entonces dijo Dios: Haya expansión [firmamento] en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.
7E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.
8Y llamó Dios a la expansión cielos. Y fue la tarde y fue la mañana: el segundo día.

En Enuma elish, uno de los mitos babilonios más antiguos, el cielo fue hecho de material preexistente, en específico, de la mitad del cadáver de una diosa pagana. Luego, Marduk -el dios- guardaba y encerraba la diosa para que no se desparramara sobre la tierra
La mitología canaanita le dio mucha atención a este mito y a Baal, quien hacía llover según ellos.

Observen que en el relato bíblico no aparece “y vio Dios que era bueno.” Sin embargo encontramos a Dios nombrando cosas, conceptos de autoridad y de propiedad.

el tercer día (1:9-13)
9Entonces dijo Dios: Júntense en un lugar las aguas que están debajo de los cielos, y que aparezca lo seco. Y fue así.
10Y llamó Dios a lo seco tierra, y al conjunto de las aguas llamó mares. Y vio Dios que era bueno.
11Y dijo Dios: Produzca la tierra vegetación: hierbas que den semilla, y árboles frutales que den fruto sobre la tierra según su género, con su semilla en él. Y fue así.
12Y produjo la tierra vegetación:hierbas que dan semilla según su género, y árboles que dan fruto con su semilla en él, según su género. Y vio Dios que era bueno.
13Y fue la tarde y fue la mañana: el tercer día.

La narración avanza de la categoría de tiempo a la de espacio. Es también la última vez que Dios nombra algo. Continuará creando, pero no les da nombre. Tal responsabilidad la delegará al hombre.
Los versos adelantan de la creación de la tierra a su ornamentación. Este día tiene dos actos: tierra y vegetación; divina separación primero, luego divina cobertura.
La Tierra es el agente a través del cual el plan de Dios media Su poder creativo. La llamada “Naturaleza” no es otra cosa que el poder y la vida de Dios manifestados. No hay razón para idolizarla como “Madre Naturaleza.” Observen que todo se reproducirá “según su género.” Lo que existe, existe por el poder de la palabra creativa divina. Sin embargo, esta misma palabra provee el medio para perpetuarse de diversas especies y órdenes creadas. Ninguno eclipsa al otro.
Al concluir el tercer día, Dios ha añadido color al cosmos: al blanco y negro del primer día ahora hay el azul del cielo y de los mares, verde por igual. Pronto, el amarillo dorado del sol y el rojizo de la piel humana completará este arco iris de colores.

8 actos creativos en 6 días

Día 1: una obra, luz Día 4: una obra, lumbreras
Día 2: una obra, la expansión Día 5: una obra: aves, peces
Día 3: dos obras, tierra y vegetación (indicado por la doble valoración, vv.10,12) Día 6: dos obras, animales terrestres y el hombre (indicado por la doble valoración, vv.25, 31)

el cuarto día (1:14-19)
14Entonces dijo Dios:Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años; 15y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.
16E hizo Dios las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para dominio del día y la lumbrera menor para dominio de la noche; hizo también las estrellas.
17Y Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18y para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.
19Y fue la tarde y fue la mañana: el cuarto día

Para separar el día de la noche, para señalar estaciones y para iluminar la tierra. Son versos completamente anti-paganos (el Zodiaco, astrología y cosas semejantes) (Jeremías 10:2 Así dice el SEÑOR:El camino de las naciones no aprendáis, ni de las señales de los cielos os aterroricéis, aunque las naciones les tengan terror). Sol y Luna eran divinidades de los antiguos pueblos semitas, de modo que utilizar la palabra “lumbreras” es rechazar cualquier intento de adoración, al ignorar el término concreto y utilizar palabras que denoten función.
Vean el orden también: sol, luna, estrellas, anti-pagano por igual.

el quinto día (1:20-23)
20Entonces dijo Dios: Llénense las aguas de multitudes de seres vivientes [criaturas], y vuelen las aves sobre la tierra en la abierta expansión de los cielos.
21Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve, de los cuales están llenas las aguas según su género, y toda ave según su género. Y vio Dios que era bueno.
22Y Dios los bendijo, diciendo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.
23Y fue la tarde y fue la mañana: el quinto día.

El agua no tiene poder de generación espontánea. Solo produce vida si Dios habla.
La palabra hebrea para “criaturas” es nepes, que algunas veces se traduce como “alma.” Pero la connotación se refiere más bien a los apetitos y deseos pasionales de todos los seres vivos (de ahí la traducción de la LBA). La búsqueda de Dios distingue al nepes humano del nepes de los animales (Salmo 42:2-3 Mi alma tiene sed de Dios, del Dios viviente; ¿cuándo vendré y me presentaré delante de Dios? [en el AT el ser humano es un alma, en el NT tiene un alma] Mis lágrimas han sido mi alimento de día y de noche, mientras me dicen todo el día:¿Dónde está tu Dios), (63:2 Así te contemplaba en el santuario, para ver tu poder y tu gloria), (84:3 Aun el ave ha hallado casa, y la golondrina nido para sí donde poner sus polluelos:¡tus altares, oh SEÑOR de los ejércitos, Rey mío y Dios mío!), (119:20, 81 Quebrantada está mi alma anhelando tus ordenanzas en todo tiempo; Mi alma desfallece por tu salvación; en tu palabra espero).

Grandes monstruos marinos alude nuevamente a la mitología circundante, la de los dragones del mar, rivales de los dioses creadores (Leviatán de la cola enrollada; Rahab el arrogante; Tannin el dragón). La poesía hebrea parece adoptar las imágenes pero no la teología pagana (Salmo 104:26 reduce al Leviatán a un pato en la bañera de Dios: Allí surcan las naves, y el Leviatán que hiciste para jugar en él).

Observen que por primera vez Dios habla con alguien (uso de la segunda persona del plural, los). El soliloquio da lugar al monólogo. Pero la bendición precede al mandato. Los recipientes de la primera bendición son peces y aves, la esencia es la capacidad de ser fértiles, de reproducirse a sí mismos según su género.
Todo en la creación recibe el visto bueno (Vo.Bo.) o la inspección de Dios, y sobre eso, bendición.

el sexto día (1:24-31)
24Entonces dijo Dios:Produzca la tierra seres vivientes según su género:ganados, reptiles y bestias de la tierra según su género. Y fue así.
25E hizo Dios las bestias de la tierra según su género, y el ganado según su género, y todo lo que se arrastra sobre la tierra según su género. Y vio Dios que era bueno.
26Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.
27Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
28Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.
29Y dijo Dios: He aquí, yo os he dado toda planta que da semilla que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto os servirá de alimento. 30Y a toda bestia de la tierra, a toda ave de los cielos y a todo lo que se mueve sobre la tierra, y que tiene vida, les he dado toda planta verde para alimento. Y fue así.
31Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y fue la mañana:el sexto día.

La batalla teológica en los días de Moisés no era Trinitarianismo vs. Unitarianismo. La batalla se centra en la creencia en un solo Dios, quien a su vez es no creado, misericordioso y soberano, en contraste con la creencia en múltiples dioses y demonios caprichosos, impredecibles y, a menudo, inmorales. Observen que no hay bendición sobre los animales de la tierra; no tendrán dominio sobre la humanidad. Aves y peces reciben bendición porque habitan en esferas diferentes y no son amenaza para el pueblo.

La palabra “hagamos” ha suscitado incontables panfletos y polémicas. Pero son palabras de realeza, plural de plenitud posiblemente relacionadas al Espíritu mencionado en el v.2 ¿A quién se dirige el Señor? Tal parece que Dios discursa con los ángeles o la corte celestial (1 Reyes 22:19-22; Job 1:6; 2:1; 38:7; y muchos más), lo cual no significa que ellos participasen de la creación.

Selem” es la palabra hebrea traducida como “imagen.” Mientras que las otras criaturas son hechas “según su género”, la expresión “imagen de Dios” únicamente se refiere al ser humano.
Vale la pena señalar características de “hechos a imagen de Dios”:
1. El término “imagen” se refiere a una estatua en su pedestal, sugiriendo que el ser humano es una unidad psicosomática;
2. Una imagen funciona como canal de expresión, no como un retrato (el hombre es representación fiel y adecuada, pero no una copia). Un punto interesante es que a menudo se repite que la Biblia presenta a Dios antropomórficamente (parecido a un ser humano), sin embargo, lo más adecuado es decir que el hombre es teomórfico, hecho semejante a Dios para que Dios pudiera comunicarse con Su pueblo! Dio oídos para oír porque El oye el llanto de los afligidos, ojos para ver porque El ve el esfuerzo de los piadosos (Salmo 98:9 El que hizo el oído, ¿no oye? El que dio forma al ojo, ¿no ve?).
3. Una imagen posee la vida del ser a quien representa;
4. Una imagen representa la presencia de quien es representado;
4. Inseparable a la noción de servir como representante, la imagen funciona como gobernador en lugar de la deidad [¿han visto las oficinas públicas? siempre hay retratos del presidente de turno…].

La frase “imagen de Dios” se encuentra 4 veces en el AT: Génesis 1:26,27; 9:6; I Samuel 6:5, 11. Se sabe que en Egipto y Mesopotamia, el rey o algún otro oficial de alto rango recibían este título de “imagen de Dios.” Pero este nombre no se aplicaba a los trabajadores de los canales o de los templos de entonces (ziggurat). De nuevo, Génesis 1 parece estar usando lenguaje de la realeza para describir al “hombre.” A los ojos de Dios toda la humanidad es realeza.
Porque toda la humanidad está relacionada con Dios, no solo el rey o el alto oficial.
O sea que la Biblia democratiza los conceptos de realeza y exclusividad de las naciones alrededor de Israel.
Creado a imagen de Dios, a su semejanza, para evitar la posibilidad de que el hombre sea visto como réplica exacta. El v.26 no define cuál es la imagen de Dios en el hombre, no le interesa. El verso simplemente hace énfasis en que ser hombre, ser humano, es llevar la imagen de Dios.

Otra cosa más: el hombre es caracterizado por su sexualidad, aquí no se habla de especies según su género, sino que se nombra su sexualidad: varón y hembra los creó. Ambos comparten la imagen de Dios. La sexualidad no es un accidente de la naturaleza, ni es un simple fenómeno biológico. Es un don, un regalo, de Dios.
Ciertamente identidad y función sexual son ajenas a la persona de Dios, sin embargo son parte de Su voluntad para nosotros. Luego entonces la reproducción es una bendición y un regalo de Dios, que no depende para nada de ritos o actividades.

Finalmente, lo que Dios crea también lo preserva. Alimento para todos.
Y todo no solo era bueno, sino bueno en gran manera.

2:1 Así fueron acabados los cielos y la tierra y todas sus huestes.
Constituye el resumen global: el Creador ha ejecutado perfectamente Su voluntad.

el séptimo día: Día de Reposo (Sabbath) (2:2-3)
2Y en el séptimo día completó Dios la obra que había hecho, y reposó en el día séptimo de toda la obra que había hecho.
3Y bendijo Dios el séptimo día y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que El había creado y hecho.

Lo primero que vemos es que a diferencia de los otros días, el número de este día se repite 3 veces, indicativo de su importancia sobre todos los demás.
En los primeros 6 días el espacio fue sometido; en el séptimo día el tiempo es santificado.
Este día es bendito para refrescar la tierra.
Llama a la humanidad a imitar el patrón de trabajo y descanso del Rey, confesando que El es Señor, y apartando este día para El. En este día el hombre deja de someter la tierra.

En el Medio Oriente antiguo eran conocidos los períodos de 7 días, otras culturas distinguían entre días de labor y días de descanso. Israel es el único pueblo, sin embargo, que santifica de manera única el séptimo día para reposo.

El 4to de los 10 Mandamientos en Exodo 20 se apoya en la acción creadora de Dios en 6 días y descanso en el séptimo (vv.8-11): el orden de la creación se halla detrás de la observancia del Sabbath, de modo tal que esta imagen queda estampada en la mente del pueblo como diseño repetido para su santificación.

Este día es la primera cosa en la Torah donde Dios imparte Su santidad y lo aparta para Sí mismo (Exodo 20:11 Porque en seis días hizo el SEÑOR los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, el SEÑOR bendijo el día de reposo y lo santificó).

Jesús enseña que el Día de Reposo fue hecho para el hombre, no el hombre para el Día de Reposo (Marcos 2:27). ¿Qué quiere decir esto? Para empezar no se trata de una simple diferencia de opinión con los fariseos del entorno, en el contexto lo que hay es un choque entre el evangelio del Señor y el legalismo.
Todo el aparataje de estos hombres en realidad aleja al hombre del verdadero evangelio.
¿Qué es legalismo? Consiste en tratar de ganar el favor de Dios a través de nuestra obediencia a un conjunto de leyes y normas. Exalta la ley por encima de la gracia [R.C Sproul].
1) tarde o temprano añadiremos reglas que no están en la Biblia, Tim Keller: querer la seguridad de pulsar los botones correctos. Ahora bien, hay cosas legítimas… el énfasis de la libertad es el amor.
2) le pondremos más atención al aspecto externo que al corazón del mandamiento, porque al final es más fácil trabajar lo externo que el corazón. Colaban mosquitos pero tragaban el camello, no para amplificar la ley sino para hacerla más manejable. ¿Por..? Porque la ley es amar al prójimo!
3) apela al orgullo, consecuencia lógica, porque hacen de sus reglas una ley universal para imponerlas a otros. Una tabla para medir a los demás y además la base de su identidad (un legalista no sabría qué hacer sin ella; define su vida en base a lo que hace o deja de hacer).
Fariseos: la gestapo de la santidad.

Día de Reposo= restauración física y espiritual. Apartar para un tiempo deleitoso con Dios sin los impedimentos del resto de la semana.
restaurar.
(Del lat. restaurāre).
1. Recuperar o recobrar.
2. Reparar, renovar o volver a poner algo en el estado o estimación que antes tenía.
3. Reparar una pintura, escultura, edificio, etc., del deterioro que ha sufrido.

El 4to Mandamiento es el pivote o puerta [janus] entre los tres primeros que conciernen con Dios y los últimos 6 concernientes a la humanidad.
Al cesar del trabajo y comercio económico en el Sabbath, Israel mantiene el día santo -apartado- para el Señor (Exodo 31:12-17; 34:21; Números 15:32-36; Nehemías 10:31; 13:15-22; Jeremías 17:22), práctica diseñada para dar descanso a animales y gente, esclavos y libres.
Sin embargo los sacerdotes ofrecían sacrificios (Números 28:9; Mateo 12:5), circuncidaban niños (Juan 7:22) y marcharon como ejército (Josué 6:3-4).
Si bien en el AT no había un ritual establecido para la observancia del Sabbath, vemos que en el NT se leían y discutían las Escrituras (Marcos 1:21; Lucas 4:16-20; Hechos 13:13-45; 15:21; 17:2).

Observar el diseño semanal de la creación santifica a Israel.
1) Nos recuerda una y otra vez que Dios completó Su obra. Al igual que entonces, El traerá a perfección Su obra en la historia a través de Su pueblo escogido (Isaías 45; Filipenses 1:6; Hebreos 12:2).
2) La observancia del Día de Reposo es confesar de manera regular que tu Dios es Señor de todo. El hizo santo este día para celebrar Su descanso de toda la obra que había hecho (Génesis 2:3). Observar este día es confesar que Jehová es Dios y Señor de señores. Es una expresión de tu compromiso contraído con el Señor. En la creación, Dios ordena jerarquías de gobierno: las lumbreras para el día y la noche (1:18), los seres humanos para gobernar la tierra (1:28), de modo que la observancia del séptimo día recuerda a la imagen de Dios -el hombre- que somos administradores.
3) Jesús, Señor del día de reposo, libera al hombre de la carga de reglas y normas hechas por los rabinos y fariseos. Es un tiempo para sanidad y hacer el bien (Mateo 12:1-14 hambre y espigas; Marcos 2:23-28 el hombre de la mano seca; Juan 5:9-15 el que sanó y cargó la camilla). Algo más: Pablo. en calidad de apóstol del Señor del Día de Reposo, abroga la ley, normas y reglas de la observancia judaica al establecer la preeminencia de la iglesia (Colosenses 2:16-17 Por tanto, que nadie se constituya en vuestro juez con respecto a comida o bebida, o en cuanto a día de fiesta, o luna nueva, o día de reposo; cosas que sólo son sombra de lo que ha de venir, pero el cuerpo pertenece a Cristo): la observancia o no observancia es asunto de conciencia individual, de servicio al Señor, y de fe (Romanos 14:5-23).
abrogar.
(Del lat. abrogāre).
1. Abolir, derogar. Abrogar una ley, un código.

4) El Sabbath es la señal de que Dios separó a Israel e hizo pacto especial de relación con él. En la literatura rabínica, las prácticas de la circuncisión, la comida, y observancia del Sabbath se convirtieron en las marcas distintivas del judaísmo. En el NT los creyentes se reunían el primer día de la semana, el Día del Señor (Apocalipsis 1:10), para partir el pan, leer, enseñar y estudiar la Escritura (Juan 20:1, 19-23; Hechos 20:7; 1 Corintios 16:2). Alguien inclinado a trabajar los 7 días de la semana debiera examinar a qué dios adora, porque Dios es aquél en quien confía tu corazón. Quienes encuentran seguridad y significado en los dioses del dinero, del profesionalismo, hallarán una carga la adoración comunitaria el primer día de la semana.
5) La observancia del Sabbath es un recordatorio de haber sido esclavos en Egipto, de cómo Dios Todopoderoso nos libró de servidumbre y nos dio descanso (Deuteronomio 5:15 “Y acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que el SEÑOR tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido; por lo tanto, el SEÑOR tu Dios te ha ordenado que guardes el día de reposo). Hoy encontramos plenitud en Cristo (Colosenses 2:16-17).
6) En el libro de Hebreos encontramos expresiones concretas del reposo en la escatología de la iglesia (Hebreos 4:1-11). El Día de Reposo nos asegura que, así como Dios entró en Su reposo el séptimo día, así vivimos con la esperanza de nosotros también entrar en el reposo eterno. En el NT, mediante fe en Cristo ya hemos entrado en ese reposo. Observar este día es reconocer que nuestra vida se haya sostenida solo en Dios. Cesamos de trabajar porque sabemos que nuestra esperanza está en el Señor, no en el producto de nuestra labor.
7) Además de ser criaturas de espacio, también somos criaturas de tiempo. Si reflexionamos, luego gastamos tiempo para ganar espacio, pero alcanzar más no significa tener más. El tiempo es el corazón de la existencia. La observancia del Día de Reposo nos permite reconocer y celebrar la significancia del tiempo.

Participar en el reposo de Dios nos da significado a medida que reflexionamos en lo que hemos hecho, y nos permite participar en lo eterno (trascender). Recordemos que las cosas no dan significado a los momentos; es el momento lo que otorga significado a las cosas.

<{{{{<<

 

 

 

x

El músico del jardín

Estándar

El árbol lo miraba todo,
tenía tantos ojos como hojas
y tenía tantos pájaros como hojas,
(un pájaro por hoja).
El árbol era el músico del jardín:
en cada hoja, cantaba un pajarín,
en cada rama sonaba un violín.

A las siete de la mañana,
empezaba el coro
y el árbol, con sus hojas como ojos,
lo miraba todo.

De pronto, se oyó un susurro.
-¿Cuándo vendrán los niños,
que me aburro?
-dijo el árbol con su vocecita de madera-.
Los niños son para mí la primavera.

Gloria Fuertes
(España, 1908-1998)

Apuntes a Génesis I. 1:1

Estándar

“La persona que quiere la práctica sin la teoría por lo general termina con malas teorías que conducen a una mala práctica.” Jen Wilkin.

Nota a nuestros amadas (y amados) lectores, si bien los libros de trabajo que hemos estudiado -Génesis I,II, Santiago- son producto del estudio y dedicación de Jen Wilkin y su maravilloso equipo, les informamos que los apuntes y clases son producto del estudio y dedicación del equipo editorial de este blog, único responsable de los errores que hayamos cometido. Les rogamos de sus oraciones y comprensión, que el Señor nos conceda redimir tiempo y sobre todo que lo escrito sea para alabanza de la gloria de  la gracia en Cristo.

A petición popular iniciamos ahora la colocación de estas apuntes a la primera parte de Génesis, los capítulos 1 al 11 (que debimos haber puesto primero, ni modo). ¡Buen provecho! <{{{{<<

APUNTES A GENESIS I.

El “cristiano” sensual es alguien que vive por los sentimientos más que por su entendimiento de la Palabra de Dios. Cuando experimenta euforia espiritual, es un remolino de actividad divina; cuando está deprimido, es un incompetente espiritual. No busca conocer a Dios: quiere experimentarlo.
Y como en la canción, alegre va por su camino hasta que se encuentra con el dolor de la vida y entonces se desploma. Por lo general termina abrazando algún tipo de “teología de las relaciones” (la más terrible maldición de la cristiandad moderna), en la cual las relaciones personales y la experiencia toman precedencia sobre la Palabra de Dios.

La Biblia está dirigida primordial aunque no exclusivamente a nuestro entendimiento.
El cristianismo es intelectual, no intelectualista. La Escritura está dirigida al intelecto, no a meras conjeturas o racionalismo frío (intelectualismo), está dirigida a una vida de pasión vibrante, donde se manifiestan una y otra vez fuertes sentimientos de gozo, amor y exaltación.
Pero esos sentimientos son una respuesta a lo que entendemos como verdad en nuestra mente [R.C Sproul. Cómo leer e interpretar la Biblia, pp.10-12].

¿Por qué es tan importante ser alfabetizadas en Biblia?
Porque nos protege de caer en el error. Tanto el humanista secular como el falso maestro se apoyan en la ignorancia bíblica de los otros para que sus mensajes echen raíces, y para desgracia nuestra, la iglesia de hoy ha probado ser tierra fértil para dichos mensajes.

Debido a no conocer nuestra Biblia, temblamos ante el más mínimo cuestionamiento de nuestra cosmovisión. Nos come la desilusión y la apatía; y cuando la mujer es cada vez más floja para estudiar Biblia, se afectará todo el mundo en su esfera de influencia. En lugar de ser luz y sal, nuestra contribución será como blanda mantequilla en el mundo que habitamos, indistinguible de aquel mundo que no ha sido tocado por el evangelio.
La casa, la iglesia, la comunidad, el país, necesita con desesperación la influencia de mujeres que saben por qué creen lo que creen, apoyadas en la Escritura, Palabra de Dios.
Necesitamos la influencia de mujeres que aman profunda y activamente el Dios proclamado en la Biblia.

Génesis e Historia

El eje central principal de Génesis -si pudiera resumirse así- es la promesa de Dios, en gracia, de bendecir y reconciliar frente a la maldad y el pecado [V.P Hamilton. The book of Genesis Chapters 1-17 Eerdmans Pub Co. 1990].
En hebreo, el nombre del libro significa “En el Principio” (beresit), siguiendo la norma judía de nombrar según las primeras palabras del primer verso.
Constituye el Libro de los Orígenes: el origen de la creación terrenal, el origen de la humanidad, el origen de instituciones mediante las cuales se perpetuarán las civilizaciones, el origen de una familia especial escogida por Dios como suya y designada como el medio para la bendición del mundo. Y sobre todo ello, Dios mismo. No hay teogonía de Dios en la Escritura, ninguna autobiografía. Porque El es sin principio ni final [desde siempre y para siempre, esto es, eterno].
teogonía.
(Del lat. theogonĭa, y este del gr. θεογονία).
1. Generación de los dioses del paganismo.

Es claro que todos los eventos descritos en Génesis son previos a la época de Moisés. Es interesante que las antiguas historias orientales (por ej. la creación y el diluvio) guardan paralelo con los capítulos 1-11 de este libro, especialmente la Epica de Gilgamesh de Mesopotamia (considerada la primera gran obra literaria), un poema centrado en el hombre y sus obras, pero que habla de un jardín, consejos similares a Eclesiastés y la narración de un diluvio.
Muchas de las historias son consideradas “mitos” (los Vedas hindúes, el libro del Taoísmo, etc.) y los “estudiosos” colocan en la misma categoría estos 11 primeros capítulos de Génesis, como leyendas, no como Historia.

mito
(Del gr. μῦθος).
1. Narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heroico. Con frecuencia interpreta el origen del mundo o grandes acontecimientos de la humanidad.
2. Historia ficticia o personaje literario o artístico que condensa alguna realidad humana de significación universal.
3. Persona o cosa rodeada de extraordinaria estima.
4. Persona o cosa a las que se atribuyen cualidades o excelencias que no tienen, o bien una realidad de la que carecen.

Recordemos que Dios está hablando a un grupo de personas que viven rodeadas de naciones cuya cosmología es politeísta y su mitología deriva de ese politeísmo. Mucho de lo que vemos en Génesis 1 es patentemente anti-pagano.
De modo que lo primero es determinar qué entendemos por Historia.
En palabras sencillas, es el recuento de eventos que el autor cree han sucedido. La etiqueta no hace comentario a si es verdad, imparcial, libre de actividad divina, secuencia cronológica estricta, o si emplea elementos figurativos o imaginarios (algunas veces llamados mitológicos).

historia.
(Del lat. historĭa, y este del gr. ἱστορία).
1. Narración y exposición de los acontecimientos pasados y dignos de memoria, sean públicos o privados.
2. Disciplina que estudia y narra estos sucesos.
3. Obra histórica compuesta por un escritor.
4. Conjunto de los sucesos o hechos políticos, sociales, económicos, culturales, etc., de un pueblo o de una nación.
5. Conjunto de los acontecimientos ocurridos a alguien a lo largo de su vida o en un período de ella.
6. Relación de cualquier aventura o suceso.
1. Conjunto de narraciones históricas contenidas en el Antiguo y el Nuevo Testamento.
1. La de todos los tiempos y pueblos de la Tierra.

De inmediato vemos que Génesis relata eventos sucedidos, actuales, no eventos míticos.
El libro explica a la audiencia judía cómo llegaron sus ancestros a Egipto, la conexión genealógica de Jacob y sus hijos con las antiguas generaciones hasta Adán y Eva. El libro está escrito en prosa narrada, cuya función principal es contar historias, en Génesis toma diversas formas o antologías.
antología.
(Del gr. ἀνθολογία, de ἄνθος, flor, y λέγειν, escoger).
Colección de piezas escogidas de literatura, música, etc.

La Historia de la Creación, a su vez, se describe como prosa exaltada, un estilo diferente al resto del libro, pero cuya historicidad se asume:

Salmo 136:4-9
Al único que hace grandes maravillas, porque para siempre es su misericordia. Al que con sabiduría hizo los cielos, porque para siempre es su misericordia.
Al que extendió la tierra sobre las aguas, porque para siempre es su misericordia.
Al que hizo las grandes lumbreras, porque para siempre es su misericordia: el sol para que reine de día, porque para siempre es su misericordia; la luna y las estrellas para que reinen de noche, porque para siempre es su misericordia.

Génesis provee el registro verdadero de eventos, en armonía con la cosmovisión bíblica.
Esta cosmovisión incluye varias nociones: la noción de Jehová, el Dios de Israel, como el Creador universal de cielos y tierra, quien creó al hombre (la Humanidad) para amarle y conocerle. La noción de que toda la Humanidad cayó por la desobediencia de Adán y Eva; la noción de que Dios escogió a Israel como el vehículo para que la Humanidad recibiera la bendición de conocer al Dios verdadero. Claramente, Génesis hace un recuento histórico.

Es también el contexto para toda la Escritura, el semillero por excelencia: la semilla de la creación, la semilla del pecado, la semilla de la redención y de un salvador, la semilla del origen de Israel, etc.
A medida que la narración procede, aparecen episodios o contingencias que podrían haber tenido un final distinto, sin embargo Dios en Su providencia utiliza las imperfecciones para alcanzar Sus propósitos. La audiencia original habría visto sus circunstancias permeadas con el propósito de Dios, por tanto aprenderían a abrazar sus vidas como un regalo de Dios, para vivir como El dice.

Dios mantiene Sus promesas (el ejemplo de Rebeca y el siervo), los primeros oyentes (lectores) aprenderían a verse a sí mismos bajo el cuidado de Dios como resultado de reflexionar en los sucesos.
De modo que el o los temas literarios principales podemos resumirlos en:
– caracterización de Dios e historia de su interacción con el hombre;
– la pecaminosidad individual y colectiva del hombre y la Humanidad;
– el desarrollo del plan de Dios para redimir a un pueblo a pesar de su necedad;
– la “historia de héroes” como género literario constante;
– caracteres, caracteres y caracteres: la lectura de Génesis nos confronta con historias y personajes inolvidables así como lecciones de sabiduría y necedad que podemos aprender. [ESV Bible].

Autoría Literaria

¿Quién es el genio literario de esta pieza maestra, que, como una fuga de Bach, contrapone patrones de estructura con desarrollo de la trama?

Se atribuyen grandes porciones del contenido del Pentateuco a Moisés.
En el Sinaí, Dios le entregó el gran código legal de los 10 Mandamientos así como el Libro del Pacto (Exodo 20:2 a 23:33; 34:11-26), las Leyes de Culto y el Sagrado Código de Levítico (Levítico 1:1; 27:34).
En el viaje desde Sinaí hasta Moab, el Señor entregó más instrucciones (Números 1:1; 36:13). En Moab, Moisés expuso la ley en tres discursos registrados en Deuteronomio 1:5 a 4:40; 5:1 a 26:19 y 30:2-20, junto con las bendiciones y maldiciones del pacto (Deuteronomio 27 y 28), la canción de Moisés (31:30 a 32:43) y sus últimas palabras (33:1-29).

Jesús y los discípulos asumieron el mismo punto de vista (Mateo 8:4; Lucas 16:31 y 24:27,44; Juan 1:17; Hechos 3:22). Jesús dice que Moisés dio a los judíos la circuncisión (Juan 7:22; cf Hechos 15:1), cuyas regulaciones se dan in extenso en Génesis 17:9-14 (no en Levítico 12:3), lo cual sugiere que Jesús piensa en Moisés como autor de Génesis
[B.K Waltke. Genesis a commentary. Zondervan 2001 pp.22].

Moisés estaba más que calificado para escribir Génesis: educado en la corte de Faraón con acceso ilimitado a los escritos de entonces tuvo oportunidad única de conocer y refutar los mitos de su tiempo, lleno de dones espirituales y llamado directamente por Dios, profeta de Israel, traslada su audiencia a la corte celestial cuando Dios crea el cosmos (Génesis 1) y revela lo que el Todopoderoso piensa, siente e intenta.
El verdadero héroe de Génesis es el Señor, y si las narraciones acerca de El no hubieran sido inspiradas por el Espíritu, luego entonces todo sería ficción.

Autoría Divina

El fundamento de todo conocimiento verdadero de Dios ha de ser la clara comprensión mental de sus perfecciones personales, tal como se revelan en la Biblia. No se puede servir ni adorar a un Dios desconocido, ni depositar nuestra confianza en El. Necesitamos algo más que conocimiento teórico de Dios. El alma solo conoce verdaderamente a Dios cuando se rinde a El; cuando se somete a su autoridad, y cuando Sus preceptos y mandamientos regulan todos los detalles de la vida.

El decreto de Dios es su propósito o determinación respecto a cosas futuras.
Romanos 8:28 Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito.
Efesios 3:11 conforme al propósito eterno que llevó a cabo en Cristo Jesús nuestro Señor,

Observen que la Escritura utiliza el singular porque solo hubo un acto de Su mente infinita. El conocimiento divino no procede gradual o en etapas (Hechos 15:18).
Consideremos ahora algunas de las características de los decretos de Dios:
1) Eternos, es decir nunca dentro del tiempo. Por tanto son ilimitados, infinitos. Dios está en el presente, en el pasado, y en el futuro, nada le es ajeno.
2) Sabios. Los mejores fines posibles, con los medios más apropiados para cumplirlos (Salmo 104:24 ¡Cuán numerosas son tus obras, oh SEÑOR! Con sabiduría las has hecho todas; llena está la tierra de tus posesiones).
3) Libres (Isaías 40:13-14 ¿Quién guió al Espíritu del SEÑOR, o como consejero suyo le enseñó? ¿A quién pidió consejo y quién le dio entendimiento? ¿Quién le instruyó en la senda de la justicia, le enseñó conocimiento, y le mostró el camino de la inteligencia).
4) Absolutos e incondicionales. En todos los casos en que Dios ha decretado un fin, ha decretado también todos los medios para dicho fin.

Junto a la inmutabilidad e inviolabilidad de los decretos de Dios, la Escritura enseña con claridad que el hombre es una criatura responsable de sus acciones, de las cuales ha de rendir cuentas. Y si nuestras ideas reciben su forma de la Palabra de Dios, la afirmación de una enseñanza de ellas no nos llevará a la negación de otra.

1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra…

¿Cómo adentrarnos en este verso?
Isaías 42:5 Así dice Dios el SEÑOR, que crea los cielos y los extiende, que afirma la tierra y lo que de ella brota, que da aliento al pueblo que hay en ella, y espíritu a los que por ella andan:

Isaías 43:1, 7-8
Mas ahora, así dice el SEÑOR tu Creador, oh Jacob, y el que te formó, oh Israel:No temas, porque yo te he redimido, te he llamado por tu nombre; mío eres tú.
7a todo el que es llamado por mi nombre y a quien he creado para mi gloria, a quien he formado y a quien he hecho.  8Sacad al pueblo ciego, aunque tiene ojos, y a los sordos, aunque tienen oídos

Isaías 45:6-12, 18
para que se sepa que desde el nacimiento del sol hasta donde se pone, no hay ninguno fuera de mí.
Yo soy el SEÑOR, y no hay otro; el que forma la luz y crea las tinieblas, el que causa bienestar y crea calamidades, yo soy el SEÑOR, el que hace todo esto. Destilad, oh cielos, desde lo alto, y derramen justicia las nubes; ábrase la tierra y dé fruto la salvación, y brote la justicia con ella.
Yo, el SEÑOR, todo lo he creado. ¡Ay del que contiende con su Hacedor, el tiesto entre los tiestos de tierra! ¿Dirá el barro al alfarero:”Qué haces”? ¿O tu obra dirá:”El no tiene manos”? ¡Ay de aquel que diga al padre:”¿Qué engendras?” O a la mujer:”¿Qué das a luz?” Así dice el SEÑOR, el Santo de Israel y su Hacedor:Preguntadme acerca de las cosas venideras tocante a mis hijos, y dejaréis a mi cuidado la obra de mis manos. Yo hice la tierra y creé al hombre sobre ella. Yo extendí los cielos con mis manos, y di órdenes a todo su ejército.
18Porque así dice el SEÑOR que creó los cielos (El es el Dios que formó la tierra y la hizo, El la estableció y no la hizo un lugar desolado, sino que la formó para ser habitada):Yo soy el SEÑOR y no hay ningún otro.
[A.W. Pink. Los Atributos de Dios. http://www.elcaminoangosto.com].

“En el principio, Dios”
Hubo un tiempo, si podemos llamarlo así, cuando Dios, en la unidad de Su naturaleza (si bien existiendo en tres Personas divinas), habitaba solo.
No había cielo que manifestara Su gloria.
No había tierra que ocupara su atención.
No había ángeles que cantaran sus alabanzas.
Ni universo que se sostuviese por la palabra de Su poder.
No había nada ni nadie, solo Dios. Durante una eternidad pasada: completo, suficiente, satisfecho en sí mismo, no necesitando nada.

Dios no estaba bajo coacción, obligación, ni necesidad alguna de crear. ¿Qué le movió a predestinar a sus elegidos para la alabanza de la gloria de su gracia?
Efesios 1:5 nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad.
¡Dios no sale ganando nada con nosotras, ni siquiera con nuestra adoración!

<{{{{<<

Jugar a saber

Estándar

Jugar a saber.
Jugar a saber.

Jugar a saber
el por qué del por qué
el por qué del porque sí,
el por qué del porque no.
Jugar a saber,
jugar a saber,
éste es el deporte
que yo quiero hacer.

Sabías que…
de la espina
de la sardina
nace la gasolina.

Sabías que…
de la uva pisada en agosto
nace el mosto.
(El mosto es el vino
que bebe Balbino).

Sabías que…
del piñón, pequeño y fino,
nace el alto pino.

Sabías que…
de la hueva nace el pez.

Sabías que…
del trigo de la meseta
nace la galleta.

Sabías que…
el azúcar nace de la caña,
del azúcar nace el caramelo,
de la risa nace la alegría,
de la cabeza la cana,
de la amistad un te quiero.

Sabías que…
del árbol nace el papel,
de las letras nacen las palabras,
de las palabras nace el cuento,
el cuento nace del talento
(del escritor),
el escritor nace del sentimiento.

Y de la nata de la oveja,
nace el queso.

¿Sabías todo eso?

Gloria Fuertes
(España, 1908-1998)

Adolescentes.2

Estándar

Tedd Tripp es Senior Pastor of Grace Fellowship Church in Hazleton, Pennsylvania. Este artículo apareció en Journal of Biblical Counseling, Volume 23 Number 3, Summer 2005. Por su relevancia publicaremos algunos extractos como una pequeña serie. El artículo completo lo encontrarán en la dirección de la página web. ¡Gracias!
© 2005, 2010 – The Christian Counseling and Educational Foundation.
http://www.ccef.org/communicate-teens

Metas Paternas para los Años de Adolescencia
¿Qué deseamos conseguir en esos años de la adolescencia de nuestros hijos? ¿Cómo “atravesarlos”? Anhelamos que nuestros jóvenes adopten el evangelio de Cristo como su fuente primaria de fe. Anhelamos que permanezcan en la verdad y la abracen de tal manera que si incluso uno de sus padres abandonara la fe, ellos continúen siendo fieles.
Para ello, necesitamos cultivar su interacción con la Palabra de Dios.

A menudo utilizamos nuestras propias palabras cuando debiéramos usar las palabras de la Escritura. La Escritura dice que “la Palabra de Dios nunca retornará vacía, sino que hará lo que yo [Jehová] quiero, y será prosperada en aquello para que la envié” (Isaías 55:11).
Mis discursos podrán perderse en mis hijos, pero el Espíritu de Dios obra a través de Su Palabra.

Imagina llegar una tarde a tu casa y encontrar que tus hijos ven un programa basura en el televisor. Si te pones a debatir con ellos sobre si debieran ver un programa así, ten por seguro que perderás. Su primer argumento será “Papá, ¡oímos cosas peores en la escuela! Si no quieres que escuchemos esta clase de palabras, sácanos de allí!”.
Pero tú puedes llevarlos a las Escrituras. Decir, por ejemplo “yo sé que escuchan cosas peores en la calle o en la escuela, pero, ¿cómo ustedes responden a ello?” y luego leerles las palabras de Pablo a los Efesios.

Entre ustedes, padres, no debe existir ni siquiera la más mínima sospecha de inmoralidad sexual o de alguna clase de impureza o envidia, porque esto es impropio al pueblo santo de Dios; tampoco existir palabras obscenas, lenguaje tonto o burlón, palabras que están absolutamente fuera de lugar, sino que su hablar sea con acciones de gracias.
Pueden estar seguros en esto. Ninguna gente inmoral o impura o envidiosa -tales personas son idólatras- tiene herencia en el reino de Dios en Cristo.
No permitas que nadie te engañe con palabras vacías, pues esto acarrea la ira de Dios a causa de la desobediencia. Por tanto, no seas compañero de tales personas. Una vez estuvimos en tinieblas, pero ahora somos luz en el Señor. Vive como hijo de luz (pues el fruto de ser iluminado consiste en toda bondad, justicia y verdad) y procura el agrado de Dios. No tengas nada que ver con las infructuosas obras de las tinieblas, más bien enfréntalas. Porque es vergonzoso incluso mencionar lo que tales desobedientes hacen en secreto (Efesios 5:3-12).

¿Qué significa tomar en serio este pasaje?
¡Efesios 5 aniquila el 90% de los programas de televisión! Puedes decirle a tus hijos que “yo no escribí el libro, por favor no argumenten conmigo. Es la Palabra de Dios. Es la manera como Dios considera con qué nos entretenemos. Vivamos como Dios dice. ¿Quieres lo crudo o lo que es bueno?

O imagina a tu hija adolescente hablando con palabras irrespetuosas, nada amables, a sus hermanitas pequeñas. Si tú le hablas con igual lenguaje o tono irrespetuoso, terminarás creando animosidad. Pero podemos decir “hablemos de lo que acabas de decir y cómo lo dijiste, busquemos en Santiago 3.”
¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. Pero si tienen celos amargos y contención en el corazón, no te jactes, ni mientas contra la verdad; porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa (Santiago 3:13-16).
El pasaje critica formas irrespetuosas de hablar. Te ayuda a evitar argumentos calientes con tu adolescente porque es un reto para ambos. Y luego te ofrece esperanza: “pero El da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.” (Santiago 4:6)

La Palabra de Dios dice: “piensa en tu forma de hablar, ¿reflejas sabiduría de lo alto? [pacífico, gentil, sumiso, lleno de misericordia y buenos frutos, imparcial, sincero]. ¿O es sabiduría terrenal, llena de envidia, ambición egoísta, desorden, y toda práctica diabólica? Jesús es misericordioso. Pidamos ayuda.”
Ayuda a tus hijos adolescentes a evaluar su lenguaje en el colador de la Palabra de Dios. Enseña a tus hijos a buscar ayuda de Dios. En cada área, pastorea y cultiva la interacción de tus hijos con la Palabra de Dios.

Pastorea tus adolescentes en períodos de duda
Son tiempos de lucha con preguntas de fe. Es cierto para todos, incluso aquellos adolescentes criados en hogares cristianos. De niñitos creerán todo lo que les enseñes sobre Jesús, Sus milagros, y más. Lo creen porque Mamá y Papá dicen que es verdad. Pero al ir creciendo descubren que “allá afuera” hay otras personas inteligentes que no creen lo mismo que Papi o Mami cree.
Empiezan luchas con la pregunta “¿Creo estas cosas porque es lo que me han enseñado o porque en verdad las creo por mí mismo?” Madurez en la fe deriva de enfrentar preguntas de madurez.

Pastorea tus hijos a través de esos inevitables tiempos de duda.

No hagas retos: “¿Cómo es posible que cuestiones la existencia de Dios después de todo lo que te hemos enseñado?”
Más bien inquiere “¿Qué preguntas tienes? Hablemos de ellas. Tu Mamá y yo no somos cristianos porque desenchufamos el cerebro. Creemos que nuestra fe es razonable. Tendrás problemas para entender o darle sentido a la vida si no crees lo que te hemos enseñado. También tuvimos que aprender esto.”
Ayúdales a pensar estas cosas.
Como en cualquier otra carrera, uno corre al lado del otro hasta que está seguro que el otro corredor tiene el bastón de relevo firme en sus manos, entonces lo deja ir.

Pastorea tus hijos con palabras agradables. Las palabras suaves promueven instrucción. Proverbios 16 dice que “las palabras suaves son como miel, dulces al cuerpo y saludables para el alma.” Esta clase de palabras nutren, tienen sabor, construyen.
Es frecuente que los padres sientan que sus hijos se distancian de ellos, de modo que elevan la voz o el tono en lenguaje destructivo. Necesitamos volver atrás y retomar el camino. Necesitamos emplear palabras agradables, dulces al cuerpo y saludables para el alma. Necesitamos desarrollar relaciones conducentes a mutualidad como adultos delante de Dios. Esto es crucial.
¡Estamos criando hijos para que sean adultos como nosotros!

<{{{{<<