Santiago FINAL

Estándar

VIVIENDO VIDAS DE FE GENUINA

Amadas, nos hemos sentado a los pies de Santiago -el hermanos de Jesús- durante todas estas semanas, ricamente bendecidas. Toma ahora tiempo para reflexionar lo que pondrás en tu maleta de viaje.
¿Por dónde empezar? Correcto. ¡Leyendo todo el libro por última vez!

Presta atención especial a lo que salta a tu mente en esta carta. Luego contesta:

¿Aspecto del carácter de Dios que ha sobresalido con mayor claridad?

¿Cómo entiendes mejor este rasgo luego de estudiar Santiago?
Al inicio del estudio la pregunta fue cómo describirías tus creencias y sentimientos acerca
de la Palabra de Dios. ¿Responderías diferente ahora? ¿Cómo así?

2. Lee Hebreos 4:12. ¿De qué manera has experimentado la Palabra de Dios como activa, capaz de discernir los pensamientos e intenciones de tu corazón en el estudio de Santiago?

¿Te ha dado convicción de pecado el Espíritu Santo al estudiar Santiago?
¿Qué pensamientos, palabras, acciones, te ha mostrado en necesidad de redención?
¿Qué debes abandonar?

¿Cómo ha usado el Espíritu Santo a Santiago para entrenarte en la justicia? ¿Qué
disciplinas te ha dado como tarea? ¿Qué necesitas empezar a hacer?
¿Cómo ha usado el Espíritu Santo a Santiago para alentarte? ¿Qué motivo de celebración
ha impreso esta carta en tu corazón?

3. ¿Cuál verso o pasaje resalta en tu mente luego de estudiar todo el libro? ¿Por qué?

4. Lee Salmo 19:7-11. Hay 6 adjetivos que describen la Ley de Dios…

1.                                                            4.

2.                                                           5.

3.                                                           6.

David menciona cuatro maneras en que es activa la Ley de Dios (vv.7-9). Es decir nos
enseña qué “hace” la Ley de Dios. Describe:
¿Fuiste “advertida” por los mandatos hallados en Santiago? (v.11)

¿La recompensa a la cual se refiere David?

Termina en oración.
Ruega al Señor te conceda la sabiduría para caminar en fe con tu vista puesta en El.
Da gracias a Dios por darnos el ejemplo de Santiago, el hermano de Jesús, cuya fe probó ser genuina incluso hasta el punto de morir.
Da gracias a Dios que nos concede sabiduría con generosidad y sin reproche.
Da gracias a Dios por la riqueza de Su Palabra, viva, y que discierne los corazones.
Da gracias a Dios por el regalo de fe genuina.

Ruega que transforme nuestra fe en piedad “pura y sin mancha” demostrada en pensamientos, palabras y obras; que limpie nuestras manos y purifique nuestro corazón, y que al continuamente humillarnos a nosotros mismos recibamos mayor gracia.
Ruega que nos ayude a vivir la fe de tal manera que su autenticidad sea obvia a todos quienes encontremos.

Bendice a Dios por el regalo de Cristo.

© 2013 Jennifer Wilkin. Traducción autorizada al ministerio de damas de IBG.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s