Ala de colibrí

Estándar

Hoy me propongo fundar un partido de sueños,

talleres donde reparar alas de colibríes.

Se admiten tarados, enfermos, gordos sin amor, tullidos, enanos, vampiros y días sin sol.

Hoy voy a patrocinar el candor desahuciado,

esa crítica masa de Dios que no es pos ni moderna.

Se admiten proscritos, rabiosos, pueblos sin hogar, desaparecidos deudores del banco mundial.

 

Por una calle descascarada, 

por una mano bien apretada.

 

Hoy voy a hacer asamblea de flores marchitas, de deshechos de fiesta infantil, de piñatas usadas, 

de sombras en pena -del reino de lo natural-

que otorgan licencia a cualquier artefacto de amar.

 

Por el levante, por el poniente, por el deseo, por la simiente, por tanta noche, por el sol diario,

en compañía y en solitario.

Ala de colibrí, liviana y pura.

Ala de colibrí para la cura.

Silvio Rodríguez

Cuba (1946 – )

Del álbum “Domínguez”, 1996

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s