Apuntes a 1ra Pedro 2:18-25

Estándar

Pedro continúa sobre la conducta social del creyente, ahora dirigiéndose a esclavos. Nos muestra como nos ha llamado Dios de un mundo de tinieblas hacia un maravilloso mundo de luz, y cómo Dios mismo nos devuelve hacia ese mundo de tinieblas, con el mandato de ahora ser lámparas que iluminen con Su luz.

Ahora bien, el manual para ser lámparas de luz divina es lo que sorprende: Lo primero que hace es establecer nuestro estatus como “amados” y lo segundo es señalar cuál ha de ser la conducta.

El flujo de pensamiento de Pedro en los v.11-12 es el marco a las cuatro áreas de vida representadas: la vida civil (2:13-17), la vida profesional (2:18-25), la vida marital (3:1-7) y luego la vida total (3:8-12).*

Establece dos principios básicos: 

  1. resistir la maldad: abstenerse de pasiones carnales;
  2. hacer el bien: mantener una conducta honorable, irreprochable.

¿Por qué? Por causa del Señor, para Su gloria (2:12 para que cuando hablen mal contra vosotros, vean vuestras buenas obras y glorifiquen a Dios en el día de la Visitación), eco de la exhortación de Cristo en el Sermón del Monte (Mateo 5:16).

11Amados, os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de las pasiones carnales que combaten contra el alma. 12Mantened entre los gentiles una conducta irreprochable, a fin de que en aquello que [cuando] os calumnian como malhechores, ellos, por razón de vuestras buenas obras, al considerarlas, glorifiquen a Dios en el día de la visitación [el retorno de Cristo en juicio].

La identidad cristiana antes que la ética cristiana, he ahí la prioridad lógica.

18Siervos, estad sujetos a vuestros amos con todo respeto, no sólo a los que son buenos y afables, sino también a los que son insoportables [perversos, inescrupulosos].

Solo Pedro, y Pablo hacen esto (1Corintios 7:21; Efesios 6:5-8; Colosenses 3:22-25; 1Timoteo 6:1-2; Tito 2:9-10), dirigirse a esclavos dentro de la estructura social. Los Códigos de la época solo estaban dirigidos a los amos.

¿Por qué la diferencia?

Porque para la sociedad en general los esclavos no eran personas, por tanto no tenían responsabilidad moral. Curiosamente, en la Roma imperial los esclavos solían recibir buena educación, algunos incluso llegaban a ser tutores o “ayos” de los hijos, otros médicos; algunos podían llegar incluso a comprar su libertad. 

Pero para la Iglesia los esclavos eran personas, por entero e iguales.

Si bien la Iglesia no criticaba la institución de la esclavitud en la sociedad por encontrarse fuera de su ámbito -la sociedad de entonces no era representativa, y ciertamente no representaba a los creyentes-, sí atiende a la situación de los esclavos dentro de la Iglesia, donde no se permitían [ni se permiten] distinciones sociales (Gálatas 3:28; 1Corintios 12:13; Colosenses 3:11; Filemón 1:16).

Recordemos que Pedro escribe durante un tiempo de persecución donde los esclavos, bajo control casi total de sus amos, serían especialmente vulnerables. La preocupación de Pedro es la importancia de mantener un testimonio fiel dentro de la estructura social de su tiempo.

vulnerable

Del lat. vulnerabĭlis. 1. Que puede ser herido o recibir lesión, física o moralmente.

E inclusive en una situación así Pedro insta a seguir la enseñanza de Cristo y someterse con todo respeto a personas carentes de escrúpulos (Mateo 5:43-48 Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.” Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque El hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tenéis? ¿No hacen también lo mismo los recaudadores de impuestos? Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis más que otros? ¿No hacen también lo mismo los gentiles?  Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto). Gente que toma ventaja de cada oportunidad y pisotea  a su alrededor. ¡Y Pedro dice someterse con todo respeto a gente así! Por causa del Señor. Todos tenemos o hemos tenido jefes así, laboralmente hablando. Las direcciones de Pedro aplican a nosotros porque trata de nuestra conducta social como creyentes, aunque no seamos esclavos en el sentido antiguo de la palabra.

escrúpulo

Del lat. scrupŭlus ‘piedrecilla’.  1. Duda o recelo inquietantes para la conciencia sobre si algo es bueno o se debe hacer desde un punto de vista moral. 2. Aprensión, asco hacia algo, especialmente hacia algún alimento. 3. Exactitud o rigor en el cumplimiento del deber o en la realización de algo.

Ahora bien, ¿y qué con el dolor provocado por un sufrimiento injusto?

Nada menos que Aristóteles argumentaba que era imposible cometer injusticia contra un esclavo, porque el esclavo era una propiedad. Tal pensamiento resulta intolerable para el creyente, pues Cristo mismo tomó forma de siervo, como sabemos. Pedro ofrece cuatro razones para obedecer el mandato (v.19,20,21,25). Son instrucciones difíciles, imposibles desde el punto de vista humano, pero estas instrucciones sobre cómo soportar penalidades con paciencia constituyen el corazón de nuestra conducta cristiana. 

Primero recordando quienes somos: siervos (esclavos) del Altísimo. 

Segundo recordando a quien buscamos agradar: a nuestro Amo, nuestro Señor Jesucristo. 

Tercero, recordando Quien es El (2:19 …teniendo conciencia de Dios…), modelando nuestras vidas en Cristo, como un niño escribe el alfabeto siguiendo el trazo en el molde.

19Porque esto halla gracia, si por causa de la conciencia ante Dios, alguno sobrelleva penalidades sufriendo injustamente. 20Pues [porque] ¿qué mérito hay, si cuando pecáis y sois tratados con severidad lo soportáis con paciencia? Pero si cuando hacéis lo bueno sufrís por ello y lo soportáis con paciencia, esto halla gracia con Dios.

Dios se agrada cuando soportamos sufrimiento injusto, no porque no haya más alternativas o porque seamos de carácter optimista, sino únicamente porque sabemos que esto agrada a Dios y es conforme a las enseñanzas del Señor.

El Señor recompensa la fidelidad -no por el mérito de la fidelidad, como si Dios estuviera obligado- porque El en Su gracia se deleita en ser generoso con quienes viven pendientes de agradarle.

21Porque para este propósito habéis sido llamados, pues también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas, 22el cual no cometió pecado, ni engaño alguno se hallo en su boca; 23y quien cuando le ultrajaban, no respondía ultrajando; cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a aquel que juzga con justicia; 24y El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados. 25Pues [porque] vosotros andabais descarriados como ovejas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Guardián de vuestras almas.

Hace un llamado poderoso a compartir de manera incondicional el destino de nuestro amo. Seguir pisadas que incluyen sufrimiento, no por nuestros pecados, sino ¡como parte del patrón de vida a que hemos sido llamadas!

Pedro entreteje ideas citando Isaías 53, y palabras del mismo Señor Jesús (Marcos 10:45 porque ni aun el Hijo del Hombre vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos; 14:24; Lucas 22:37). Es decir que sufrir injustamente no es señal de que hayamos hecho algo mal o de que Dios perdió el control o algo por el estilo.

Y todavía más importante es ver la reacción de Cristo ante el sufrimiento injusto (Isaías 53:7 fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca; como cordero que es llevado al matadero, y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda, no abrió El su boca).  Cristo obedeció sus propias enseñanzas: amar a sus enemigos (Mateo 5:38-48; Lucas 6:37-38 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Dad, y os será dado; medida buena, apretada, remecida y rebosante, vaciarán en vuestro regazo. Porque con la medida con que midáis, se os volverá a medir) al ser insultado y torturado (Lucas 23:34 y Jesús decía Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen). Cristo guardó silencio incluso para su propia defensa (Marcos 14:61; 15:5; Lucas 23:9). Cristo resistió la maldad durante toda su vida. ¿Cómo lo hizo? Batallando en oración diariamente, y ¡haciendo el bien! Dio comida a los hambrientos, sanó enfermos, perdonó pecadores, consoló a los que lloran, enderezó a los extraviados. Siempre por amor al Padre y a nosotros.

¿Era Jesús un estoico?

estoico, ca

Del lat. Stoĭcus, y este del gr. Στωϊκός Stōïkós, der. de στοά stoá ‘pórtico’, por el paraje de Atenas así denominado en el que se reunían estos filósofos. 1. Fuerte, ecuánime ante la desgracia. 2. Perteneciente o relativo al estoicismo. 3. Dicho de un filósofo: Que sigue la doctrina del estoicismo. 

estoicismo

De estoico e -ismo. 1. Fortaleza o dominio sobre la propia sensibilidad. 2. Escuela fundada por Zenón y que se reunía en un pórtico de Atenas. 3. Doctrina de los estoicos.

No. Claro que no. Fue un creyente que confió en Dios y su justo juicio (Jeremías 11:20; Romanos 12:17-20; 1Tes 5:15; Santiago 5:6-9). 

Finalmente Pedro enfatiza la cruz para recordarnos el concepto de que si Cristo cargó con nuestras transgresiones, luego entonces hemos muerto a ellas. No vivamos más así. Si alguien podía expresarse de este modo, era Pedro. Solo tenia que cerrar los ojos y recordar. Pedro estuvo ahí. Siguió al Señor a la distancia, oyó las falsas acusaciones, vio el maltrato y la vergüenza, los golpes, las humillaciones. Y fue testigo de la respuesta del Señor: se encomendaba a aquel que juzga con justicia

¿Nuestra vocación como creyentes? la cruz (Mateo 16:24-25). 

24y El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados.

Observen el verso: primero ha de ser mi Salvador antes de ser mi ejemplo. Pedro ancla el ejemplo en el regalo recibido. Si Cristo no fuera Salvador nuestro, sería imposible seguir su ejemplo, de hecho nos aplastaría (Isaias 1:5 ¿Dónde más seréis castigados? ¿Continuaréis en rebelión? Toda cabeza está enferma, y todo corazón desfallecido).

Nuestras vidas debieran estar caracterizadas por la justicia, no ya como ovejas descarriadas, sino bajo el cuido y provisión del Pastor de nuestras almas.

<{{{{<<

Fuertemente sugerimos leer:

*Mary Willson. Following Jesus far from home. In: Resurrection Life in a World of Suffering, 1 Peter. D.A Carson & Kathleen B. Nielson Eds. Crossway, Wheaton, Illinois. 2018

(Además de la bibliografía que anotamos al inicio).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s