Golondrinas yucatecas

Estándar

Vinieron en tardes serenas de estío,

cruzando los aires con vuelo veloz,

en tibios aleros formaros sus nidos,

sus nidos formaron piando de amor.

 

¡Qué blancos sus pechos! sus alas qué inquietas,

¡qué inquietas y leves! y abriéndose en cruz,

y cómo alegraban las tardes aquellas,

las tardes aquellas bañadas en luz.

 

Así en la mañana jovial de mi vida

llegaron en alas de la juventud

amores y ensueños como golondrinas,

como golondrinas bañadas de luz.

 

Mas trajo el invierno su niebla sombría, 

la rubia mañana, llorosa, se fue,

se fueron los sueños y las golondrinas,

y las golondrinas se fueron también.

 

Ricardo Palmerín Pavia. México (1887-1944)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s