Inextinguibles

Estándar

¡Oh, tú que duermes tan hondo que no despiertas!

Milagrosas de vivas, milagrosas de muertas,

y por muertas y vivas eternamente abiertas,

 

alguna noche en duelo yo encuentro tus pupilas

 

bajo trapo de sombra o una blonda de luna.

Bebo en ellas la calma como en una laguna.

Por hondas, por calladas, por buenas, por tranquilas

 

un lecho o una tumba parece cada una.

 

Delmira Agustini. Uruguay (1886-1914)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s